Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

ECONOMÍA

Las empresas suben precios por el aumento de los costes de producción

Desde CECO afirman que la reforma laboral está retrayendo la contratación | López Magdaleno señala que la Administración da pasos insuficientes

Un trabajador hornea pan en un obrador, en una imagen de archivo. CÓRDOBA

La subida de los costes energéticos y de las materias primas, y otras circunstancias como el impacto de la reforma laboral en los salarios están provocando que las empresas cordobesas estén incrementando los precios de sus productos, según confirma el presidente de la comisión de Industria y Energía de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), Isidro López Magdaleno

Este afirma que en las empresas «estamos negociando con proveedores y clientes para adaptarnos a la situación y hay de todo, quien entiende la necesidad de hacerlo y quien no». En este sentido, lamenta que «el encarecimiento de los costes es continuo y sale ya del negocio cotidiano en materias primas, energía, suministros y logística para llegar a los costes estructurales laborales y fiscales, lo que representa una carga adicional a la presión de los precios». «Eso nos preocupa desde el momento en que este encarecimiento se traslade a la inflación y obstaculice el desarrollo y los proyectos de las empresas», advierte.

Además, añade que en el caso de las administraciones públicas «han dado algunos pasos, pero son claramente insuficientes, porque la volatilidad de los precios es enorme y cada día más rápida». Sobre esta situación, comenta que «las administraciones son conscientes, pero deben serlo mucho más, porque nos jugamos mucho en unos momentos donde las cadenas de suministro vuelven a romperse y encarecerse, y la guerra en Ucrania es una incógnita». En su opinión, es necesario «poder revisar los contratos con las administraciones y que se puedan someter a un parámetro estable, como las bolsas de materias primas, para adaptar los precios».

Acerca de la evolución del empleo, el presidente de la comisión de Industria y Energía de la patronal reconoce que la reforma laboral «está retrayendo la contratación, sin duda», por las limitaciones a la temporalidad de los contratos.

En el metal

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios Metalúrgicos de Córdoba (Asemeco), Ludwig Wagner, explica que no se ha estudiado la situación del sector, pero en líneas generales y de acuerdo con lo que ocurre en su propia empresa, Cortec, el aumento del coste de las materias primas se está repercutiendo en los precios, mientras que «los costes energéticos hasta ahora no se han repercutido, pero se hará pronto», lo que, a su juicio, dependerá del consumo de cada industria.

Wagner admite que a algunas empresas «no les salen las cuentas, porque cuando subes el precio puede ser que baje la demanda», y precisa que, de nuevo, esta situación depende de la actividad a la que se dedican. Así, «si suben los precios en el sector energético, también hay más demanda para hacer inversiones, por ejemplo, en energías renovables y si trabajas en el sector, tendrás más trabajo ahora. Por ejemplo, en infraestructuras ahora hay menos trabajo», apunta.

Los obradores

De otro lado, Aurelio Gómez, presidente de la Asociación de Fabricantes y Expendedores de Pan de Córdoba (Afepancor), afirma que «el sector está mal. Las tres cosas que se han disparado con la guerra, el gasoil, la luz y la harina, son fundamentales para nosotros. La harina es el 80% de nuestra materia prima». 

Acerca de este producto, apunta que desde el inicio de la crisis bélica en Ucrania ha subido más de 25 céntimos el kilo y ahora lo adquieren a unos 75 céntimos «y sigue subiendo. No te dan precio para los próximos meses y no se pueden hacer previsiones. La única solución es repercutirlo al cliente final, pero la gente se enfada», manifiesta. Así, el presidente de Afepancor estima que «la gente se ajusta más y ya no es tan alegre, imagino que en el pan como en todas las cosas. Se compra lo justo».

También apunta que, entre otras medidas, «algunas panaderías han recortado personal» y están «reajustando y optimizando» sus recursos, una situación que se aprecia, por ejemplo, en la reducción de los servicios de reparto de pan. 

Despidos en el sector del automóvil

El secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Téllez, afirma que las empresas «están notando un aumento considerable de los costes de producción y distribución», pero «en estos momentos no podemos decir que esto esté teniendo un impacto directamente proporcional en la destrucción o disminución de empleo. Sí es cierto que hay sectores como la construcción, que lleva meses afrontando un incremento de materiales preocupante», donde «existen algunas reestructuraciones de personal o, incluso, disminuciones de plantilla». Además, señala que «algo similar ocurre con el sector automovilístico, que padece el aumento de precio de materias primas, pero también la escasez de piezas y chips. Aquí sí estamos notando bastantes salidas de trabajadoras y trabajadores», lamenta.

Así, Pedro Téllez recuerda que «llevamos meses pidiendo medidas que contengan estos incrementos de precios» y avanza que «vamos a estar vigilantes para que los empresarios no aprovechen esta coyuntura para reducir injustificadamente las plantillas».

De su parte, la secretaria de Empleo de CCOO, Ana Belén Acaiña, coincide en comentar que «en líneas generales, en las empresas con representación sindical no tenemos conocimiento de que se esté perdiendo empleo, se esté dejando de contratar o de cumplir el convenio» por la subida de los costes energéticos y de las materias primas.

Según comenta, ante esta situación «hay empresas que se están ajustando y hay otras que sí están subiendo los precios», aunque algunas industrias, además, «están apostando por medidas de autoconsumo energético, como el uso de paneles solares», subraya.

Esta responsable sindical reivindica la apuesta por las «medidas valientes y una de ellas es subir salarios y llegar a un acuerdo para la revisión salarial en base al IPC. Si sube el IPC y los sueldos no suben, el consumo baja», recuerda.

Compartir el artículo

stats