Kiosco

Diario Córdoba

REPORTAJE

Alcolea, tierra de tomates

Antonio Carmona ha conseguido que la producción de sus 3.000 metros cuadrados se haya ganado el respeto del público que no cesa en ir a comprarle producto a un precio algo más asequible que en los mercados

Antonio Carmona recoge los tomates de su explotación en la zona de Alcolea. MANUEL MURILLO

La de Antonio Carmona no es una gran explotación agraria, pero sí es, sin duda, la que produce los tomates más populares de la provincia. En sus aproximadamente 3.000 metros cuadrados de superficie sembrada en la ribera de Alcolea (5.500 plantas), saca en cada cosecha unos 50.000 kilos de un producto, que en un 95% se vende directamente al cliente final. El resto, según señala Carmona, va a Mercacórdoba.

Este año, aunque la producción ha sido más o menos la misma de siempre, porque la parcela tiene riego con agua procedente de un pozo, la excesiva calor también se ha dejado notar en la producción, porque, «aunque se rieguen, las matas no están igual, sufren más, el tomate final se raja antes y las plantas lo sufren mucho». Sin embargo, su trabajo y su atención constante han hecho posible que su producción y su calidad no se resienta.

«Este cultivo requiere mucha atención», señala, pues es una de las bases de su buen resultado, porque primero hay que poner las pipas en enero, para sembrar las matas en marzo. La recolección se produce entre últimos de mayo y finales de agosto pero, antes, ha habido que encañar las plantas, para que no se caigan, porque si esto ocurre, además de la pérdida de calidad del tomate, es mayor la dificultad para su recolección. Un trabajo, igual que los previos ya citados, que requiere de la mano de obra de tres personas, debido a lo reducido de la explotación de Antonio.

Acerca de la evolución de esta campaña de tomate, el agricultor señala que, «aunque a mí me ha ido bien, para otros vecinos ha sido raro, porque no se ha dado como esperaban».

Este año, además del clima y la falta de agua, el otro tema del que, derivado de ello, se viene hablando es el de los precios. Al respecto, indica Antonio Carmona que «yo el precio que le pongo al público es el mismo que a mí me pagan en Mercacórdoba». De ese modo, explica que el kilo de sus tomates, los populares tomates de Alcolea, está entre 2,40 y 2,50 euros el kilo, «mientras que en las fruterías y en las tiendas puede estar en 3 euros o más».

Estos precios, que, a su juicio, son algo altos, vienen justificados, según apunta Antonio Carmona, por la enorme subida que han experimentado las materias y productos que son necesarios para sacar adelante la cosecha.

Así, explica, en primer lugar el aumento del precio de la luz, «porque para regar la tierra tengo que tener de 6 a 7 horas un motor funcionando y eso me supone facturas de entre 800 y 900 euros cada dos meses». Además, señala que ha subido todo lo demás. Por ejemplo, apunta, «un kilo de abono que antes costaba 40 céntimos, ahora está en 90 y, por ejemplo, el nitrógeno que usa para el riego, ha pasado de 55 céntimos el kilo a 1 euro. La misma evolución han experimentado los herbicidas, que de 3 euros el litro han pasado a 10.

El precio no es un obstáculo para que diariamente se acerquen hasta su explotación numerosos clientes de los alrededores de Alcolea, sobre todo, de Córdoba capital, a proveerse de tomates cuya calidad es, sin duda, muy superior a la de otros lugares, con un valor añadido, como es la ausencia de intermediación y el conocimiento del origen real del artículo.

El misterio, además del cuidado y el trabajo depositado en ellos, no lo sabe explicar el agricultor, porque indica que «he intentado producirlos en otros lugares y no sale igual». «En Adamuz, por ejemplo, he intentado sacarlos y no lo he conseguido», pero matiza que «igual que ocurre con otras cosas que salen buenas en otros sitios y aquí no se dan bien». De la huerta de Carmona explica que han salido otros años «tomates de récord, un año cogimos uno de 1,9 kilos», y, además, es normal, que se cojan otros de tamaños poco habituales. «Aquí son normales lo tomates de un kilo más o menos», dice.

Además de los famosos tomates, en la parcela de Antonio Carmona se producen otras hortalizas, como pimientos, berenjenas calabazas o calabacines. Para todo, Antonio practica el mismo método de venta, que es el directo al consumidor, «menos los calabacines», que sí los lleva a Mercacórdoba. Lo demás, «vienen a por tomates y de paso se llevan lo demás», señala.

Compartir el artículo

stats