+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Preocupación en el Gobierno de Macron

Francia afronta el reto del regreso de sus yihadistas desde Siria e Irak

Con el declive militar del Estado Islámico aumentan los combatientes que quieren volver a su país . El Estado se enfrenta a una seria amenaza para su seguridad y a un galimatías político, jurídico y social

 

Un soldado observa a los fieles en la entrada de la Gran Mezquita de Estrasburgo, en una imagen del 2015. - AFP / PATRICK HERTZOG

EVA CANTÓN cordoba1@elperiodico.es PARÍS
29/01/2018

En un mensaje dirigido el pasado 9 de noviembre a las tropas francesas destacadas en Abu Dabi, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se mostró convencido de que la victoria de la coalición internacional sobre el autoproclamado Estado Islámico (EI) sería cuestión de meses. La amenaza yihadista, en cambio, no desaparecerá. Con el declive militar de la organización terrorista en Siria e Irak, muchos de los llamados combatientes extranjeros que sucumbieron a los cantos de sirena de la Yihad abandonan la zona de conflicto para regresar a sus países de origen.

Junto a Bélgica, Alemania y Reino Unido, Francia es el país europeo del que han salido más jóvenes para unirse a las filas del EI, unos 1.700 desde el año 2012, de los que se calcula que casi 700 están todavía en la zona de conflicto y unos 450 han muerto. Otros 300 han vuelto (178 hombres, 66 mujeres y 59 niños, en su mayoría menores de 12 años), según los datos que manejaba el Ministerio del Interior a principios de diciembre.

El fenómeno plantea un desafío colosal en términos de seguridad y múltiples dilemas con implicaciones políticas, jurídicas y sociales. ¿Qué hacer con los que vuelven? ¿Y con los que son capturados allí? ¿Pueden ser juzgados por tribunales sirios e iraquíes o ser repatriados? ¿Qué pasa con las mujeres y los niños? El debate no ha hecho más que empezar.

CASO POR CASO / Las familias de los yihadistas franceses se han organizado y, a finales de octubre, una veintena reclamaron por carta a Macron la repatriación de sus hijas y de sus nietos. Pero la política del presidente es la de analizar «caso por caso» y dar prioridad a los juicios sobre el terreno cuando los franceses sean capturados en zonas sirias bajo control kurdo.

«Cuando vuelven a Francia, los adultos son llevados ante la justicia francesa, son encarcelados y juzgados. Los casos de las mujeres y los niños se examinarán uno por uno dependiendo del país y de las situaciones», ha dicho el presidente. El asunto es de alto voltaje para el Gobierno de un país que no ha olvidado los sangrientos ataques de noviembre del 2015 cometidos por ciudadanos franceses que regresaron de Siria. El abogado Martin Pradel lleva el caso de seis familiares de yihadistas que quieren verles de nuevo en Francia. El letrado es partidario de que vuelvan de manera transparente y no de forma clandestina. «No se trata de decirles que son bienvenidos, sino que se les garantizará un juicio justo y que no habrá venganza contra ellos. Si vuelven de manera abierta resolveremos un problema de seguridad, que es el que plantean los que vienen de manera oculta», explica el abogado.

Sus clientes saben que serán considerados terroristas y que si deciden volver les espera la cárcel. La Administración penitenciaria, asfixiada por un alto índice de población reclusa, tendrá que hacer frente a los riesgos de propagación del radicalismo que florece en las prisiones.

Mientras, los jueces advierten de que no hay que pecar de ingenuos porque quienes regresan lo hacen solo porque han visto frustradas las promesas del Estado Islámico y quieren «volver a su casa». «No he percibido un verdadero arrepentimiento. Estamos frente a gente que está más decepcionada que arrepentida», ha dicho el fiscal antiterrorista de París, François Molins. Una visión que comparte el experto David Thomson, premio Albert Londres por su libro Les Revenants. A su juicio, la amenaza es triple: «la de los que tienen formación militar y la misión de matar; la de los decepcionados, pero no arrepentidos, capaces de actuar solos, y la de los simpatizantes que se quedaron en Francia y comulgan con el discurso radical, a veces más fanáticos que los que se fueron a Siria».

«Un peligro resumido en el eslogan del EI tras perder la ciudad siria de Manbij: Hemos perdido una batalla pero hemos ganado una generación que conoce a su enemigo», escribe Thomson, quien cree que las autoridades «dan palos de ciego sin saber cómo gestionar esta población potencialmente muy peligrosa».

Entre el 2011 y el 2016, unos 42.000 combatientes extranjeros de 120 países se unieron a las filas del Estado Islámico, entre ellos 5.000 europeos, según un informe presentado en julio pasado por la red europea Radicalisation Awareness Network, que calcula en un 30% el porcentaje de los que estarán de vuelta.