SUCESOS Y TRIBUNALES

CSIF alerta de una condena a un preso de la cárcel de Alcolea por agredir a un médico

El sindicato reclama que los funcionarios de los centros penitenciarios sean considerados como agentes de la autoridad, así como un aumento de la plantilla

Cárcel de Alcolea.

Cárcel de Alcolea. / Archivo / CÓRDOBA

El sindicato CSIF Prisiones Córdoba informa de una reciente sentencia del Juzgado de lo Penal número 3 de Córdoba en la que se ha condenado a un interno del Centro Penitenciario de Alcolea a una "pena de 14 meses de prisión por un delito de atentado a un facultativo en el desempeño de su trabajo asistencial". Los hechos a los que se refiere la resolución judicial se remontan a febrero de 2022, cuando el referido interno "dio una bofetada al médico al no prescribirle los medicamentos que él pretendía", informa CSIF en una nota de prensa.

El sindicato valora la sentencia y señala que “estos ataques se han convertido en una lacra en el sistema penitenciario a la que el Ministerio del Interior se niega a darle una solución definitiva con medidas como el reconocimiento de la plantilla de prisiones como agentes de la autoridad mediante una Ley de Cuerpos Penitenciarios y un aumento muy importante en estas instalaciones”. CSIF recuerda que estas reivindicaciones se llevan realizando al Gobierno central desde hace años, "sin que hasta el momento hayan sido atendidas". 

CSIF también informa del elevado porcentaje de internos en tratamiento psicofarmacológico, muchos de ellos polimedicados, al mismo tiempo que pone de manifiesto la "ausencia de centros especializados" en pacientes psiquiátricos. “Todo ello sin olvidar la falta de reconocimiento económico de los profesionales penitenciarios y las desigualdades retributivas con respecto a las prisiones del País Vasco y de Cataluña”, subraya la organización. 

La central sindical indica que son muchas las reivindicaciones del personal sanitario de los centros penitenciarios, entre las que se encuentran su integración en el Servicio Andaluz de Salud (SAS). Asimismo, se denuncia la falta de cobertura en la relación de puestos de trabajo (RPT) de los distintos profesionales sanitarios que conforman la plantilla, tanto médicos como personal de enfermería y auxiliares, lo que conlleva una sobrecarga laboral para todos los integrantes de esta área.