Kiosco

Diario Córdoba

VENTANA A LA NATURALEZA

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible

Para adoptar decisiones relacionadas con el medio ambiente hay que tener siempre una visión sistémica, a medio y largo plazo. En esa línea se establecen los ODS, que constituyen un llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar la vida en todo el mundo

El agua es un recurso escaso que tensionará el futuro de la humanidad. R. ARENAS

Se acercan elecciones al Parlamento de Andalucía y nuestro medio ambiente se la juega por la existencia de posturas muy enfrentadas entre los partidos políticos en relación a este tema, entre otros. El planeta Tierra es un sistema interconectado a nivel global y funciona como un organismo modelado por su historia y los organismos que viven en ella. El científico Lovelock propuso la Hipótesis GAIA, que se basa en que la propia biosfera genera las condiciones adecuadas que hacen posible la vida. Sin su participación la vida como la conocemos no sería posible. La definió como «una entidad compleja que implica a la biosfera, atmósfera, océanos y tierra; constituyendo en su totalidad un sistema cibernético o retroalimentado que busca un entorno físico y químico óptimo para la vida en el planeta».

Por ello, para adoptar decisiones relacionadas con el medio ambiente hay que tener siempre una visión sistémica, por supuesto globalizada y a medio y largo plazo. En esa línea se establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que constituyen un llamamiento universal a la acción para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y mejorar las vidas y las perspectivas de las personas en todo el mundo. Los estados miembros de las Naciones Unidas aprobaron en el año 2015 17 objetivos como parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, en la cual se establece un plan para alcanzarlos, ya en 8 años.

El tiempo para conseguir la ODS apremia. R. ARENAS

Negacionistas

Mientras algunos trabajan en acelerar el proceso de los objetivos para que en el 2030 tengamos un mundo más humano y sostenible, otros ralentizan su consecución si no reniegan directamente mediante un falso patriotismo que se transforma en chovinismo. Una contracorriente que niega hasta el cambio climático, más que demostrado por la ciencia. Aplican la premisa de «lo que los ojos no ven y la mente no conoce, no existe».

Las acciones de los ODS deben ser a nivel internacional, nacional, regional, local y también de la sociedad civil. Quizás el talón de Aquiles sea que no son jurídicamente obligatorios y depende más de la voluntad de las naciones y administraciones, por ello es importante que la ciudadanía empuje a las autoridades hacia esas metas. Se ha estimado que las necesidades anuales de inversión en todos los sectores serían entre cinco y siete billones de dólares, y en la actualidad estamos muy lejos. Con una estimación de activos financieros mundiales de más de 200 billones de dólares, la financiación está disponible, pero la mayoría de esos recursos no se están canalizando hacia el desarrollo sostenible en la escala y con la rapidez necesarias para alcanzar los ODS y los propósitos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, tal y como calcula la ONU. Alcanzar los ODS podría crear hasta 12 billones de dólares de oportunidades de mercado y generar hasta 380 millones de nuevos puestos de trabajo en el 2030. Quizás así se entienda mejor por algunas mentes que solo ven la economía y el dinero.

Los 17 objetivos para el año 2030 se centran en poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo; poner fin al hambre; garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades; garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos; lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas; garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos; garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna; promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible, el empleo y el trabajo decente para todos; construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización sostenible y fomentar la innovación; reducir la desigualdad en y entre los países; lograr que las ciudades sean más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles; garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles; adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos; conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos; gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras, detener la pérdida de biodiversidad; promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas; y revitalizar la Alianza Mundial para el Desarrollo Sostenible.

Forman un plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos. Se interrelacionan entre sí e incorporan los desafíos globales a los que nos enfrentamos día a día, como la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación ambiental, la prosperidad, la paz y la justicia.

Así que espero responsabilidad de los electores y que lean la postura de cada uno de los partidos sobre estos aspectos para que no existan sorpresas en el futuro. Hay que pensar en las generaciones que están por venir.

Compartir el artículo

stats