Kiosco

Diario Córdoba

centro de conservación

Los casos de gripe aviar en el Zoo de Córdoba siguen en ascenso y la vista está puesta en los Sotos de la Albolafia

De las últimas 22 PCR realizadas, 12 han salido positivo | Se recomienda achicar los agujeros de las mallas de las jaulas para evitar que entren aves de fuera

Un trabajador del zoo atiende a una lechuza. CHENCHO MARTÍNEZ

El Centro de Conservación Zoo de Córdoba no reabrirá sus puertas este viernes, tal y como se había anunciado hace dos semanas, cuanto tuvo que cerrarse al detectarse varios casos de gripe aviar entre algunos animales. Los casos, lejos de bajar, siguen subiendo, lo que hace complicado reanudar la actividad dados los protocolos de seguridad que hay que aplicarse en estos momentos. Los expertos tienen bastante claro que los casos se han producido por la llegada de aves silvestres contagiadas y en esto tienen mucho que ver los cercanos Sotos de la Albolafia.

El delegado de Agricultura, Ganadería y Pesca en Córdoba, Juan Ramón Pérez, explica que de las 22 últimas PCR realizadas, la mayoría a anátidas, 12 han dado positivo, una cifra muy alta. La Junta y el Ayuntamiento colaboran para poder gestionar estos contagios que ya se han cobrado la vida de unas diez aves, como un quebrantahuesos, cines o ánsares. Las pruebas se realizan de forma aleatoria y cuando un animal da positivo se le aísla. Aun así, la Junta lo que recomienda ahora, con los casos extendidos, es que se aísle a todas las especies.

El origen

Según detalla el delegado de Agricultura, «todo apunta a que viene de fuera», aunque todavía no está confirmado al 100%. «Son las aves silvestres las que mueven el virus», detalla, y en ello tiene mucho que ver la cercanía de los Sotos de la Albolafia, un monumento natural que acoge a más de 100 especies de aves. Muchas de ellas viajan fácilmente hasta el zoológico, donde es normal que bajen a beber agua.

Lo que sí está claro, y Pérez así lo afirma, es que el origen no está en las granjas de pollos que hay en el término municipal de Córdoba. Precisamente en estas granjas suelen hacerse controles exhaustivos y en ninguna de las dos más importantes se ha detectado caso alguno de gripe aviar.

Qué se puede hacer

Controlar a las aves silvestres para ver si tienen el virus es una tarea complicada, por no decir imposible. Por ello, el protocolo debe aplicarse dentro de las posibilidades en el mismo zoo. El delegado de Agricultura explica que entre las medidas recomendadas está reducir el tamaño de los agujeros de las mallas que cubren las jaulas de las especies de aves, es decir, hacerlos lo más pequeños posibles, casi del tamaño de una mosquitera, para evitar que se cuelen pájaros del exterior.

También es esencial limpiar los bebederos para evitar que el virus se quede ahí, e incluso dejarlos sin agua si de ellos no depende el suministro de ningún animal que forme parte del centro de conservación.

Preguntado por si son habituales estos hechos o por si se han detectado casos en otros zoológicos andaluces, Pérez cree que, ahora mismo, el caso de Córdoba es excepcional.

Por su parte, el coordinador de Ecologistas en Acción en Córdoba, Juan Escribano, detalla que una vez se ha contagiado un ave dentro del zoológico, la transmisión es más fácil porque los animales conviven prácticamente juntos. De ahí que sea esencial el aislamiento de las que da positivo.

Escribano recuerda que la gripe aviar es predominante en las aves, pero también se pueden dar casos de zoonosis, es decir, que los animales transmitan el virus a los humanos, lo mismo que ocurrió con el coronavirus. Eso sí, la transmisión de la gripe aviar de aves a humanos es muy poco probable y hay casos muy concretos de personas contagiadas que tenían un contacto muy estrecho con aves de corral. El brote del zoo de Córdoba no es el único detectado en este 2022. A principios de año, en una granja de pavos de Segovia hubo que sacrificar a todas las aves tras detectarse el virus en 9.000.

Compartir el artículo

stats