+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Miradas

Vuelta al confesionario

El autor refiere los principales acontecimientos de un verano en el que «ha habido tela que cortar»

 

Vuelta al confesionario -

Rafael Mir Jordano Rafael Mir Jordano
06/09/2017

No me refiero al quiosco del sacramento católico, pues dejé de confesar hace más de sesenta años cuando supe que mi confesor había dado cobertura religiosa a los fusilamientos del maldito don Bruno, yendo a las parillas del cementerio a bendecir los cadáveres de los fusilados, con los agujeros de los balazos aún abiertos y manando sangre. Los caminos del señor son inescrutables, pero los comportamientos humanos son valorables. Entonces me pareció lógico, y hoy también me lo parece, que no tenía sentido que yo fuera a contar mis pequeñas miserias a un gran miserable.

Mi confesionario es el ordenador en que escribo, y del que he estado apartado unas semanas con el brazo en cabestrillo por una fractura de húmero. Hoy vuelvo a él sin cabestrillo, en tiempos de rehabilitación, aunque me cueste alguna punzada de dolor, volver a escribir, a confesarme.

¿Cuánto tiempo hace desde la última vez? Mucho; nunca había estado tanto tiempo alejado del teclado. Recuerdo que incluso mis colaboraciones en el diario años atrás aumentaban en julio y agosto, cuando muchas disminuían o se ausentaban por vacaciones. Inventé aquellos artículos troceados –varios temas en espacios breves--, con mucho picante que titulaba «Serpientes de verano» y que los más susceptibles calificaban de venenosas, solo porque circulaban fuera de los carriles habituales; ayer como hoy.

Este verano ha habido tela que cortar: aunque por definición el sentido común es de todos, el inefable Rajoy se postula como su genuino detentador; el bosa nova –bolsa llena-- de Neymar; el lanza llamas Trump; el diplomático impertinente con cagada muy propia de catalanes --acostumbran a defecar sobre Andalucía--; el rebelde del peluquín en forma de fregona, y separatista que es para conservar en una urna; el inmaduro revolucionario dictador del vozarrón de camionero sindicalista, que alguien quiso en su día poner como ejemplo de demócrata; la Corea del Norte donde desfilan ante el peligroso mofletudo con el paso de oca o de ganso miles de soldados dispuestos para la mayor gansada; los atropellos reales con vehículos que se convierten en asesinos; no puede faltar cada día la muerte de una mujer malquerida ni de un ciclista en carretera; Villar, el eterno sospechoso por fin encarcelado; el tren de cercanías siempre lejano; si quieres una playa te la hacemos; vándalos contra arbolitos; se le discute a nuestra presidenta el derecho a vestir un traje rojo; Blesa, Córdoba para disfrutar y Córdoba para morir; el que la persigue la consigue, Gómez irá a la cárcel; el populismo más huero ha entronizado a Juana Rivas, prófuga y desobediente de sentencias de dos países, como madre y española ejemplar, denigrando legislaciones y tribunales de todas clases; vienen y van, las olas de calor; la vergüenza de los millonarios impuestos evadidos por Ronaldo; la búsqueda de confesor con la app Confesor Go, mientras decenas de curas se aburren en sus confesionarios en iglesias vacías a la espera de la vieja de todos los días; los absurdos no tienen techo: criticar a Amancio Ortega por su donación, tan agradecida por oncólogos que confiesan que estaban al borde de la catástrofe, y dañar el turismo, que es la teta nacional; el Gobierno no cesa en mostrar su predilección afectiva por esta Córdoba tan pepera: nos mandará cuatro mil toneladas de residuos atómicos de Garoña para nuestro cementerio privilegiado, El Cabril, por el que los cordobeses deberemos estar eterna y cancerosamente agradecidos; pero no hay que desesperar: la obra pública toca fondo en Córdoba, con una caída del 23%, después de meses la segunda puerta sigue demolida: es más fácil y barato destruir que restaurar...

Todo esto habría dado mucho juego. Pero yo, con la impaciencia del jugador que sigue el partido desde el banquillo: vista a la derecha, vista a la izquierda, y el brazo con hielo, sin pulsar una tecla. Las lesiones son así.

* Escritor y abogado

Opinión

Profetas en su tierra

Manuel Fernández

Noir

Joaquín Pérez Azaústre

Ortega y Cataluña (y 2)

José Manuel Cuenca Toribio

#SoydeVallellano

Mariano Aguayo Fernández de Córdoba

La Córdoba de antes y de ahora

Bartolomé Vargas Cabrera

Miguel Ruano

Diario Córdoba

Lectores
TRISTE ANIVERSARIO

Dolor por Ana Orantes

Veinte años del asesinato más cruel, de una muerte que se podía haber evitado, del símbolo de la ...

CARTA ILUSTRADA

El barrio Cañero

Ayer desayuné con la desagradable noticia de que ciertos políticos habían decidido cambiar el ...

POLÍTICOS SEPARATISTAS

Muy presentables

En primer lugar, la siempre encantadora Nuria de Gispert; luego la CUPista (que demostrando una ...

CÁRITAS

Con los necesitados

Durante todo el año, no solo en estas fiestas, Cáritas sigue siendo la imagen publica y eficaz ...