Kiosco

Diario Córdoba

economía | mercado laboral

Sanidad y dependencia

En el sector público, las actividades relacionadas con la salud y los cuidados son las más beneficiadas por los refuerzos de verano| En general, se aplican criterios dispares

En el Reina Sofía | Profesionales sanitarios acceden a Urgencias. A.J. GONZÁLEZ

Al igual que la empresa privada, el sector público utiliza diferentes herramientas para mantener la actividad y los servicios durante las vacaciones de sus profesionales. Estas van desde el contrato de sustitución, principalmente en actividades relacionadas con la salud y la dependencia, a la reorganización de las tareas y la rotación de la plantilla. De este modo, las administraciones consultadas aclaran que no existe un criterio único, dado que los servicios tienen características muy diferentes y precisan que, en líneas generales, la adopción de las medidas se realiza de manera independiente. 

Desde la Junta de Andalucía explican que «es en Salud donde se ofertan plazas para cubrir las vacaciones de los profesionales. El Servicio Andaluz de Salud ha ofertado en Córdoba 1.354 contratos de personal médico para las vacaciones de verano», puntualizan, y añaden que «a estas contrataciones se suman los 12.000 profesionales de refuerzo covid que fueron renovados en abril y que, gracias a la situación epidemiológica actual, vienen realizando actividad ordinaria». 

Resto de servicios

En cuanto al resto de servicios, precisan que «teniendo en cuenta que, al menos, la mitad del periodo de vacaciones debe concentrarse entre los días 15 de junio y 15 de septiembre, cada área de gestión se distribuye los días con el objetivo de que el servicio público ofrecido al ciudadano se vea reducido en lo mínimo». En este sentido, recuerdan que «la Administración general de la Junta tiene una amplia cartera de servicios públicos, por lo que es difícil obtener una conclusión general».

De su parte, el concejal de Recursos Humanos en el Ayuntamiento de Córdoba, Bernardo Jordano, explica que «un servicio al público no se queda nunca desatendido. El usuario no tiene que sufrir, quizá tiene que esperar un poco más». Este responsable municipal aclara que no se pueden realizar sustituciones dada la complejidad del proceso («es imposible», asegura) y apunta que estas se realizan para las bajas de larga duración. 

Así, Bernardo Jordano comenta que durante los meses de verano «hay menos usuarios en los servicios públicos» y destaca que «se siguen prestando y se organiza la plantilla para cubrirlos».

En la Subdelegación del Gobierno señalan, asimismo, que no existe un criterio único sobre el manejo de las vacaciones en la Administración General del Estado. Este periódico ha consultado a los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social por sus medidas para garantizar la atención ciudadana, pero no ha recibido respuesta de momento, ni tampoco de Renfe ni de la Policía Nacional. 

Por otra parte, en la Diputación precisan que, en su caso, «solo se hace plan de vacaciones en el Centro de Discapacitados de Alcolea». De este modo, indican que el centro informa del número de profesionales que necesita para cubrir las bajas de verano y se acude a las bolsas de cuidadores y de servicios generales. En el resto de servicios, unos compañeros cubren la ausencia de los otros.

El secretario general de la federación de Servicios Públicos de UGT, Isaías Ortega, analiza la situación de las diferentes actividades y detalla que en la ayuda a domicilio, «en la capital cordobesa, se cumple con los requisitos expuestos por la ley y en tantos por ciento de contrataciones», pero en la provincia «no se están llevando a cabo contrataciones, sino sumando horas extra a las trabajadoras que tienen un contrato muy inferior». 

Además, comenta que «en Medio Ambiente no se sustituye a los agentes ni (se cubren) las jubilaciones. Se pierden plazas y esto podría hacer pensar que estamos ante una posible privatización encubierta». Respecto a la cultura, este responsable sindical afirma que los contratos para sustituir a los trabajadores en las vacaciones de verano «no tienen porcentajes significativos». Así, indica que «la estrategia de la Junta de Andalucía consiste en mermar el servicio público, reduciendo el horario de apertura de nuestros centros expositivos».

Ortega añade que en Correos «este año no están cubriendo ni el 20% de las vacaciones. Esto conduce a la línea de la privatización encubierta y a una reducción de gastos para disfrazar la precaria situación económica que presenta», interpreta. Sin embargo, la empresa ha indicado a este periódico que «toma las medidas organizativas necesarias para garantizar plenamente la prestación de los servicios postales y de paquetería, y la atención al público en toda la provincia».

Solo las residencias

En referencia a la delegación territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, el secretario general de Servicios Públicos de UGT señala que las salidas de vacaciones no se cubren en los centros de participación activa ni en los de valoración, mientras que en las residencias se sustituye, aproximadamente, un 60% del personal. 

Sobre la sanidad, destaca, entre otras ideas, que «el mayor déficit se encuentra en atención primaria por la falta de médicos y enfermeros, por la ausencia de estos en bolsa. Como remedio, se está contratando a los MIR». Según describe, ante esta situación «de falta de personal» los médicos «se ven obligados a partir sus vacaciones o cupos, para que los pacientes no queden desatendidos. En enfermería está ocurriendo lo mismo». 

Contratos precarios

En esta misma línea, la secretaria de Empleo de CCOO, Ana Belén Acaiña, subraya que «en sanidad ha aumentado casi un 10% la contratación en verano», aunque «no se llega a consolidar el incremento, porque en algunas categorías como enfermería y los médicos no hay en bolsa, no pueden contratarlos. Se lanzan convocatorias públicas para cubrir puestos que siguen vacantes por la precariedad de los contratos. Muchos residentes huyen y se van a otras comunidades», lamenta.

A modo de ejemplo de lo que ocurre en las residencias, esta responsable sindical también alude a la del Parque Figueroa, «que ya está bajo mínimos, porque no está el 100% de la plantilla, y quizá se puede cubrir alrededor del 50% de las personas que están de vacaciones», explica. Ana Belén Acaiña critica que con esta decisión se produce una «sobrecarga» de los trabajadores, «porque los residentes siguen siendo los mismos».  

Compartir el artículo

stats