Kiosco

Diario Córdoba

PREVISIÓN DE EDUCACIÓN PARA EL CURSO 2022-23

Un 24% más de niños cordobeses comenzará el colegio con problemas de lenguaje

Los pequeños de 3 años que empezarán a cursar en septiembre la etapa infantil han estado más aislados por la pandemia | La mascarilla ha perjudicado el aprendizaje y se observa cierto retraso también en la lectoescritura

La profesora y logopeda Marta León, con un alumno en una clase del centro de psicología y lenguaje Ábaco. O.BARRIONUEVO

La Delegación de Educación de la Junta de Andalucía ha registrado en Córdoba un incremento de casi el 24% en los dictámenes de nueva escolarización que hacen referencia a la existencia de problemas en la adquisición del lenguaje por parte de esos futuros escolares de cara al curso 2022-23. 

La coordinadora del equipo técnico provincial para la orientación educativa y profesional de la Delegación de Educación, Inmaculada Nieto, señala que su departamento ha elaborado 71 dictámenes más de peticiones de apoyo educativo, sobre todo de audición y lenguaje, con respecto al curso anterior, lo que ha supuesto un 23,58% más de solicitudes.

Nieto expone que los niños que se estrenarán el próximo curso en el colegio son pequeños nacidos, a lo largo de 2019, a los que les ha afectado el confinamiento y la pandemia en su totalidad, pues un elevado número no ha ido a la escuela infantil y ha socializado poco porque tampoco ha frecuentado demasiado parques o a otros niños de su edad, que es clave para fomentar su estimulación cerebral.

Antes del inicio de cada curso, desde los centros de atención infantil temprana ponen en conocimiento del equipo técnico provincial de la Delegación de Educación los casos de menores a los que prestan asistencia y que van a iniciar la escolarización para que se les realice una evaluación y se analice si van a necesitar algún apoyo educativo (audición y lenguaje, psicopedagogía terapéutica, monitor) cuando comiencen a ir al colegio. 

Resultado de la evaluación del futuro alumnado

Al realizar este estudio es cuando se ha detectado ese 24% más de dictámenes de niños que necesitarán apoyo en el lenguaje en el próximo curso. Nieto precisa que aún es pronto para saber si el repunte de casos de niños con problemas de lenguaje se ha visto influenciado sobre todo por la pandemia, pero recalca que en los dos últimos años ha habido bastantes menores que, en una edad fundamental para su desarrollo, han pasado mucho tiempo aislados y que cuando empiezan con tres años el colegio se encuentran muy inmaduros.

Inmaculada Nieto destaca que el lenguaje es uno de los elementos más importantes de socialización y de comunicación y aclara que puede que muchas de esas solicitudes de refuerzo de audición y lenguaje para el próximo curso contribuyan a una mejoría considerable de esos niños, pues solo en una mínima parte de esos pequeños subyacerá que presenten un trastorno de desarrollo más complejo, que se enmarque dentro de unas necesidades educativas especiales más concretas. 

Al margen de la crisis sanitaria, la coordinadora del equipo provincial de orientación educativa subraya que hay otras variables que han podido influir en este incremento de solicitudes de apoyo al lenguaje, como son la existencia de modelos educativos muy diferentes, las nuevas tecnologías, entre otros.

«Hay familias con más recursos o que se han podido implicar más y han trabajado mucho el desarrollo de sus hijos durante la pandemia, pero otros no han tenido apenas estimulación auditiva, solo han escuchado a sus padres, lo que dice la tele o internet y poco más. También se ha relajado mucho la enseñanza de normas a la infancia en los últimos tiempos, por lo que se están registrando más casos de problemas de conducta por parte de algunos niños que empiezan en el colegio», añade Nieto.

Cómo ha afectado el uso tan prolongado de las mascarillas

Por su parte, la presidenta de la asociación de directores de centros de Infantil y Primaria (Asadipre), Isabel Bernal, incide en que, debido además al uso de las mascarillas durante dos años, se han visto perjudicados especialmente los niños de menor edad, «porque aprendemos el lenguaje a través del movimiento de la boca». Entre los 0 y 2 años los niños graban cómo se pronuncia el fonema con la boca y también van grabando el vocabulario y estas acciones las han hecho en menor medida por la falta de socialización. Y luego desde los 3 años se inicia la reproducción del lenguaje, explica. 

Esta profesora apunta que se aprecia a su vez, como consecuencia de la pandemia, un cierto retraso en el aprendizaje de vocabulario y del acceso a la lectoescritura entre los 5 y los 6 años y añade que, incluso en los núcleos familiares, esta estimulación ha sido más pobre, al verse mediatizada por la mascarilla. 

Valoración sindical

Pedro Sanz, del sector de educación de CSIF en Córdoba, recuerda que, como consecuencia de la pandemia, muchos escolares, tanto los que empiezan como los que ya están en el colegio, necesitan un mayor apoyo porque se ha producido un desfase en cuanto a los contenidos por el tiempo que se ha perdido. Este sindicato reclama que para ayudar a equilibrar la situación se aplique “la tan necesaria bajada de ratio de niños por aula” y no comparte que Educación alegue falta de presupuesto para disminuir la ratio, teniendo en cuenta la menor natalidad existente. Además, CSIF demanda que se mantengan los refuerzos covid para afrontar las mayores necesidades educativas que están requiriendo o van a demandar los escolares el próximo curso.

¿Qué consecuencias padecen los 'niños del confinamiento'?

Centros como el de Psicología y Lenguaje Ábaco de Córdoba han recibido este curso hasta un 50% más de peticiones de asistencia por parte de colegios y de familias ante la existencia de un mayor número de niños, sobre todo de 2 a 3 años, con déficit de estimulación para su adecuado desarrollo.

La profesora de Audición y Lenguaje y logopeda de este centro Marta León señala que las primeras interacciones de los llamados «niños del confinamiento» han sido con familiares y profesores con mascarilla, no se han relacionado apenas con otros niños y muchos no han ido a la guardería ni al parque. "Tienen 2 o 3 años y presentan un déficit de desarrollo en todas las áreas (lenguaje, motricidad, relaciones sociales, interacción, conducta). El «yo» y el «mío» lo han desarrollado a la máxima potencia y el nivel de lenguaje adquirido ha sido más deficitario por el uso de la mascarilla, lo que ha impedido que los niños pudieran discriminar y articular bien determinados fonemas al carecer del apoyo visual. Por eso, los logopedas nos hemos expuesto más porque hemos trabajado toda la pandemia con pantallas faciales homologadas porque se nos tiene que ver la cara», señala esta profesora. «Muchos niños de 3 años extrañan a sus compañeros cuando empiezan en el colegio porque han pasado gran parte del tiempo con adultos. Pero cuando se comienza a trabajar con ellos la evolución es buena y se consiguen muchos avances», añade Marta León.

Compartir el artículo

stats