Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CARTA ILUSITRADA

Increíble en Londres


19/06/2017

 

Nunca me cayeron bien los ingleses desde la asignatura de Historia en Bachillerato; acabaron de rematarme, o eso creí, cuando visité Londres en un viaje colectivo en los años ochenta, aprovechando un puente. Nos trataron como a pardillos los porteros, ordenanzas, camareros y taxistas; no te hacían maldito caso, no se enteraban o no querían enterarse ni por señas que entienden hasta los memos, salvo en los establecimientos donde se indicaba que podías pagar con pesetas. A los ingleses los trago a regañadientes porque reconozco que la mayoría son muy listos, competentes y capaces.

El remate definitivo me lo acaban de dar hace unos días con motivo del incendio de ese edificio de 24 plantas llamado Torre Grenfell dedicado a viviendas de familias muy humildes. Oída parcialmente la noticia al estar ocupado en mis cosas, creí que esa tragedia había ocurrido en alguna de las colonias de Imperio Británico o en cualquier otro país tercermundista.

Al conocer que ocurrió en el mismísimo Londres, me llevé las manos a la cabeza: ¿Acaso ignoran los riesgos de incendios y su prevención, cuando antaño se les quemó casi todo Londres? ¿No han aprendido de aquello ni de la película El Coloso en Llamas y otras por el estilo? ¡Claro que sí! Seguro que en otro edificio similar pero con pisazos de lujo habitados por lores y loras o ricachones rentistas de las colonias, hubiesen dispuesto de columna seca y columna húmeda, detectores y central de incendios y un hidrante en cada esquina. El edificio quemado era la antítesis de la prevención y las numerosas víctimas, aún no totalizadas, presuntamente, solo eran parias que no merecían irse al otro mundo como personas.

<b>Diego Gómez Palacios</b>

Córdoba

1 Comentario
01

Por SUPERMAESTRO 17:18 - 19.06.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

NO PUEDES NEGARLO, TU SIGUES FIEL A LO DE LA PERFIDA INGLATERRA

Última hora
Opinión
Editorial

La titularidad de la Mezquita

Por: Diario Córdoba

Horizontes

Proyecto de vida de Jesús de Nazaret

Por: Jaime Lóring

55 líneas

Cerrar una televisión

Por: José Nevado

La clave

¡Dejad de besarlas!

Por: Carlos Sans

Cielo abierto

El libro de Alejandro

Por: Joaquín Pérez Azaústre

Para ti, para mí

Diez frases de Rabindranath

Por: Antonio Gil

La retranca

Salir de la Tierra

Por: Jesús Vigorra

CARTA ILUSTRADA

Yo dono, tú vives...

Por: Pilar Redondo

Las noticias más...