Kiosco

Diario Córdoba

BALANCE DE LA POLICÍA LOCAL SOBRE EL 2021

Aumenta un 412% la detección de vehículos abandonados en la calle

La subida se debe a la ralentización de la actividad no esencial con motivo del covid | El año pasado se hicieron chatarra 46 vehículos, casi uno por cada semana

Un vehículo abandonado en una calle de Córdoba. El año pasado se hicieron chatarra 46 vehículos, casi uno por cada semana. ÓSCAR BARRIONUEVO

La Policía Local detectó el año pasado en Córdoba 389 vehículos «con signos de descuido, presumiblemente abandonados», lo que supuso un aumento del 412% respecto al ejercicio 2020. Esta evolución se debió, según ha detallado, «al acúmulo producido por la ralentización de la actividad administrativa no esencial, las bajas de efectivos de riesgo o contagiados, etcétera, con ocasión de la pandemia de covid-19».

Acerca del perfil de estos vehículos, las cifras facilitadas a este periódico señalan que 319 son turismos (el 82% del total); 27 son ciclomotores (7%); 18, motocicletas (5%); 19, furgonetas (5%); dos, cuadriciclos y cuatro, camiones. Esta labor es realizada por la Policía de Barrio, de oficio o por requerimiento o denuncia ciudadana. Hasta finales del pasado mes de abril, estos agentes localizaron 136 vehículos con signos de abandono y, de nuevo, la mayoría, un 74% del total, son coches. Este resultado ha supuesto superar en apenas unos meses el número total de vehículos detectados en el 2019, cuando fueron 122, y en el 2020, cuando se localizaron 76 en todo el ejercicio.

Uno de los requisitos para destruirlos es que pasen dos meses sin que el propietario alegue

decoration

En total, desde el año 2019 hasta el momento se han detectado en Córdoba 723 vehículos en esta situación. De estos, 140 están pendientes de una solución, aunque 58 expedientes se encuentran en fase de tramitación. Por otra parte, la información facilitada por la Policía Local indica que 149 expedientes (el 21% de los vehículos con signos de abandono) han finalizado con el tratamiento residual del vehículo (la descontaminación, la reutilización de elementos y el achatarramiento) y su baja definitiva en la Jefatura Provincial de Tráfico desde el ejercicio 2019.

En el 2021, el número de expedientes que dieron lugar al achatarramiento fue de 46, un 48% más que el año anterior. Desde la Policía Local aclaran que «solo se les incoa expediente para ordenar el traslado a un centro autorizado de tratamiento de vehículos, para su posterior destrucción y descontaminación, a aquellos que reúnen los requisitos exigidos legalmente, de ahí la diferencia entre los detectados con signos de descuido y los expedientados».

La Policía denuncia los vehículos si les falta el seguro o la ITV

decoration

Estos requisitos son que transcurran más de dos meses desde que el vehículo fue inmovilizado o retirado de la vía pública por la Administración y su titular no haya formulado alegaciones y, en segundo lugar, que el vehículo permanezca estacionado más de un mes en el mismo lugar y presente desperfectos que hagan imposible su desplazamiento por sus propios medios o que le falten las placas de matrícula.

Posibles denuncias

Acerca de las consecuencias a las que se enfrentan los propietarios de los vehículos que son localizados con signos de descuido, hay que reseñar que los agentes analizan si cuentan con el seguro obligatorio y la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), y los denuncian si carecen de ellos. Además, si están abandonados pero no reúnen los requisitos para ser tratados residualmente, son denunciados de acuerdo con lo establecido en la Ordenanza Municipal de Higiene Urbana.

En cuanto a los motivos por los que estos vehículos no son derivados al achatarramiento incluso cuando han sido denunciados por abandono, desde la Policía precisan que esto se debe a que no cumplen con los requisitos legales (como la falta de piezas para poder circular), como se ha referido anteriormente. En este caso, «se les hace seguimiento, invitando a sus propietarios a retirarlos o ponerlos en valor, o que ellos mismos requieran a un CAT su traslado, con solo efectuar una llamada y entrega de documentación, evitándose toda la tramitación, que la hace el CAT, así como los costes administrativos de sanciones y gestión», explican. De este modo, hacen hincapié en que «incluso en función del estado del vehículo y su aprovechamiento, podrían obtener una contraprestación económica».

Si una vez iniciado el seguimiento policial el propietario continúa sin atender las recomendaciones, se realizan las denuncias que procedan y se tramita, si es necesario, el procedimiento de tratamiento residual.

Las fuentes consultadas puntualizan, asimismo, que en algunos casos «no se puede actuar por encontrarse los vehículos inmovilizados o precintados por la autoridad judicial, o a su disposición». Otras veces, los trámites se ralentizan «por existir reservas de dominio anotadas en el Registro de Bienes Muebles y en la Dirección General de Tráfico», detallan.

Compartir el artículo

stats