Kiosco

Diario Córdoba

'LOS DESAYUNOS' DE DIARIO CÓRDOBA

Pérez Alcalá advierte de que la democracia ha fracasado durante 40 años en el abordaje de la pobreza

El rector de la Universidad Loyola Andalucía asegura que hay 800.000 andaluzas que están en situación de marginalidad

38

Leopoldo Izquierdo, Rafael Romero, Gabriel Pérez Alcalá, Manuel Pérez Moya, Isabel Albás y María Jesús Botella, en 'Los Desayunos' de Diario CÓRDOBA. A.J. González

El rector de la Universidad Loyola Andalucía, Gabriel Pérez Alcalá, ha advertido este jueves de que tras 40 años de democracia existe un fracaso social en las medidas para abordar soluciones a la pobreza, lo que ha provocado que cinco de los barrios más pobres de España se encuentren en Córdoba. Durante su intervención en Los Desayunos de Diario CÓRDOBA, celebrados en el hotel Eurostars Palace, el rector de la Universidad de la Compañía de Jesús ha afirmado que la pobreza “es la constatación de un fracaso social” en una conferencia que llevaba el título de Pobreza y marginación en la postpandemia.

Pérez Alcalá, que ha sido presentado por el director de Diario CÓRDOBA, Rafael Romero, ha hablado de tres fracasos: del sistema educativo, del sanitario y del social: “Un sistema educativo que no educa a todos, un sistema sanitario que no resuelve los problemas de la gente o un sistema social que no llega son fracasos”. Y puso como ejemplo que después de haber invertido una ingente cantidad de dinero en una democracia consolidada, 800.000 andaluces “viven en situación de pobreza y marginación”, es decir, se encontraría en situación desfavorecida el equivalente a toda la población de la provincia.

Gabriel Pérez Alcalá en Los Desayunos de Diario CÓRDOBA

“Gastamos mucho, pero fracasamos”, añadió el rector, que pidió a la sociedad que se reconozca este fracaso colectivo para acometer medidas que den soluciones a barrios como los de Moreras y Palmeras. El rector recurrió a diez hipotéticas portadas del Diario CÓRDOBA para desarrollar su ponencia y culminó con un decálogo sintético de la realidad actual.

Pérez Alcalá inició su intervención advirtiendo de que la “pobreza existe” y está “cerca de nosotros”. Así, dijo que a menos de dos kilómetros "hay barriadas donde la renta per capita no llega a 6.000 dólares", lo que representa el nivel de ingresos por habitante de países como Guatemala o Ecuador, aunque también existen otros barrios en los que el nivel de renta es similar al de Francia. Incluso, en chabolas de rumanos en Chinales se reproduce una situación que sería comparable a la de países como Ghana. “En Córdoba conviven barrios que tienen rentas como los de Alemania, Francia, Guatemala o Ghana”, puntualizó. “Hay pobreza en Córdoba y la pobreza genera marginación, no participación en la vida social, no aportación económica y no aplicación de derechos”, añadió.

Los orígenes de la pobreza

El rector habló de la diversidad de orígenes de la pobreza y reconoció que no existe una “varita mágica” para resolver las carencias de capital físico y del capital humano. “Si no tienen trabajo o el trabajo es muy precario porque tienen muy baja formación la pobreza se ensaña con ellos. Todo lo demás, subvenciones, ayudas…, no dejan de ser parches”, explicó. En este sentido, matizó que con una bajada del 5% del paro habría un 10% más de renta y se erradicaría un 20% de pobreza. Precisamente, puso el ejemplo de Palmeras, donde el paro nunca ha bajado del 30%, es decir, una de cada tres personas no tiene ningún capital físico.

En su tercera portada recogió la perpetuidad de la pobreza como si se tratase de un círculo vicioso. “No existe la igualdad de oportunidades. Si naces en una familia desestructurada, vas a un colegio donde te enseñan cosas repetitivas y a mal leer; o si tienes 16 años y te quedas embarazada no sales de ese círculo de pobreza”, indicó. Y puso como ejemplo el caso de un niño que viva en Palmeras, que tiene un 40% más de probabilidades de ser arrastrado por la pobreza que otro que viva en Vallellano. “Hay diez veces más de probabilidad de desarrollar una adición en Palmeras, un 25% más de entrar en cárcel y un 30% más de posibilidad de sufrir violencia”, desgranó.

Pobreza intergeneracional

El problema, como consideró, es que la pobreza se transmite intergeneracionalmente. “Es un círculo vicioso, que va de abuelos a hijos y nietos”, dijo. Además, puntualizó, “aquí no existe el ascensor social”. “De las barriadas pobres de Andalucía solo salen los que tienen éxito con el flamenco o son futbolistas. El ascensor social burgués no existe en estas barriadas”, añadió.

Por eso lo de los 40 años de fracaso de la democracia para resolver el problema de la pobreza. A esto hay que unir las dificultades añadidas con la pandemia del covid-19, que ha acentuado la brecha entre pobres y ricos, aumentando aún más la desigualdad. “A Palmeras no llegará el empleo digital, los proyectos del Perte y los que perdieron el empleo con la pandemia no lo han recuperado”. En este sentido, advirtió también de las dificultades que genera en estas zonas la usura, “que ha crecido un 20%”. “5.000 euros de deuda se convierten en 10.000-12.000 euros. La población pierde su casa, está desahuciada en estas barriadas”, indicó. Con la pandemia, según dijo, un chico de estas barriadas no ha podido recibir la formación que debiera por la brecha digital. Por eso pidió medidas, mayor concentración de profesores en esos barrios y una menor ratio en los centros educativos.

Soluciones

No obstante, Pérez Alcalá se mostró confiado en las medidas que se pueden adoptar para solucionar esta situación. “La pobreza no es una enfermedad incurable, tiene solución. No es una maldición bíblica, es curable y no se necesitan pócimas mágicas”, reflexionó. Pérez Alcalá consideró que la pobreza no se resuelve con una “pócima ideológica” ni desde la “tecnocracia macroeconómica”. “La pobreza tiene solución si se encuentran un conjunto de soluciones para esos múltiples orígenes, es decir, si somos capaces de mejorar la vida y la renta de las personas de estos barrios”, añadió. Por eso, demandó más medidas de actuación urbanística y de seguridad, más medidas educativas, desde FPO hasta Primaria y Secundaria, más medidas sanitarias, nutricionales y psicológicas; más medidas de apoyo social o económico y más medidas de comunicación y autoestima.

"Solo falta voluntad de hacer", recalcó el rector, que puso tareas al Gobierno central, a la Junta y al Ayuntamiento. "Estamos en un ciclo electoral, Llego tarde para que se incluya en el programa de la Junta, pero no en el de las municipales del año que viene, ni en el de las elecciones generales", afirmó. "Estudien el tema y empiecen a poner soluciones. Yo les puedo dar una batería de soluciones por barriadas que conozco. Nos va en ello la cohesión social y el futuro de mucha gente", terminó.

Los Desayunos de Diario CÓRDOBA, moderados por el redactor jefe de Diario CÓRDOBA, Rafael Aranda, cuentan con el patrocinio de la Universidad Loyola Andalucía y Cajasur, y la colaboración de Jícar, Supermercados Piedra, Magtel, Hospital Quirón, ATA, Inmoclover, Clece, Parque Joyero, Valle de Ledesma, Finca El Capricho, Transportes Sierra Morena, Logística Sierra Morena y Grupo Pacc.  

Cuatro caras de la pobreza

El rector de la Universidad Loyola Andalucía puso nombre a cuatro rostros de la pobreza. Habló de Carmen, una mujer de 70 años, que parece que tiene 80. Viuda y es madre de cinco hijos. "Cobra 480 euros de pensión y le da 210 euros a su hijo que está en la cárcel. Vive con 270 euros y el Banco de Alimentos", afirmó Pérez Alcalá.

La situación de Pepe no es mejor. Tiene 55 años, pero está "gastado" como si tuviera 70. Fue traficante, estuvo en la cárcel. Fue albañil y en la crisis tuvo el último trabajo honrado. Tiene cuatro hijos y uno de ellos "descarriao". Nadie le ha vuelto a contratar.

Loli es madre soltera y tiene dos críos. "Depresiva, a veces tiene ganas de ir a trabajar. Otra veces malvive", cuenta Pérez Alcalá.

Por su parte, Jonatan tiene 19 años y "todos los tatuajes del mundo". Ha estado dos veces en la cárcel.

"Esta gente son nuestros vecinos, son las caras de la pobreza", reflexionó Pérez Alcalá. "Hablar con ellos, ver sus problemas, es ver las causas de la pobreza", añadió. "¿Por qué son pobres? Porque no tuvieron oportunidad, porque viven en círculos viciosos de pobreza", dijo el rector.

Compartir el artículo

stats