Kiosco

Diario Córdoba

verano

Noches de piscina en familia

La sesión nocturna de la piscina de la Fuensanta sigue llenando su aforo y congregando a personas de todas las edades | El horario para el baño se extiende desde las 22.00 a las 1.30 horas hasta mitad de septiembre

18

Sesión nocturna en la piscina de la Fuensanta Chencho Martínez

La piscina municipal de la Fuensanta, gestionada por el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (Imdeco), cuenta con una sesión nocturna que se extiende desde las 22.00 hasta las 1.30 horas. Esta sesión de noche es muy popular entre las familias de la zona y otros cordobeses que la visitan. Este curso, tras años de restricciones, la afluencia se ha revitalizado.

Para acceder a estos baños nocturnos, disponibles hasta mediados de septiembre, los no abonados tendrán que pagar 3,65 euros (adultos) y 1,85 (niños de hasta 14 años). Para los abonados, el acceso supone 1,25 euros a los adultos y entrada gratuita para los niños. El espacio cuenta este año con un aforo de 650 personas y dispone de vestuarios, servicios y taquillas. Los mencionados bonos, aplicables a la temporada de verano, se adquieren mediante pago único de 220 euros por familia. 

El ambiente es eminentemente familiar, pero la chavalería también encuentra su sitio. No faltan las sillas de playa, las mesas bajas y las pequeñas neveras, los frutos secos y las cervezas. Cualquier persona a la que se le pregunte dirá que está encantada con el baño. Se trata, además, en su mayoría, de vecinos de la Fuensanta, del barrio, que se conocen y, cuando se encuentran, el ambiente es de confianza, están en casa y están contentos con el estado del espacio. 

Son muchas las familias que acuden a la piscina. Chencho Martínez

Raúl, bañista del barrio, apunta a las inversiones recientes que se han hecho para favorecer el acceso a las personas con movilidad reducidaIsa lleva toda la vida viniendo a la piscina, desde los diez años. «Todos estos amigos que ves con sus hijos son personas con las que nos hemos criado aquí en la piscina», afirma. Su demanda es que el bar vuelva a a ser el de antes, se echan de menos los bocatas y la comida. Este año, el Imdeco no ha encontrado ningún adjudicatario que se haga cargo del bar y el público se pregunta por qué.

El ambiente es eminentemente familiar, pero la chavalería también encuentra su sitio

decoration

Ana y Mari Carmen son cuñadas y vienen en familia. Están divinamente. Están tan bien que querrían que la sesión de noche se alargara. «Antes de que te des cuenta, ya te están echando. Se te hace corto, sobre todo si vienes tan preparado», afirman mientras explican que por la mañana es cuando mejor se está, va muy poca gente. Por la tarde la piscina se convierte en «una guardería».

La piscina está custodiada por un equipo de tres socorristas. Chencho Martínez

«Ahí viene el chavalito». Ya están los tres, Licinio, Inma y el niño . Viven a dos minutos, son del barrio de toda la vida. En su caso, no están de acuerdo con el sorteo de los bonos, un sistema que se introdujo en el 2020. «Muchos socios del barrio se han quedado fuera», lamentan. El Imdeco, por su parte, insiste en que la piscina pública debe ser igualmente accesible para todos.

La piscina, custodiada por un equipo de tres socorristas, se rodea de grandes plátanos de sombra. El césped, por su parte, está muy cuidado... en los primeros veinte metros. Al fondo y en los laterales encontramos más claros y, a partir de un punto, ya no hay verde. Esta, coinciden los bañistas, es una de las principales faltas que sacar este año a las instalaciones. 

Compartir el artículo

stats