Kiosco

Diario Córdoba

ACTUALIDAD BLANQUIVERDE

El Córdoba CF y su primera lección: así trató la Primera RFEF a sus vecinos

El Linares jugará por ascender a Segunda División, la Balompédica Linense salvó el cuello y descendieron el UCAM Murcia y los filiales del Sevilla y el Betis

Willy, a la derecha, en un lance del amistoso jugado el pasado verano en El Arcángel ante el Linares. Manuel Murillo

El Córdoba CF trabaja sin desmayo desde hace meses -su situación de dominio absoluto se lo permitió- en su proyecto deportivo para el aranque en la Primera RFEF, una división que se estrenó en el panorama de las categorías nacionales repleta de incógnitas. Tanto el director deportivo, Juanito, como el secretario técnico, Raúl Cámara, se han empachado de ver encuentros de un campeonato que irá depurándose con el paso de los años. Todos tienen clara una cuestión: el nivel es claramente superior al de la Segunda RFEF en la que militaron los blanquiverdes. El salto de calidad resulta evidente. Y uno de los aspectos en los que se puede calibrar es en los resultados que consiguieron los ocho clubs que convivieron con el Córdoba CF en la última temporada de la Segunda B, la 20-21, la de los grupos en formato exprés y las gradas vacías por la pandemia del covid. Así trató la Primera RFEF a los que fueron vecinos en la aventura de meterse en aquella liga a la que se llamaba extraoficialmente "Segunda B Pro". Ha habido de todo.

El Linares, el mejor

El conjunto azulino está despachando una campaña impactante. Se clasificó quinto en el Grupo 2 tras una segunda vuelta formidable y ahora va, sin presión y en plena forma, a medirse con el poderoso Deportivo de La Coruña en el play off de ascenso a Segunda División. Si noquean al Depor les tocaría el ganador del Albacete-Rayo Majadahonda. Con Alberto González -volvió para suplir a Sandroni al mes y medio de Liga- en el banquillo, el Linares se ha apoyado en un bloque veterano en el que han sobresalido Ion Etxaniz, Fran Carnicer, Barbosa, Lara, Rodri o Cristian Carracedo, un extremo que acaba contrato y tiene al Córdoba CF a la espera.

Otro rival de los cordobesistas el año anterior, la Balompédica Linense, sumó 50 puntos y se libró del descenso -que es para los cinco últimos de cada grupo- en el tramo final. Alberto Monteagudo, que sustituyó a Romerito, logró sacar del atolladero de una Balona que vivió con angustia todo el curso. Con una igualdad apabullante, siempre en distancias cortas, cualquier mala racha -o buena- podía hacer variar diametralmente las expectivas de los clubs. 

En su primera experiencia en Primera RFEF, el Algeciras y el San Fernando -que ascendieron, aunque no se enfrentaron al Córdoba- solventaron la papeleta con distinto aspecto. Los rojiblancos pelearon hasta el final por meterse en el play off y terminaron con 59, a un punto de lograrlo. Los de la Isla lo pasaron peor: sumaron 48 y estuvieron al borde de bajar hasta la última jornada, en la que fueron apalizados en su casa por el Atlético Baleares (0-4) pero se beneficiaron del triunfo del Linares ante el filial del Sevilla (1-4).

Los que fueron al hoyo

Tres de los verdugos del Córdoba CF en el "año de la hecatombe" han tenido un paso efímero por la Primera RFEF. El UCAM Murcia fue incapaz de levantar la cabeza en todo el curso y solamente hizo 35 puntos, a 13 de la zona de permanencia. Su desplome se consumó en una segunda vuelta nefasta. Lo del Betis Deportivo fue peor. El filial bético ofreció unas prestaciones paupérrimas y fue colista todo el campeonato, sumando más cuando ya estaba condenado. Los verdiblancos -con un plantel repleto de jóvenes internacionales- solo ganaron seis partidos para sumar un total de 21 puntos, a 27 de los puestos de salvación.

También cayó el filial del Sevilla, aunque de distinto modo. Los de Nervión bailaron siempre en la cuerda floja, pero llegaron a la última jornada dependiendo de sí mismos: no pudieron con el Linares y retornan a la Segunda RFEF con 46 puntos. Los conjuntos dependientes de los dos grandes clubs hispalenses salen de un escenario en el que los filiales siguen teniendo un gran protagonismo, con presencia del Real Madrid Castilla, Barcelona B, Villarreal B, Athletic B y Real Sociedad B.

También pasó sin fortuna por la Primera RFEF el Atlético Sanluqueño, que compartió categoría pero no grupo con el Córdoba CF el año anterior. Los cambios de entrenador (Buenaventura, Sanlúcar, Iriondo...) no le provocaron ningún efecto revulsivo y después de ganar solo dos partidos desde febrero consumaron su caída a falta de dos fechas.

Un balance variado

Del total de ocho equipos que debutaron en la Primera RFEF procedentes del antiguo grupo 4 de la Segunda B, la mitad (Sanluqueño, UCAM Murcia, Sevilla Atlético y Betis Deportivo) perdieron la categoría nada más llegar, siendo los tres últimos vecinos directos del Córdoba CF. La Balompédica Linense y el San Fernando lograron a duras penas la permanencia, mientras que el Algeciras y el Linares opositaron al play off de ascenso y los azulones consiguieron meter la cabeza. Están en el top 10 de los cuarenta componentes de la primera edición de la Primera RFEF y aún no han dicho su última palabra.

Compartir el artículo

stats