Kiosco

Diario Córdoba

ENTREVISTA José Miguel Bretones Jefe de los servicios médicos del Córdoba CF

«Tanzania ha sido un antes y un después en mi vida, sé que volveré»

José Miguel Bretones, sobre el césped del estadio de fútbol de El Arcángel. | A.J. GONZÁLEZ

José Miguel Bretones, jefe del servicio médico del Córdoba CF, viajó el pasado mes de julio a Tanzania con el fin de conocer la forma de vida del país y aportar su granito de arena. Esta experiencia, según sus propias palabras, «ha cambiado mi vida».

¿Por qué escogió Tanzania como destino?

Conozco a Mati y Freddy desde hace 10 años, son amigos que llevan viviendo allí mucho tiempo, es una relación de largo recorrido. Ellos me comentaron que estaban colaborando con un orfanato y estaba pendientes de poder actuar junto a ellos. Más tarde este orfanato se convirtió en un colegio, en el que enseñan a leer y escribir a los más pequeños. A raíz de la pandemia vi que era el momento indicado. Mi hijo tiene 7 años y creo que tiene que conocer lo que no hay aquí en España y también es vida.

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención del lugar? ¿Y a su hijo?

Tienen pocos recursos, pero son muy felices con lo que tienen. Aunque yo creo que en realidad lo tienen todo. Algunas veces la mayoría de los niños de la zona comen solo una vez al día, y aun así son felices. Aquí los niños lo tienen todo, los ves enfadados mientras juegan con una Tablet. Es curioso cómo no teniendo nada y buscando agua como recurso son felices. Mi hijo, el primer día me decía: «Tengo hambre». Al comer se quejaba de la comida y yo le dije: «Nicolás, aquí ni comemos cuando queramos ni lo elegimos». Tras esta conversación tuvo una rápida adaptación. Al pasar un día no volvió a quejarse. Creo que esto indica que somos nosotros quienes los mal acostumbramos.

«Prefiero ayudar a cien personas y ver cómo se ejecuta que ayudar de una forma simbólica»

decoration

¿Cómo ha decidido ayudarles?

Decidimos hacer ayudas locales. Mati tiene una agencia de viajes, Amigo Tours, y parte de los beneficios los destina a ayuda directa, a través de ciudadanos de allí. A partir del viaje, además de hacer turismo, mi idea era conocer el África profunda. Me impactó el visitar los colegios de la zona y decidí ayudar en aquellas zonas alejadas del turismo. Son gente muy limitada pero feliz. En España vivimos un absurdo, Nos pasamos el día trabajando por tener dos coches o un piso en la playa y ni si quiera vemos a nuestros familiares durante el día. Allí la preocupación de los niños al levantarse es llevar al ganado a buscar agua para que beban y tras esto pasan todo el día en familia. Quizás por eso son tan felices, por la unión familiar.

¿Cómo va a llevar a cabo el proyecto?

Las ayudas que quiero hacer son directas, queremos hacer un pozo y que sea supervisado por personas que conozco. De su construcción se van a encargar trabajadores y personas de allí. Además, queremos hacer un comedor en el colegio para que los niños puedan tener una segunda comida allí. Vamos a hacerlo de forma directa, sin depender de ayudas externas. Cuando el pozo esté avanzado, iré a ver la obra. Desconfío hacerlo de otra forma.

¿Tiene pensado más proyectos como este para el futuro?

Cuando estuve con los niños sentí que es lo que quiero hacer ahora aparte de mi trabajo, que es el medio que utilizo para llevarlo a cabo. Al final estas personas te piden agua y comida, no te piden un coche o un piso, son principios básicos y es muy gratificante poder ayudar. Este viaje ha sido un antes y un después en mi vida, yo estando allí sabía que volveré. Tenía muchas ganas de conocer como viven allí. He estado en más de cincuenta países y nunca había tenido una sensación similar. África no tiene recursos, es una sensación brutal estar allí. Cuando llegué a casa decidí vender propiedades y algunas cosas que tenía, me he desecho de esto para dar soporte a estos proyectos. La idea es hacerlo directamente nosotros, ya que a una fundación se le exigen muchos requisitos que al final lastran el trabajo allí.

«He estado en más de cincuenta países y nunca había tenido una sensación similar»

decoration

¿Por qué hacerlo así en lugar de desde una fundación?

Para dar una fundación de alta necesitas tener muchos recursos económicos, lo que es inviable para una clínica pequeña. Además, en impuestos se va gran parte de presupuesto que podría ser utilizado. De un modo particular contactas con quien vaya a edificar el pozo y luego lo pagas. Prefiero ayudar a cien personas y ver cómo se ejecuta que ayudar de una forma más simbólica. Al conocer gente allí, estoy seguro de que va a realizarse. Ellos ejecutan lo que nosotros desde aquí les pedimos. Ellos solicitan los trámites y yo lo sustento económicamente.

¿Ha pensado en alguna forma de actuación junto a la Fundación del Córdoba CF?

Cuando volví del viaje Javier González Calvo se ofreció a ayudar desde el club como pudiera para ayudar al proyecto, ya sea a través de un partido o subasta de camisetas, desde el club me transmitieron su disponibilidad. Esto indica lo que ya sabemos, el cambio del club en calidad humana y deportiva desde la llegada de Infinity. Ellos fueron los primeros en interesarse y querer ayudar.

Compartir el artículo

stats