Kiosco

Diario Córdoba

UN RECURSO POCO CONOCIDO QUE SE HA REACTIVADO TRAS LA PANDEMIA

La Junta solo recibe una decena de peticiones de respiro familiar al mes

Igualdad cuenta con 23 plazas distribuidas por toda la provincia y actualmente están todas llenas | Se trata de un recurso residencial de entre 1 día y 3 meses para que los cuidadores puedan conciliar

Una mujer mayor en una residencia. EL PERIÓDICO

El programa de respiro familiar es un recurso de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía que ofrece atención residencial a las personas en situación de dependencia o en riesgo de estarlo que permite estancias de entre 24 horas y un mes (prorrogables hasta tres meses como máximo) por motivos de descanso, enfermedad, hospitalización y otras circunstancias de los cuidadores habituales.

En el primer semestre del año, la Delegación de Igualdad ha registrado, según informa el delegado provincial, Antonio López, 57 solicitudes, lo que supone una media de entre 9 y 10 peticiones mensuales para las 23 plazas disponibles, 2 de ellas reservadas a personas con discapacidad y el resto para mayores en situación de dependencia o no. Según López, «no es necesario que el solicitante sea dependiente para acceder al recurso, aunque la asignación de la plaza dependerá de la disponibilidad que haya en cada momento y la aplicación del baremo protocolarizado previsto para estos casos».

Este recurso de respiro familiar es uno de los que la Consejería paralizó durante la pandemia, en la que el acceso a las residencias estuvo muy restringido. Este año se ha vuelto a reactivar con el fin de facilitar la conciliación a los cuidadores que tienen a su cargo durante todo el año a personas dependientes y garantizar así que reciban la atención y cuidados que necesitan en un espacio adecuado. Las 23 plazas concertadas disponibles de respiro familiar, que no tienen coste para el usuario, se encuentran repartidas por la provincia, en Almodóvar, Montoro, Villanueva del Duque, Peñarroya, Priego de Córdoba y Aguilar de la Frontera.

Las plazas de respiro familiar tienen mayor demanda en los meses de verano, ya que permiten a los cuidadores viajar o salir de vacaciones sin tener que preocuparse por la asistencia del ser querido al que atienden durante todo el año. De ahí que todas las plazas estén asignadas en este momento, según informa el delegado. Algunas residencias, debido a la fuerte demanda de plazas estables han tenido que suprimir la cuota que tenían reservada para el respiro familiar. Es el caso de la residencia de San Rafael de Alzheimer de Córdoba, que ya no ofrecen este servicio porque todas las plazas están ocupadas y hay lista de espera. «La alternativa que ofrecemos son talleres de estimulación cognitiva para tratamiento no farmacológico del Alzheimer de 10 a 13 horas», explican María y Rocío, trabajadoras sociales, «es una opción que permite a las familias atender otros asuntos durante unas horas al día durante el verano». Ambas coinciden que los cuidadores de personas con patologías como el Alzheimer «necesitan poder desconectar y tener facilidad para ir a vacaciones o a eventos familiares de vez en cuando porque es una enfermedad que agota mucho y no es posible dejar a estos enfermos con cualquier persona».

Orpea

También hay residencias en Córdoba como las de la cadena Orpea (Sierra y Centro) que ofrecen un número reducido de plazas privadas para estancias temporales o vacaciones, una opción cuya demanda aumenta notablemente durante el verano, sobre todo en los centros de la costa, a los que se trasladan muchos mayores de zonas de interior. El residente vacacional tiene acceso a los mismos recursos que el residente de larga estancia. Orpea insiste en los aspectos positivos de este recurso, tanto para la familia como para el mayor, «que puede disfrutar de actividades muy beneficiosas a nivel físico y cognitivo, realizar salidas del centro, juegos con otros mayores, socializar y asistir a terapias con animales o talleres para aprender a usar las redes sociales o móviles».

Compartir el artículo

stats