+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La lacra de la corrupción

La decadencia de ‘Ric’

 

La decadencia de ‘Ric’ -

NACHO HERRERO
20/01/2018

Ricardo Costa (Castellón, 1972) brillaba allá por donde iba. Nació en una familia en la que hacer carrera política en el PP era lo normal y siguió ese camino. Su madre fue durante años una influyente concejala popular en el ayuntamiento de su ciudad y su hermano Juan llegó a ser ministro en el gobierno de Aznar. En 1995, año del inicio del reinado del PPCV en la Comunidad Valenciana, él fue elegido por primera vez diputado en Las Cortes con apenas 23 años y en los años del imperio popular llegó a ser portavoz del grupo y secretario general del partido en la Comunidad Valenciana.

Esos cargos fueron su tope pero él siempre aspiró a más. El primer paso era ser nombrado conseller y Costa paseaba su impoluta imagen de pijo a la espera de la llamada mientras hacía de fontanero para Francisco Camps. Pero aunque siempre estaba en las quinielas de las remodelaciones de los gobiernos del expresidente, el nombramiento nunca llegó.

Cuando más cerca parecía el teléfono de sonar, estalló el escándalo Gürtel y él fue de los primeros damnificados. Lleva quemado desde que en 2009 empezaron a salir sus conversaciones con los cabecillas. «Tu serás el próximo presidente de este país», le dijo Francisco Correa. «¿Ricardo ya sabe de que color quiere el coche?», le preguntó Correa a Álvaro Pérez. «Necesito cien gramos de caviar», le pidió el propio Costa a el Bigotes. Ric se convirtió en una caricatura pero aunque no era lo que había soñado no dejaba de ser un personaje secundario.

Esta semana ha dado por fin el salto a la primera línea de la política pero seguro que nunca imaginó que sería así. Las confesiones Correa, Pablo Crespo y Pérez le han situado en el mismo centro de la diana. Han admitido que fue él quien les dijo que sólo cobrarían algunos actos electorales que habían organizado para el PP de la Comunidad Valenciana si lo hacían girando facturas falsas a empresarios afines.

Y le han chamuscado, porque por mucho que el Bigotes se encargara de remarcar en su declaración que Costa le consultaba todo a Camps, y que le llamó delante de él para consultarle ese método de pago, el que está sentado en el banquillo de los acusados con una petición de casi ocho años de cárcel es él y no el ex president de la Generlitat valenciana, que es un mero testigo. Todos los focos le apuntan ahora y todos quieren saber cómo va a jugar sus cartas porque lo suele hacer bien. Ya en 2009, su entorno advirtió que «no se comería solo el marrón» y cumplió. En 2011 el PPCV convenció a Víctor Campos, exvicepresidente de la Generalitat, y a Rafael Betoret, exjefe de gabinete de Turismo, de que se declararan culpables en el caso de los trajes de Camps, con la promesa de que el jefe firmaría a continuación. Pero Costa dijo que primero firmara el expresidente y luego iría él. Acertó porque Campos y Betoret fueron condenados y un jurado absolvió a Camps, que nunca confesó y dejó tirados a sus dos subalternos, y al propio Costa.

Su declaración será el próximo gran hito del juicio de esta tercera pata valenciana de Gürtel. Habrá que ver si niega la mayor o si apunta hacia arriba, hacia Camps o incluso hacia Génova. Todo puede depender de lo que pacte con la Fiscalía, aunque ya han advertido que con el juicio empezado, las rebajas serán mínimas. Pero habrá que ver qué cuenta. Su momento ha llegado, aunque le pilla achicharrado.