Campaña 2023/24

La lluvia y los bajos rendimientos retrasan la recogida de la aceituna en Córdoba

Los tajos se interrumpieron por la poca riqueza y a la espera de que el agua caída mejorase el fruto

Todas las comarcas están a pleno rendimiento salvo la Subbética por la variedad tardía de la hojiblanca

Recogida de la aceituna en una explotación de Baena.

Recogida de la aceituna en una explotación de Baena. / MIGUEL PÁRRAGA

David Jurado

David Jurado

La campaña de la aceituna en Córdoba se encuentra, en líneas generales, más retrasada con respecto a otros años, cuando a estas alturas la recogida estaba generalizada. Este año, la lluvia caída en las últimas semanas y la falta de riqueza del fruto son los causantes de este atraso hasta el punto de que en muchas explotaciones del Alto Guadalquivir la recogida aún no ha empezado.

Así lo explica el secretario general de UPA-Córdoba, Miguel Cobos, quien señala que muchos olivareros que arrancaron la campaña en noviembre optaron por interrumpir la recogida ante la falta de riqueza del fruto. «La baja rentabilidad hizo que se parasen los tajos a la espera de que la lluvia pudiese mejorar la rentabilidad del fruto», explica Cobos. Es por esta razón por lo que, en líneas generales, «la campaña está un poco más retrasada con respecto a otros años, por la falta de rendimiento graso de la aceituna, que está saliendo con una media de tres puntos menos con respecto a una campaña normal».

En este sentido, el dirigente de UPA indica que lo habitual es que la aceituna tenga una media de entre 19 y 20 grados de riqueza en noviembre y principios de diciembre, pero este año, con las primeras jornadas se comprobó que la rentabilidad estaba entre los 16 y los 17 grados, por lo que, ante las previsiones de la llegada de lluvia se optó por parar las cuadrillas a la espera de que el agua prevista engordase el fruto y su riqueza.

Cobos explica que la campaña está más adelantada en la zona de sierra, «puesto que la aceituna de estas explotaciones suele madurar un poco antes, por lo que en estas zonas la recogida marcha a buen ritmo».

Recogida de la aceituna en una explotación olivarera de Baena.

Recogida de la aceituna en una explotación olivarera de Baena. / MIGUEL PÁRRAGA

No ocurre así en las fincas de olivos de Sierra Morena, el Alto Guadalquivir, Obejo, Villaviciosa o Villanueva de Córdoba, «zonas donde los altos costes junto con la pérdida de rentabilidad hará que a muchos agricultores les cueste hasta el dinero recogerla», indica el secretario general del UPA.

Campaña en marcha en casi toda la provincia

Tras el paso de las tormentas, la campaña se encuentra prácticamente en marcha en todas las comarcas salvo en la Subbética, cuya variedad, la hojiblanca, es mucho más tardía y es la última en recogerse cada año, tal y como señala el presidente de Asaja-Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, quien también confirma el retraso de la campaña.

En vista de la poca riqueza que presentaba el fruto en el inicio, y de la previsión de la pérdida de cosecha a la mitad respecto a una temporada habitual, muchos productores optaron por retrasar la recogida. No obstante, Fernández de Mesa apunta que pese la poca rentabilidad han sido muchos los olivareros que «empezaron a coger la aceituna temprano por los buenos precios», así como para aligerar de carga a los árboles y que no sufrieran daños con la lluvia pensando ya en la recuperación del árbol de cara a la próxima campaña.

En cuanto a la actual, el presidente de Asaja apunta que «existe la posibilidad» de que ni siquiera se cumpla el aforo cifrado en 143.000 toneladas de aceite.

«Hay una posibilidad de que eso sea así, el tiempo lo dirá. La verdad es que los árboles han agradecido mucho las precipitaciones», asegura.