+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PERFIL

Altos y bajos de una dama versátil

 

Altos y bajos de una dama versátil -

EL PERIÓDICO
27/12/2016

Pese a sus idas y venidas con las adicciones y un trastorno bipolar que se le diagnosticó cuando tenía poco más de 20 años, Carrie Fisher(1956) aprovechó el éxito planetario de su Princesa Leia Organda para conseguir papeles importantes en algunas de las películas más memorables de los años ochenta, como 'Hanna y sus hermanas', 'Cuando Harry encontró a Sally' o 'Granujas a todo ritmo'. A partir de entonces fue poco a poco desapareciendo de la gran pantalla, aunque la literatura y los guiones la han mantenido ocupada.

Hija de la actriz Debbie Reynolds y del músico Eddie Fisher, una de las grandes parejas del Hollywood clásico hasta que su padre se separó para casarse con Elisabeth Taylor, Fisher ha escrito sin tapujos sobre su vida. Ya fuera en forma de memorias como de novela con alto contenido autobiográfico, todas ellas convertidas en superventas. Ha contado la adicción a la cocaína que arrastraba cuando rodó 'El imperio contraataca' o el calvario que fue trabajar a las órdenes de Richard Marquand en 'El retorno del Jedi' porque, según ha dicho, le gritaba todo el rato.

Carrie Fisher estuvo casada con el músico Paul Simon y le faltó muy poco para subir al altar con Dan Aykroyd. Fue compañera de juergas de los Rolling Stones y Monty Phyton en una vida rodeada de rostros ilustres. Desde principios del milenio ha sido además una de las 'Script doctors' más cotizadas de Hollywood, un trabajo que consiste en rescribir y pulir los guiones de otros. HBO filmó un documental de la adaptación teatral de sus memorias, 'Wishful Drinking'.

Temas relacionados