El subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Córdoba ha identificado y tomado declaración como investigada a una mujer de 64 años de edad por ser, presuntamente, la conductora kamikaze que fue grabada en los últimos días de mayo conduciendo en sentido contrario e, incluso, saludando a cámara, unas imágenes que fueron difundidas en las redes sociales.

El Instituto armado ha informado de que esta persona sería la supuesta autora de un delito contra la seguridad vial, al circular de forma manifiestamente temeraria, y que podría enfrentarse a una pena de seis meses a dos años de prisión, y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por un tiempo de uno a seis años.

De este modo, también ha detallado que la conductora no es residente en Córdoba y que con su actividad "puso en riesgo tanto su integridad como la del resto de usuarios que circulaban en el sentido correcto".

La investigación de la Guardia Civil comenzó el pasado 25 de mayo, al tener conocimiento de la difusión en distintas redes sociales de un vídeo, de un minuto aproximado de duración, que mostraba la circulación de un vehículo en sentido contrario por la carretera CO-31, también denominada ronda este.

Como resultado de las gestiones practicadas por el Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT), se investigó a la conductora del vehículo como presunta autora material del delito. Una vez instruidas las correspondientes diligencias, serán entregadas en el juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Córdoba.

La Dirección General de Tráfico advierte de la peligrosidad de este tipo de conductas, "provocadas en su mayoría por distracciones en la conducción, que llevan a desatender la señalización existente, accediendo a vías de un único sentido de circulación por el lugar equivocado", ha precisado en su comunicado la Guardia Civil.