Kiosco

Diario Córdoba

movilidad

El plan contra el ruido en Córdoba prevé limitar a 30 kilómetros la velocidad en varias avenidas

El tráfico rodado es la principal fuente de contaminación acústica en la ciudad

La avenida de la Arruzafilla es una de las que verá reducida la velocidad. CÓRDOBA

La junta de gobierno local del Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado este lunes el Plan de Acción contra el Ruido derivado del Mapa Estratégico de Ruido de Córdoba en el que se recogen las medidas a aplicar, tanto a corto, medio como largo plazo para paliar la contaminación acústica de la ciudad. Este plan estará sometido a información pública durante un mes y luego tiene que recibir el visto bueno de la Junta de Andalucía.

Con respecto a las medidas recogidas en el proyecto, y que se dividen entre correctoras, preventivas y de control, destaca la reducción de la velocidad máxima permitida en ciertas vías de la ciudad. El plan, que se elabora con base en dos proyectos europeos (Silence y Smile), se centra en tres zonas: residenciales, educativas y sanitarias.

En el caso de las zonas docentes y sanitarias sometidas a altos niveles de contaminación acústica se propone reducir la velocidad máxima para vehículos rodados a 30 kilómetros por hora. Son, según se detalla en el proyecto, la avenida Menéndez Pidal, la Arruzafilla, la calle Compositor Serrano Lucena, la avenida Nuestra Señora de la Fuensanta y calle Hermanos Pinzones, Manuel Fuentes Bocanegra, Isla Malante y San Alberto Magno.

En el plan se definen hasta 24 puntos conflictivos por el ruido generado en zonas residenciales, 14 centros educativos (como La Salle, Séneca o la facultad de Ciencias del Trabajo) y dos hospitales (el Reina Sofía y el de Cruz Roja).

Más medidas y en más zonas

La aplicación de estas medidas competen a varias áreas municipales, toda vez que se ejecutan bajo la coordinación de la de Medio Ambiente. En este caso, también están implicadas Urbanismo, Infraestructuras o Movilidad. No solo se va a reducir la velocidad máxima permitida en ciertas avenidas, sino que también se ejecutarán otras medidas correctoras, casi siempre destinadas a un calmado del tráfico.

En este caso, el plan habla de hacer pasos de peatones sobreelevados, implantar más carriles bici y más carriles bus, usar pavimento fonoabsorbente o regular los ciclos de los semáforos. ¿Dónde se hará? En esas consideradas conflictivas.

En el caso de zonas residenciales, en ninguna de ellas se propone poner vías a 30 kilómetros por hora, como sí ocurre en las de entornos sanitarios o educativos. Pero sí se habla de otras medidas. Por ejemplo, en las avenidas de América, Mozárabes, bulevar Hernán Ruiz y la calle Roque Figueroa se habla de poner en altura ciertos pasos de peatones o rebajar el ciclo de los semáforos.

En otras grandes avenidas, como la de Cádiz, se establecerá el aislamiento acústico de huecos y fachadas y se regularán los semáforos que hay. Sí se establece una reducción de velocidad, en este caso a 40 kilómetros por hora de máximo, en la avenida Gran Vía Parque.

Medidas como esos pasos sobreelevados o la regularización de semáforos se pretenden llevar a cabo en avenidas anchas, donde hay mucho tráfico, como las ya señaladas o la Victoria o Arroyo del Moro.

Hay otras de mayor calado, como hacer un carril bus en la avenida de los Piconeros (carril derecho, entre el conservatorio y Alonso el Sabio), en Campo Madre de Dios, en Ollerías y en Almogávares.

Más claves

El Plan de Acción contra el Ruido no solo recoge medidas relacionadas con el tráfico, aunque sí se entiende que la mayoría deben estar centradas en este apartado por ser el mayor generador de decibelios. Aun así, se recuerda que entre las medidas correctoras también se pueden ejecutar otro tipo de proyectos, como protecciones contra el ruido (barreras o uso de túneles), redefinición de usos de ciertas áreas, campañas de concienciación o sistemas de aislamiento en los propios edificios.

También se habla de medidas preventivas en el plan y se apunta que "la inclusión de la contaminación acústica en la toma de decisiones del desarrollo territorial y urbanístico es sin lugar a dudas la medida más apropiada y barata que se puede aplicar para prevenir la afección acústica".

Compartir el artículo

stats