Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CARTA ILUSITRADA

Increíble en Londres


19/06/2017

 

Nunca me cayeron bien los ingleses desde la asignatura de Historia en Bachillerato; acabaron de rematarme, o eso creí, cuando visité Londres en un viaje colectivo en los años ochenta, aprovechando un puente. Nos trataron como a pardillos los porteros, ordenanzas, camareros y taxistas; no te hacían maldito caso, no se enteraban o no querían enterarse ni por señas que entienden hasta los memos, salvo en los establecimientos donde se indicaba que podías pagar con pesetas. A los ingleses los trago a regañadientes porque reconozco que la mayoría son muy listos, competentes y capaces.

El remate definitivo me lo acaban de dar hace unos días con motivo del incendio de ese edificio de 24 plantas llamado Torre Grenfell dedicado a viviendas de familias muy humildes. Oída parcialmente la noticia al estar ocupado en mis cosas, creí que esa tragedia había ocurrido en alguna de las colonias de Imperio Británico o en cualquier otro país tercermundista.

Al conocer que ocurrió en el mismísimo Londres, me llevé las manos a la cabeza: ¿Acaso ignoran los riesgos de incendios y su prevención, cuando antaño se les quemó casi todo Londres? ¿No han aprendido de aquello ni de la película El Coloso en Llamas y otras por el estilo? ¡Claro que sí! Seguro que en otro edificio similar pero con pisazos de lujo habitados por lores y loras o ricachones rentistas de las colonias, hubiesen dispuesto de columna seca y columna húmeda, detectores y central de incendios y un hidrante en cada esquina. El edificio quemado era la antítesis de la prevención y las numerosas víctimas, aún no totalizadas, presuntamente, solo eran parias que no merecían irse al otro mundo como personas.

<b>Diego Gómez Palacios</b>

Córdoba

1 Comentario
01

Por SUPERMAESTRO 17:18 - 19.06.2017

NO PUEDES NEGARLO, TU SIGUES FIEL A LO DE LA PERFIDA INGLATERRA

Última hora
Opinión
Editoriales

Aportación pionera desde Córdoba

Por: Diario Córdoba

Editorial

El impacto del traslado judicial

Por: Diario Córdoba

Entre líneas

También el turista

Por: Juan M. Niza

Tribuna abierta

Manos invisibles, empleadas del hogar

Por: Ángeles González-Sinde

Al paso

Centro endogámico

Por: Francisco Dancausa

Hoy

¿Escribir?

Por: José Manuel Ballesteros Pastor

Colaboración

Final del verano

Por: Francisco Pineda Zamorano

Tribuna abierta

Córdoba, ¿escaparate o territorio de vida?

Por: Jorge Hidalgo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / VALORES

¡Porque tú lo vales!

Sin duda todos hemos oído o leído esta fase tan estudiada y que intenta provocar: «¡Porque tú lo ...

CARTAS AL DIRECTOR / DINERO Y PODER

Pobres de espíritu

Existe el debate eterno del dinero y el poder como elementos básicos que hacen y provocan la ...

CARTAS AL DIRECTOR / DESPEGUE DEL SOYUZ FG

Al cielo en cohete

La tía, escandalizada, le pregunta al sobrino al que había invitado a almorzar: «Jaimito, ¿no ...

DEPORTE

La elegancia para bajarse del pódium

El pasado 5 de agosto de 2017, poco más tarde de las diez de la noche, estaba tumbada en el suelo ...

Las noticias más...