+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESCÁNDALOS EN EL PP

La 'lideresa' se va

Aguirre dimite de sus cargos en el Ayuntamiento de Madrid por no haber "vigilado" a González / La exdirigente del PP comunicó su decisión por SMS a Rajoy, que guarda silencio tras el 'caso Canal'

 

PATRICIA MARTÍN / PILAR SANTOS
24/04/2017

Esperanza Aguirre llegó a la política de Madrid con un escándalo y se va con otro. Del 'tamayazo' al ‘caso Lezo’. De los sospechosos fines de dos tránsfugas del PSOE a una investigación que ha llevado a la cárcel a Ignacio González, su mano derecha durante años. La expresidenta de la Comunidad de Madrid cierra un círculo que está lleno de colaboradores corruptos, golpes de efecto ante los medios de comunicación y enfrentamientos directos con el líder del partido, Mariano Rajoy, al que la noticia le llegó en Brasil mediante un SMS que le envió la ya 'exlideresa'.

Aguirre dimitió este lunes como concejala y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid después de varios años en los que han acabado tras los barrotes dos de sus hombres fuertes: primero fue Francisco Granados -un consejero clave en sus gobiernos regionales que entró en prisión en octubre del 2014 por una trama de corrupción municipal (operación Púnica)- y ahora González, al que dejó como presidente cuando abandonó el sillón principal del Ejecutivo autonómico.

La política madrileña convocó a la prensa a las cinco de la tarde en la sede de los grupos municipales. Esta vez el factor sorpresa que tantas veces ha sabido utilizar no le acompañó. El titular se sabía de antemano. Aguirre no podía aguantar más. No tenía asideros para continuar, ni en Génova ni en el PP de Madrid. De las tres dimisiones que han jalonado su trayectoria solo una ha sido voluntaria, la primera, cuando dejó el sillón de la presidencia de la comunidad para tener, supuestamente, una vida más tranquila o, quizá, coger una carrerilla para alcanzar a Rajoy que nunca llegó. La segunda (como presidenta del PP de Madrid) y esta última se han debido a la corrupción.

Aguirre entró en la sala llena de periodistas con los ojos húmedos y rodeada de su equipo de confianza. Muchos de ellos también trabajaron con González y se mostraron sorprendidos por las noticias que colocan al expresidente en lo más alto de una trama gestada en torno a la empresa pública Canal de Isabel II y con la que se desviaron al menos 23 millones de euros a paraísos fiscales.

Algunos no pudieron evitar llorar mientras escuchaban la declaración (sin preguntas) de la jefa. Aguirre dijo que dimite por no haber "vigilado" y "descubierto antes" los tejemanejes que han puesto sobre la mesa la Guardia Civil y el juez Eloy Velasco. Aseguró que se siente "engañada" y "traicionada" por González, al que conoció, relató, en los 80, nombró subsecretario de Educación cuando fue ministra y tuvo de vicepresidente en la Comunidad de Madrid (2003-2012).

LAS PRIMERAS EXPLICACIONES

La exdirigente explicó que ante las primeras informaciones sobre el presunto cobro de comisiones, a raíz del caso del ático en Estepona (Málaga), pidió "explicaciones" a su delfín y las recibió "en privado" de manera "exhaustiva". "Y no vigilé más. Este auto y esta prisión no son una prueba definitiva contra él, pero sí demuestran que yo no vigilé todo lo que debía", declaró en un breve discurso de apenas tres minutos.

El PP nacional emitió un comunicado en el que mostró su "respeto" por la decisión "personal" de Aguirre y reconoció su trayectoria política. "Ha sido una persona relevante para esta organización", señaló en la nota. El PP de Madrid, liderado por Cristina Cifuentes, también hizo lo propio y subrayó el argumento de que la exdirigente debería "haber vigilado con mayor eficacia los posibles casos de corrupción". La nueva 'lideresa' madrileña se reunirá el jueves con el grupo municipal y después reunirá al comité ejecutivo del partido. En los próximos días deben decidir quién asume la portavocía en el consistorio.

LLAMADA DEL PRESIDENTE

Mientras tanto, Rajoy sigue los acontecimientos desde Brasil y Uruguay, donde se encuentra por un viaje oficial que tenía planeado desde hace meses. El presidente telefoneó a Aguirre después de anunciar su dimisión ante la prensa, según explicaron fuentes de la Moncloa que no dieron detalles sobre la conversación.

La gestora del PSOE denunció el "silencio insoportable" de Rajoy ante "el escándalo" de González y le acusó de "huir de la realidad siempre que esta le es adversa" por no haber querido responder preguntas en la comparecencia que tuvo en Brasilia. El PP parece descolocado de nuevo ante la explosión del caso del Canal y la citación del propio presidente para testificar en el juicio del 'caso Gürtel', justo en un momento en el que el jefe del Ejecutivo veía cómo se estaban fraguando los apoyos a los Presupuestos y podía anunciar mejoras en la evolución de la economía.

"RED MAFIOSA"

La oposición al completo celebró la dimisión pero advirtió de que no es suficiente. "Esto no es el 'caso Aguirre', ni Púnica, ni 'Gürtel', ni Imelsa, ni Taula, es el 'caso PP'", denunció Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid. ERC señaló a la 'exlideresa' como "el núcleo de una enorme maquinaria de corrupción" y Alberto Garzón (IU) destacó que "el problema" no son las personas "individuales" sino la "red mafiosa" del PP.

Temas relacionados