Kiosco

Diario Córdoba

Rafael San Miguel Vocal de Hostecor y gerente de El Capricho

"Dos años de crisis no se recuperan en cinco meses"

Rafael San Miguel, en la finca El Capricho, que gestiona desde el 2008. FRANCISCO GONZÁLEZ

Rafael San Miguel gestiona la finca El Capricho desde el 2008, año en el que se desató la gran crisis financiera debido al colapso de la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, la crisis sanitaria que sobrevino en el 2020 ha afectado a la hostelería de una forma aún más profunda. A través de la finca El Capricho y del Lagar El Puntal, Rafael San Miguel ofrece servicios de catering, hostelería, organización de bodas y otros eventos. Es, además, vocal de la Asociación Cordobesa de Hostelería y Turismo (Hostecor), que vela por los intereses de las empresas de hostelería que operan en la provincia. San Miguel da su opinión sobre lo vivido hasta ahora por el sector y valora la conveniencia de las medidas que las autoridades han adoptado para hacer frente a la crisis.

¿Recuerda alguna crisis como la que sobrevino en el 2020 a causa de la pandemia?

No, ninguna. A nivel hostelero y, sobre todo, para los caterings y las bodas, la pandemia ha sido devastadora. El miedo de la gente, las restricciones… Estas restricciones que se aplicaron no tenían sentido para una actividad como la nuestra. Nos avisaban con muy poco margen de los cambios en estas medidas. Eso ha sido un descalabre que ha hecho que aún se estén celebrando bodas que vienen atrasadas desde el inicio de la pandemia.

¿Qué medidas covid se han mantenido?

El tema de las mascarillas nosotros a día de hoy lo seguimos manteniendo. No obligamos a nuestro personal pero la mayoría de ellos las emplean por iniciativa propia. El gel hidroalcohólico lo seguimos utilizando y en la cocina se ha reforzado la higiene.

¿Qué ha hecho la finca El Capricho para sobrevivir a estos años de pandemia?

Control de costes exhaustivo; el tema de los erte, mantenidos hasta septiembre del año pasado; negociar con la banca; negociar nuestras condiciones de arrendamiento de la finca... lo que habrá hecho todo hijo de vecino.

¿Qué podría hacer la administración para facilitar a las empresas hosteleras capear la tormenta?

Dejarnos trabajar. Solamente que no nos pongan impedimentos. Las medidas que se modificaban en el margen de unos días han afectado especialmente al catering. La administración central, cero; la autonómica sí nos ha escuchado un poquito más, esto es, la Junta de Andalucía. Y las ayudas y fondos deben otorgarse a empresas que realmente lo necesiten, que haya una buena auditoría, no subvenciones como si fuera esto un mercado.

¿Cree usted que el sector se ha recuperado?

El sector se está recuperando. Dos años de crisis no se recuperan en cinco meses. Al sector le va a costar recuperarse. Hay compañeros que lo han pasado mal y empresas de catering que han tenido que cerrar. A esto todavía le queda tiempo. Y encima las perspectivas que vienen ahora tampoco son muy halagüeñas. Tan pronto como en diciembre del año pasado, debido a un repunte, se cancelaron todas las comidas de empresa y otras celebraciones, la gente se asustó. Poco a poco.

¿Cómo repercute la inflación en su negocio?

Pues mira, ahí estamos peleando con los clientes. Estamos subiendo cerca de un 30 y 40 por ciento de media los precios. Ha subido la luz, el gas, las materias primas, la presa, el aceite de girasol, el pato, el salmón... Nos están subiendo los artículos por semanas.

¿Está subiendo el precio final respecto a lo pactado previamente con los clientes en las celebraciones?

Tenemos contratos firmados con clientes y bueno… hay unos que lo entienden y otros a los que les cuesta más trabajo, pero es que, al final, esta es la vida.

¿La única alternativa es subir el precio a pesar de lo que ya se ha pactado?

Ahora ya cuando mandamos alguna información, especificamos que el precio del menú varía según el mercado y el entorno económico que haya pues afecta a los precios que nosotros mandamos muchas veces con un año de antelación o año y medio. Entonces, visto lo que nos ha pasado, ya tenemos que especificarlo para que el cliente esté totalmente informado.

¿Cuál es su previsión para los próximos meses?

Los meses de septiembre, octubre y noviembre vienen muy bien, pero el de diciembre no sabemos cómo acabará. Y el año que viene, esperamos un ritmo normal, sin tirar cohetes, pero defendiéndonos.

Compartir el artículo

stats