Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Un verano sin hincar codos

La eliminación de los exámenes de recuperación en septiembre ha provocado una caída de las matriculaciones en las academias | Algunas optan por cerrar, otras por ofrecer clases de refuerzo a sus alumnos

Fórmulas en la pizarra | Clase de en la academia Cruz Conde. ÓSCAR BARRIONUEVO

Este es el primer año sin exámenes de recuperación en septiembre para los alumnos de educación secundaria. Esto, sumado a la pandemia y a la situación económica, ha provocado que se reduzcan los estudiantes que se matriculan durante el verano en las academias educativas de Córdoba. Lo que antes era un clásico.

Emilio Leiva, director del Centro de Enseñanza Jesús Rescatado y la academia privada Arruzafa, comentó que la eliminación de los exámenes de septiembre supone un perjuicio comercial para estos centros, pero que lo más importante es que «al final es un perjuicio para el afán de superación y la constancia de conseguir los objetivos de los alumnos, pasan de curso con demasiada facilidad». Aún así, Leiva expuso que ellos seguirán trabajando en julio y agosto «para subsanar deficiencias académicas», trabajando asignaturas suspensas o a modo de refuerzo de cara al año siguiente.

De este modo, pese a la desaparición de los exámenes de recuperación de septiembre, Leiva declaró que la suya es «una academia con mucha solvencia y mucho recorrido y vamos a tener muchos alumnos, vamos a perder un mínimo porcentaje de alumnos». Preguntado por las asignaturas más demandadas, el director de estas dos academias, en las que imparten clase a alumnos desde Primaria hasta selectividad, explicó que «matemáticas, lengua, inglés y física y química son las asignaturas desde las que más alumnos nos llegan».

"Es un perjuicio para el afán de superación y la constancia de los alumnos» comentó Emilio Leiva"

decoration

Estas asignaturas, que forman parte de las denominadas asignaturas instrumentales, también son las que más alumnos llevan a la academia Ipsum. Su gerente, María José Román, comentó que en el descenso de los alumnos no solo influye la eliminación de los exámenes de septiembre. «No sabemos si viene a consecuencia de la pandemia o el paro, pero sí estamos teniendo menos alumnos, de hecho, no abrimos el mes de agosto» añadió. Román comentó que la tendencia hasta la cuarentena era positiva y cada vez había más alumnos, «pero con la pandemia y el aprobado general el número de alumnos cayó en picado». Además, explicó que los alumnos llegan cada vez con más deficiencias educativas y que «algunos han pasado de curso sin haberlo tenido que pasar».

Asimismo, la academia MAE cerrará también durante este verano. «Nos vamos en julio por primera vez en 35 años», comenta el gerente de esta academia, Calixto López. Sin embargo, López explica que en la supresión de los exámenes de septiembre «el gran perjudicado es el alumno, nosotros llevamos muchos años adaptándonos a los sistemas educativos», pues consideran que eliminar una oportunidad más no es bueno para los estudiantes. Esta academia volverá a abrir sus puertas en agosto, pues, según expone su gerente, han planteado «un curso de apoyo y refuerzo del curso anterior para la gente que promociona sin haber adquirido el nivel», además de un curso de técnica y hábitos de estudio, que «cada vez está más demandado». «Desde que empezamos la pandemia hemos dejado de preparar oposiciones», añade el gerente de la academia MAE, que ahora ofrece clases desde secundaria hasta selectividad, además de cursos de apoyo a universitarios con asignaturas generales (matemáticas, física y estadística) para 1º y 2º de los grados de ingeniería y ADE.

Un clásico del verano | Alumnos asisten a clase de refuerzo en una academia. ÓSCAR BARRIONUEVO

El director de la academia Cruz Conde, Fermín Castro, comenta que ellos han notado un leve descenso en las matriculaciones, pero que siguen teniendo un elevado número de alumnos, pues «hay muchos padres responsables que están preocupados por la educación de sus hijos y las carencias que estos tienen durante el curso vienen a cubrirlas en verano». 

Castro explica que la eliminación de los exámenes de septiembre en secundaria supone un paso más en una tendencia que se viene dando en los últimos años, pues «se produce una paradoja: el listón cada vez es más bajo en la ESO, pero más alto en bachillerato y selectividad para acceder a las carreras». «Hay alumnos que pasan de a bachillerato sin saber multiplicar ni dividir, y si esas carencias no las arreglan durante en verano empiezan el curso con dificultades», comentado. 

El director de la academia Cruz Conde añade que ellos cuentan con 500 alumnos, a los que imparten clases desde primaria hasta la universidad, así como todos los certificados de inglés y francés. «También impartimos cursos de selectividad, que cada vez más masivos porque las notas de corte son más altas», concluye. 

Compartir el artículo

stats