Kiosco

Diario Córdoba

OCIO

La noche cordobesa recupera la alegría

Empresarios de la hostelería destacan la revitalización de la actividad en discotecas y bares, que están recuperando e incluso superando los niveles previos a la pandemia

16

El ocio nocturno cordobés vuelve tras la pandemia A.J.González

«La gente tiene muchas ganas de fiesta», afirma Rubén Rivero, administrador de las discotecas Góngora Gran Café y Karma en Córdoba. El ambiente percibido en eventos populares como las cruces y las romerías que se están celebrando en las últimas semanas se repite en los locales de ocio nocturno, que observan cómo en los últimos meses regresa buena parte de la actividad suspendida por la pandemia de coronavirus. En algunos casos ya han regresado a los niveles previos a la crisis sanitaria y en otros se están aproximando, pero la opinión es unánime: tras el fuerte impacto del covid, los clientes, en líneas generales, tienen ganas de disfrutar de la música y de la compañía de los amigos. Los empresarios afrontan con alegría este cambio de tendencia, aunque persiste el miedo a que se apliquen nuevas restricciones por la pandemia.

El presidente de la Asociación de Empresarios de la Hostelería de Córdoba, Fran de la Torre, afirma que esta actividad, junto a los negocios ubicados en el casco antiguo, «ha sido la que más ha sufrido todas las restricciones. A la que más normativa se le ha hecho cumplir y la que ha aguantado hasta última hora sin poder abrir. Han sido quizá los más perjudicados».

También comenta que la cultura de la noche está cambiando, redirigiéndose en algunos casos a lo que se ha denominado como tardeo, «sales a comer y luego ya aguantas», explica el presidente de la patronal. Por esto, algunos establecimientos «se están especializando en gastronomía y copas», señala. 

Clientes toman unas consumiciones en la terraza de Ágora 83. A.J. GONZÁLEZ

En cuanto a la evolución de la actividad registrada en estos negocios, De la Torre indica que «ha habido un aumento. Comparándolo con los dos años anteriores, sin lugar a dudas, y respecto al 2019 también están ya casi en los mismos números, por no decir que igual que en años anteriores», subraya.

El número de empresas que trabajan en este sector, sin embargo, no está creciendo, según comenta el presidente de la patronal. Este explica que «es un segmento muy especializado. Los empresarios están totalmente especializados y llevan muchísimos años en la noche, conocen perfectamente cómo se mueve Córdoba. Hay grandes empresas. De vez en cuando, algún compañero nuevo intenta alguna actividad, sin llegar a tener tanta fuerza. En alguna ocasión, en los barrios hay algún compañero que se especializa más en la noche también», señala.

Góngora y Karma

Rubén Rivero precisa que en Góngora Gran Café y Karma los clientes encuentran «un Dj, buen ambiente y horarios de discoteca, que los tienen muy pocos locales en Córdoba». En su opinión, no es necesaria la apertura de nuevos establecimientos de ocio nocturno en la ciudad, «porque con los que estamos, hay algunos que flaquean. Eso es porque hay más locales que demanda», indica.

Este profesional apunta que «la actividad no está todavía en los niveles anteriores a la pandemia» y recuerda que «hubo un repunte muy grande hasta diciembre, que se paró con la llegada de la variante ómicrom. Ahora Góngora está otra vez muy bien y la otra cuesta un poquito más, pero en líneas generales está volviendo todo a la normalidad», señala.

Café Málaga

En la misma línea, Fernando Ortiz, propietario de Café Málaga, asegura que «la gente ha salido con muchas ganas de la pandemia, con muchas ganas de compartir y de disfrutar. Desde los meses de septiembre y octubre hasta ahora, hemos vuelto a la situación previa a la crisis sanitaria».

Fernando Ortiz está al frente de este negocio desde el año 2013 y detalla que «nuestra apuesta, básicamente, es la cultura. Trabajamos la música, presentaciones de libros, microteatro... Hacemos un poco de todo para dar oportunidad a los artistas, sobre todo, locales», aunque recuerda que también han contado con otros de ámbito nacional como Pedro Guerra y Pablo Carbonell. «A lo largo de estos años, hemos programado alrededor de 900 conciertos», apunta. En la actualidad, los miércoles de Café Málaga son protagonizados por el flamenco, «está pasando por allí, sobre todo, la juventud del flamenco, que está bastante vivo», destaca, y los jueves se dedican al jazz. Los espectáculos se limitan a estos dos días de la semana para conciliar la actividad con el descanso de los vecinos, según afirma este empresario. 

Long Rock

Los hermanos Juan Francisco y Raúl Prieto son los responsables de Long Rock en Córdoba y Sevilla, respectivamente. Esta propuesta abrió en el 2007 en el Vial Norte y dos años más tarde se trasladó a la zona centro. Llegada desde Linares (Jaén), busca «salir un poco de la música habitual de radiofórmula que toda la vida ha estado vinculada a los locales de ocio y de moda nocturnos», señala Juan Francisco. Acerca de su recorrido en la ciudad, indica que «al poco tiempo de abrir, empezamos a funcionar muy bien y la trayectoria ha sido bastante buena». A esto añade que «una de las normas que más nos ha afectado ha sido la ley antitabaco (a partir del 2011 se prohibió fumar en bares), al ser un local de interior. La tendencia de los últimos 10 o 12 años ha sido que la gente salía al exterior. Eso lo tienes que suplir con alternativas e ir haciendo muchas acciones», explica.

Los clientes asisten a una actuación en Long Rock. A.J. GONZÁLEZ

A finales de septiembre del año pasado «pudimos abrir sin las restricciones de los meses anteriores», recuerda, pero la crisis sanitaria le ha llevado a pasar «la peor Navidad de la historia de Long Rock y un enero bastante complicado». El pasado febrero se inició una nueva etapa y, «poco a poco, la gente ha ido volviendo a perder el miedo, pero no todo el mundo». A pesar de esto, «abril ha sido muy bueno. Con respecto a los últimos 10 u 11 años, ha sido el mejor mes de abril que hemos tenido y uno de los mejores meses sin contar diciembre, que siempre son los meses más grandes, en este local. Estamos muy contentos», subraya. Juan Francisco Prieto avanza, además, que «nos gustaría abrir otro local» y todavía no han decidido la ciudad en la que lo harán, «pero buscaríamos espacios al aire libre, porque la gente quiere estar en la calle».

Mercado Victoria

La actividad también se encuentra «normalizada» en el Mercado Victoria. Su gerente, Francisco Mulero, explica que existe libertad en el uso de las mascarillas y que siguen disponiendo de gel e hidrogel para quienes desean usarlos, así como de carteles que recomiendan mantener la distancia de seguridad para prevenir posibles contagios de covid. Mulero coincide en que «hemos tenido un abril muy bueno y mayo está siendo muy bueno». No obstante, lamenta la rápida llegada del calor, que lleva a utilizar el aire acondicionado, aspersores de humedad y ventiladores, por lo que «las facturas de la luz van a ser bestiales», avanza.

El pasado 1 de mayo, este mercado gastronómico cumplió su noveno aniversario. En sus instalaciones se puede encontrar una veintena de puestos de alimentación de diferentes países, entre otros productos. Francisco Mulero subraya que «hacemos muchísimas presentaciones de la actividad que genera la provincia», destacando la importancia de que «nos demos vida y nos ayudemos». Además, esta establecimiento ofrece al público iniciativas para adultos y niños, talleres y otras propuestas. 

Ágora 83 y Florida 38

Junto a negocios que ya son enseña de la noche cordobesa, hay otros que se impulsan para continuar respondiendo a esa nueva cultura del ocio, que aúna el disfrute de las bebidas y la música, y la restauración. Este es el caso de Florida Treinta&Ocho, que abrirá sus puertas en Ronda de los Tejares, previsiblemente, en junio. 

Así lo avanza su gerente, Antonio López, quien alude al retraso sufrido por este proyecto en los últimos meses por distintas causas como la huelga en el transporte de mercancías. 

Florida Treinta&Ocho abrirá sus puertas, previsiblemente, en el mes de junio

decoration

Este empresario, que cuenta con una dilatada trayectoria en la hostelería cordobesa, es el nuevo responsable de Ágora 83, un mercado gastronómico que abrió al público en el año 2016. Antonio López precisa que este espacio continúa abierto, pero pasará a tener una cocina única que, al igual que en Florida Treinta&Ocho, será dirigida por el chef cordobés Kisko García. Su objetivo es reformar las instalaciones y dar al establecimiento un «concepto totalmente diferente», que será «súper actual, renovado y fresquito». De nuevo, el público podrá disfrutar del espacio renovado el próximo junio.

Antonio López comenta que en estos nuevos proyectos es apoyado, entre otros, por su familia, y destaca que su objetivo es dar respuesta a «lo que se lleva ahora: comes, echas la sobremesa, cenas... Ofrecer servicio todo el día, tanto de restauración como de ocio». 

Bambú

Entre otros establecimientos de la noche cordobesa también cabe citar la discoteca Bambú. Fernando Coronas es uno de los socios propietarios y opina que «la actividad está mejor que antes», precisando que «llenamos más temprano». El local abrió en el 2015 con este nombre y Fernando Coronas recuerda que «hicimos una reforma importante y pusimos mucha tecnología. Ha tenido muy buena aceptación desde primera hora».

No obstante, Bambú también sufrió el impacto de las limitaciones adoptadas para detener el avance del covid y reabrió a finales de octubre pasado, porque «con las restricciones pensamos que sería una apertura un poco descafeinada». Así, esperaron a que se eliminasen algunas limitaciones a la actividad «para que el servicio fuera coherente con lo que ofrecemos». «Cuando abrimos, ya había otros establecimientos abiertos y la gente lo cogió con muchas ganas», destaca . Después de esto, llegó la sexta ola, que supuso un nuevo parón, «pero ahora la gente va respondiendo», asegura.

«A todos nos ha afectado la reforma laboral»

El presidente de la Asociación de Empresarios de la Hostelería de Córdoba (Hostecor), Fran de la Torre, afirma que la reforma laboral ha introducido cambios que han afectado al sector del ocio nocturno, «como a todos nos ha afectado», y explica que estas empresas «tienen picos puntuales de actividad económica y eso se cubría con gente joven dada de alta unas horas, pero muchos de esos contratos se han tenido que pasar a indefinidos discontinuos».

En los últimos días, De la Torre ha afirmado que la hostelería cordobesa necesita a medio millar de profesionales y, sobre la posibilidad de que también sean necesarios en la noche, señala que «entiendo que la falta de personal es generalizada».

Compartir el artículo

stats