Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

TRIBUNA LIBRE

Compañeros del Alma

Juan Andrés Molinero Merchán. Doctor Universidad de Salamanca
17/04/2013

 

La rutina nos hace olvidar la importancia de algunas cosas. Cabría hacer simplemente una reflexión para percatarnos de la notoriedad de ciertos legados. Piénsese, por ejemplo, que la persona más viajada del mundo habrá visto un sinfín de cosas diferentes a las de su lugar de origen, infinidad de países y culturas, hombres y materialidades diferentes...; sin embargo, nadie mejor que él para percatarse de la pequeñez e insuficiencia de su tiempo para abarcar la inmensidad de la tierra en la que vivimos, que no es por supuesto la mínima parte del mundo. Téngase en cuenta, de otra parte, que en nuestra existencia apenas si nos topamos con mucha suerte con alguna de las que pudiéramos llamar grandes o descollantes personalidades (en capacidad, inteligencia, creación...) que dejarán un sello indeleble para la Historia, algo digno de ser tenido en cuenta durante cientos o miles de años. Desgraciadamente eso pasa muy pocas veces, y no llegaremos más allá de rozarnos con hombres talentosos, mediocridades o puntuales eminencias de muy corto alcance. La vida nos ofrece de forma generosa a todos (jóvenes, maduros y viejos), sin embargo, el legado más valioso de nuestros antepasados: pues más allá de las maldades perpetradas durante siglos, han llegado hasta nosotros los vestigios escritos de las culturas y civilizaciones más antiguas, de las etapas históricas en que la especie humana se ha desarrollado, con miradas retrospectivas diversas y sobre soportes diferentes (litografías, pergaminos, papel, digitalizado...). Hoy podemos disfrutar ni más ni menos que las ideas más importantes de todo nuestro pasado; del conocimiento y la ciencia de los hombres más listos y sagaces, de las dudas y resoluciones humanas más relevantes de todos los tiempos; de las mentes más capaces y los descubridores más eminentes, los pensadores más sesudos y creadores de espiritualidades y materialidades de distinta naturaleza; podemos conocer con todo detalle la elocuencia de la comunicación humana (lenguas) en miles de formulaciones a lo largo del tiempo, sus singularidades y analogías, sus funciones y significados... A fin de cuentas, la evolución y el desarrollo humano con sus avances y tropiezos constantes. No obstante, la inconsciencia nos domina a veces y nos petrifica con un bloqueo mental enquistado en el tiempo y en el espacio, creyéndonos dueños del mundo simplemente atendiendo a los avances tecnológicos; y hasta superiores e irrebatibles en base a mentiras o medias verdades. Las capacidades técnicas y los avances nos llevan a creer erróneamente en la superioridad cultural en paridad con el avance cronológico, que no es cierto en absoluto: pues las últimas generaciones no son para nada superiores culturalmente a las anteriores. Basta con echar la vista hacia atrás para darnos cuenta. Sin embargo, sí que tenemos la posibilidad de hacer una retrospectiva amplia del pasado para engrandecernos. Nuestra percepción del mundo puede ser enriquecedora, pues con facilidad podemos conocer la elocuencia de Cicerón o la mente avanzada de Leonardo; las gestas de Julio César y los aquilatados pensamientos de Platón, Copérnico o Galileo; los fundamentos religiosos de Buda, la Biblia o el Corán; la medicina de Avicena y las controversias quinientistas del Humanismo; la mirada introspectiva del alma humana con Camus, Kafka o Hesse. Poseemos una ventana abierta inmejorable hacia el mundo, superando las barreras del espacio y del tiempo; la huella más indeleble del alma humana construida con retazos de materiales diversos (glorias y miserias) para que aprendamos. Eso son ni más ni menos que los libros, compañeros del alma.

1 Comentario
01

Por Fausto 10:39 - 17.04.2013

Sí, doctor: tenemos toda la información para llegar al mismo sitio, o sea, considerar o aceptar nuestra ignorancia.

Última hora
Opinión
Editorial

Ferias con un sello propio provincial

Por: Diario Córdoba

La clave

Las casas viejas

Por: Milena Busquets

La rueda

Española

Por: Magdalena Entrenas

La vida por escrito

El implante

Por: Miguel Aguilar

Colaboración

Nuevo paradigma internacional

Por: Francisco Pineda Zamorano

Tribuna abierta

A propósito de Ángel María Villar

Por: Ricardo Crespo

Para ti, para mí

De la Luna, a Jerusalén

Por: Antonio Gil

CARTA ILUSTRADA

Alcázar califal de Córdoba

Por: Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / DEPORTE Y VALORES

Ha nacido el grupo de Facebook "fútbol ético"

Sé que somos muchos los que soñamos con un cambio de valores en el fútbol que nos ayude a ...

CARTAS AL DIRECTOR / SOBRE MANOLETE

A la Sra. Alcaldesa de Madrid

Se escucha con insistencia que el Ayuntamiento de Madrid eliminará distintos rótulos de calles por ...

CARTAS AL DIRECTOR / CAMBIO CLIMÁTICO

Calor y asfalto

Los termómetros de  la península baten temperaturas récord, casi cincuenta grados.  A pesar de los ...

CARTAS AL DIRECTOR / COLEGIOS

Climatización o maestros

Mis hijos ya han superado la edad escolar, y quizá por ese motivo no debería opinar, pero veo que ...

Las noticias más...