Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Madrugones

MANUEL Sánchez BlancoMANUEL Sánchez Blanco
01/02/2010

 

Las novelas, aunque sean policíacas --durante mucho tiempo tenidas por obras menores-- nos presentan más que una imagen geográfica, una visión subjetiva de las costumbres, de los modos y maneras de donde se desarrolla la acción. No expone tan solo el argumento del nudo o base del texto, sino que va presentando el escenario donde suceden los acontecimientos.

En una época en que los avances técnicos están a la orden del día y todos y cada uno tiene su correspondiente nombre en inglés, estamos saturados de expresiones anglófilas.

Si tomamos con interés la lectura, conseguiremos un nivel alto de cultura, muy superior al que tenemos por los estudios universitarios.

Me sorprende cómo los chavalines de ocho y diez años te efectúan una demostración de lo mucho que saben.

He terminado estos días una novela policíaca de una escritora sueca: Asa Larsson. La novela lleva por título "Aurora Boreal".

Por ella me entero de que en Estocolmo, por ejemplo, levantarse a las cinco de la mañana es algo que puede darse con cierta frecuencia, con una temperatura de doce grados bajo cero. Le he dado gracias al Señor por haberme dado la oportunidad de venir a este mundo en Córdoba y bajo el control de unos padres que con levantarse a las ocho y media, ya tenía su premio de dos horas de siesta.

Y la novela, en sí, a semejanza de la que hablamos no hace mucho tiempo de otro sueco novelista, Stieg Larsson, saltando a la fama con la trilogía Millennium, de la que se ha tirado más de un millón de ejemplares.

Otra de las costumbres suecas es que no solo se desayuna en la cocina, sino que cuando la visita es de confianza, se les recibe y se charla en la cocina.

* Publicista

Última hora
Opinión
Editorial

Trabajo: cantidad, y también calidad

Por: Diario Córdoba

A pie de tierra

Miscelánea de verano

Por: Desiderio Vaquerizo

Tormenta de verano

Boulevard 11

Por: Francisco García-Calabrés Cobo

La rueda

Musimachista

Por: Magdalena Entrenas

Sube

Ascensión Gómez

Por: Diario Córdoba

Baja

Fabián Picardo

Por: Diario Córdoba

CARTA ILUSTRADA

Suciedad en Córdoba

Por: Diario Córdoba

CARTAS AL DIRECTOR / POR EL LÍMITE DE 8 AÑOS

Sobre los cargos y mandatos

Por: Rafael Ayala Marín / Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / RECONOCIMIENTO

Homenaje a Miguel Ángel Blanco

Yo, como española, he escrito esta carta para darle el homenaje debido a Miguel Ángel Blanco, pues ...

CARTAS AL DIRECTOR / HACER EL BIEN

Recordando a Ani González

No conocía la palabra «no». Siempre estaba dispuesta a ayudar a quien le hiciera falta. La madre ...

CARTAS AL DIRECTOR / POR EL LÍMITE DE 8 AÑOS

Sobre los cargos y mandatos

Mucho se está hablando en la actualidad de los cargos vitalicios y de ponerle un límite a los ...

CARTAS AL DIRECTOR / TOROS Y ABORTO

Ni sangre ni muerte

Al parecer, el pasado lunes 24 de julio el Parlamento de Baleares ha aprobado la «Ley de corridas ...

Las noticias más...