+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La retranca

Un profesor de griego

 

Jesús Vigorra Jesús Vigorra
03/12/2017

Al conocer la noticia de su elección como miembro de la Real Academia Española, para ocupar el sillón J vacante desde la muerte del dramaturgo Francisco Nieva, el filólogo experto en la literatura grecorromana Carlos García Gual exclamó: «Solo soy un viejo profesor de griego». Respuesta que honra al profesor, y a mí me dio por pensar en la lucha que mantienen los siete alumnos del instituto Abdera de Adra (Almería) que, desde que comenzó este curso, quieren y no pueden estudiar griego porque no tienen profesor. Y así están a punto de llegar a final de año sin haber podido matricularse ni haber sido atendidas sus quejas y reclamaciones. El Premio Nobel de Física Sheldon Glashow, profesor de física en la Universidad de Harvard, sostenía que «No hay buena ciencia sin conocimiento profundo del alma humana, porque un científico sin cultura humanista hará irremediablemente mala ciencia». En Almería, el padre de una alumna del IES Abdera tal vez no conozca al prestigioso físico pero piensa lo mismo que él, pues, en vistas de que a estas alturas del curso su hija y otros compañeros no han podido cursar la asignatura de griego en el primer curso del bachillerato, ha denunciado ante la Consejería de Educación, que por cierto preside una filóloga, que no se imparta esta disciplina en un centro público. A lo que la consejería ha respondido que tiene tres meses para contestar a los recursos que el padre ha presentado en solitario, pues ni la federación almeriense ni la confederación andaluza de padres van con él en esta lucha porque se cumpla la normativa. El denunciante, que acusa a la institución andaluza de un delito de prevaricación, considera que el problema es de mayor calado que el hecho de que siete alumnos no puedan estudiar las asignaturas que desean para su ulterior formación académica, pues siendo esto grave, él cree que lo peor de todo es el desprecio por las humanidades en el actual sistema educativo público. Este padre ha recurrido ante las instituciones que, entiende, pudieran ayudarle, entre otras la Universidad, la Comisión de Educación del Parlamento de Andalucía, el Consejo Escolar de Andalucía, el Consejo Escolar del Estado, el Ministerio de Educación, la RAE, por supuesto las asociaciones de padres, así como a los diputados de su provincia y ante el propio Congreso, pero hasta la presente ha sido la nada la respuesta. Y yo no quisiera caer en este delito de silenciar una reivindicación legal, justa y noble. Algún día pagaremos con creces este atropello a la razón, pues no puede haber buena ciencia, ni buenos ciudadanos, sin un conocimiento profundo del alma humana.

* Periodista

Opinión

El orden mundial de Trump

Diario Córdoba

‘Wonder’conmueve

Diario Córdoba

Debajo de la almohada

Raúl Ávila

La estela de Marín

Nerea Vadillo

Gran sequía

Ricardo Rivera Pereira

Cambios, empresas y liderazgo

Francisco José Bocero

Imbécil

David Márquez

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Ategua: la batalla del silo

No podía ser menos, si del yacimiento de Ategua se trata. Después de la batalla por la conquista ...

CARTA ILUSTRADA

Alegría navideña

Es verdad que las luces de Navidad de Córdoba no son todo lo hermosas que me hubiera gustado, ...

CON MUCHA IRONíA

Nombraremos el Premio Cervantes

A la charpa de desayunos y cañas se nos ha ocurrido nombrar Premio Cervantes a uno de los ...

PROPUESTA UTÓPICA

La reconstrucción de Medina Azahara

Estoy convencido de que si Medina Azahara hubiese estado ubicada en Sevilla, Málaga o Granada, ya ...

   
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 13:10 - 03.12.2017

Me gustaría saludar a este padre que, en solitario, lucha por conseguir que en el instituto de su hija se cumpla la legislación vigente, aunque pereciera el mundo. Muchos cursos llevo yo denunciando diariamente que en la Escuela Oficial de Idiomas de Córdoba se vendía, presuntamente, material didáctico obligatorio, sin entregar factura alguna por la compra realizada, con la consiguiente marginación del alumno que se negó a comprarle a la Sra. Profesora el material que ella vendía, presuntamente, en clase. Y, la Junta calla y calla ante esta presunta corrupción. Me temo que a este padre le pase igual. Que cumpla 73 años y no vea contestados sus recursos ante las diversas instancias de la Administración. Pero espero que no se rinda, aunque algunos tengamos que pagar el peaje de ver interrumpidos nuestros sueños y deseos porque el alma de la Administración que soportamos con nuestros impuestos está un poco corrompida presuntamente.