Kiosco

Diario Córdoba

ASAMBLEA GENERAL DE COOPERATIVAS AGROALIMENTARIAS DE CÓRDOBA

Las cooperativas agroalimentarias cordobesas facturaron 1.376 millones de euros en 2021

Sánchez de Puerta defiende el modelo cooperativo como mejor arma para que el productor se beneficie de todo el proceso

Juan Rafael Leal, Cristina de Toro y Rafael Sánchez de Puerta, en la clausura de la asamblea. Óscar Barrionuevo

Las entidades asociadas a Cooperativas Agroalimentarias de Córdoba han facturado 1.376 millones de euros en el último ejercicio, según ha dado a conocer el presidente la entidad, Rafael Sánchez de Puerta, en la asamblea general celebrada este viernes.

Estos resultados se han producido, explica el presidente, pese a las situaciones adversas con las que se encuentra el mundo agroganadero, que se ve afectado por numerosos problemas que están haciendo cada vez menos viables las explotaciones. El mayor de estos contratiempos es, a juicio de Sánchez de Puerta, el aumento de precios de la materia prima. En este sentido, los más perjudicados han sido los ganaderos, a los que dicha subida les pone en serias dificultades para poder seguir adelante con la actividad. Por el contrario, de este encarecimiento se han beneficiado los cerealistas, que han visto cómo se han pagado sus producciones con precios “excesivamente altos”.

En general, apunta el presidente, “lo que estamos sufriendo es una subida del precio de los alimentos, pero que tampoco es un beneficio que le está llegando al agricultor, porque los altísimos costes que estamos teniendo lo comprometen absolutamente todo”. Los precios de los carburantes, de la electricidad, de los fitosanitarios, de los abonos, “pero también de la mano de obra, al final se está cuestionando la viabilidad de todo”, sentencia el dirigente.

Dentro de ese panorama, señala Sánchez de Puerta que las cooperativas han sorteado muy bien la situación. “Las cooperativas seguimos creciendo, Córdoba sigue siendo provincia absolutamente importante en la agricultura y en el cooperativismo”. La facturación, indica el presidente de la entidad, se ha acercado a los 1.400 millones de euros en la provincia, “con un peso muy alto que representan las cooperativas en el global de la economía agraria y con unas perspectivas por delante muy importantes”.

Ejemplos en toda la provincia y en todos los ámbitos

Ejemplos como Covap en el norte de la provincia; El Tejar, en todo lo que son subproductos del olivo; de vino como La Aurora y la Unión en Montilla; zonas importantes de producción de aceite como Baena o Almazaras de la Subbética; Dcoop, que también tiene un peso importante y que, además, ha hecho una apuesta importante por el sector de los frutos secos poniendo en Córdoba la que será la fábrica más importante de frutos secos de España. Son todas entidades que, a juicio del presidente, son ejemplo de un modelo económico muy útil para competir con más fuerza y afrontar coyunturas adversas como la actual.

El agua, el gran reto

En cuanto a los retos que tiene por delante este colectivo ha citado Rafael Sánchez de Puerta, “una PAC que amenaza gravemente a Córdoba, creo que es mucho el ingreso que se va a perder en Andalucía en general y en Córdoba en particular” y añade que “la PAC es algo que cada vez tiene menos peso en la renta de los agricultores y, aunque tenemos que defenderla, no podemos perder la perspectiva de que nosotros queremos vivir de la venta de nuestros productos”.

En ese ámbito es, a juicio del presidente de Cooperativas Agroalimentarias de Córdoba, donde hay que trabajar y donde “tenemos el principal reto, que se llama agua. Sin agua la agricultura no es competitiva, no es rentable y es donde tenemos el gran desafío. Córdoba es la provincia de Andalucía con menor superficie de riego y tenemos el peligro de pasar de ser de las provincias con mayor peso en la agricultura en España a empezar a perder peso y pasar a ser irrelevante, si no conseguimos darle la vuelta a la situación. Porque, como se viene diciendo desde hace tiempo, la agricultura será de regadío o no será. Yo creo que ese es el principal reto, porque eso es lo que nos va a quedar, la PAC pasará, perderá peso, después tendremos situaciones mejores o peores, pero si no tenemos una agricultura competitiva difícilmente podremos mantenerla”.

Respecto al proyecto del nuevo Plan Hidrológico que no contempla nuevas inversiones para el riego en Córdoba, Sánchez de Puerta apunta que “se me caía el alma al suelo, cuando yo veía que el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir se felicitaba diciendo que había aprobado su Pla Hidrológico y que desde luego lo que se contemplaba es que a la Cuenca del Guadalquivir no le cabía ni una hectárea más de regadío. Si esas son las aspiraciones que tenemos, yo no me conformo. Si no hay habrá que buscarla, pero desde luego no nos podemos conformar con declaraciones como esa”.

Señala el presidente de las cooperativas que otro gran reto es el acercar los productos del campo al consumidor. Algo en lo que, asegura, “tenemos mucho que decir las cooperativas, el agricultor no se puede quedar al margen de esa cadena de valor y tiene que poner sus productos directamente al consumidor, eso lo estamos haciendo las cooperativas, pero hay que hacerlo de una manera mayor, mucho más contundente y llegando a todos los países del mundo, como poco a poco vamos haciendo”.

A juicio de Sánchez de Puerta, la fórmula de la cooperativa es la mejor manera de competir ante las adversas situaciones que atraviesa el campo, “yo creo que el agricultor, para seguir viviendo de la agricultura, va a tener que poner sus productos a disposición del consumidor y quedarse con todo el valor que se puede incorporar en la cadena alimentaria. No nos podemos quedar como simples productores de materias primas y la cooperativa es el modelo que permite que cualquier agricultor, independientemente de su tamaño, pueda alcanzar ese objetivo, de la otra manera solo podrían hacerlo los grandes agricultores”.

El problema de la mano de obra

Otro asunto que preocupa al presidente de las cooperativas cordobesas es el de la mano de obra y la repercusión que sobre ella está teniendo la reforma laboral. Señala al respecto que “es uno de los grandes problemas que tenemos ya en la agricultura y que se va a agravar seguro. Tenemos una ley laboral muy rígida que nos a va poner muchísimas dificultades, para el trabajo temporal, para trabajos que requieren mucha densidad de mano de obra en momentos muy puntuales, tal y como está la normativa, solución no hemos encontrado, pero desde luego es muy grave. Nos preocupa tremendamente el olivar, los cítricos y no le encontramos solución hoy por hoy, sino todo lo contrario, cada vez más rigidez, cada vez más difícil y disponer de mano de obra extranjera es absolutamente imposible y hacer lo que veníamos haciendo años anteriores que era una muy buena solución y que teníamos buenas experiencias, nos cambiaron la normativa laboral y se quedaron completamente bloqueados estos accesos.  

Compartir el artículo

stats