+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

BAENA / CASTRO DEL RÍO

Los investigadores hallan los restos del anfiteatro de Torreparedones

Salen a la luz restos del graderío y de un vomitorio principal de acceso a la arena

 

Trabajos que se desarrollan en Torreparedones. - CÓRDOBA

Redacción
13/06/2018

Los trabajos de excavación que se desarrollan desde el mes de mayo en el yacimiento arqueológico de Torreparedones han sacado a la luz lo que ya había adelantado la prospección aérea y geofísica: los restos del anfiteatro. Por ahora han aparecido restos de muros del graderío y de un vomitorio principal de acceso a la arena de este espacio romano destinado a espectáculos, fundamentalmente combates de gladiadores.

Según ha informado la Universidad de Córdoba en un comunicado, han hecho falta tres de los cuatro sondeos previstos para confirmar el hallazgo. Estos cuatro sondeos se han realizado en consonancia con los ejes teóricos del edificio, que coinciden con los puntos cardinales. En la actualidad solo queda por realizar el sondeo en la zona de poniente. Justo en la zona de levante, se ha encontrado la secuencia entera del graderío del anfiteatro romano, con el muro del podio y el muro exterior del anfiteatro. El sondeo en el sur ha desvelado un muro que delimita con el que fuera el pasillo de acceso de los asistentes al anfiteatro y que presenta un gran derrumbe. En el caso del sondeo norte no se han encontrado restos, ya que se ha comprobado que se trata del lugar exacto del eje del vomitorio principal de acceso al anfiteatro.  

Los estudios de estos cuatro sondeos permitirán calcular las dimensiones aproximadas del anfiteatro, que, según los trabajos realizados hasta el momento, oscilan en torno a los 70 metros de eje mayor y los 62 de eje menor, unas proporciones similares a los anfiteatros de Segóbriga, Saelices (Cuenca) o Contributa Iulia (Badajoz). Según por el profesor de la UCO y coordinador científico del proyecto, Antonio Monterroso Checa, “confiamos en la hipótesis de datación de esta estructura en el siglo II dC”. Los trabajos se desarrollarán hasta mediados del mes de julio y una vez culminados, explicó, “podremos aquilatar no solo las medidas del edificio, sino también su cronología y evolución histórica, así como conocer su estado de conservación y las actuaciones de recuperación futuras”.

La posibilidad de hallar un anfiteatro en Torreparedones fue propuesta por el profesor Monterroso a partir del análisis de las ortofotografías del Instituto Geográfico Nacional y fue publicada en la revista Mediterrranean Archaeology and Archaeometry. Con posterioridad, el Ayuntamiento de Castro del Río encargó una prospección geomagnética y  eléctrica al Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Granada que consolidaba la propuesta.

Las excavaciones, que cuentan con la autorización de la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, han corrido a cargo del grupo de investigación Antiguas Ciudades de Andalucía de la UCO, que dirige el profesor Carlos Márquez, y han contado con la colaboración del propietario de los terrenos, Carlos León Vega, así como de los ayuntamientos de Baena y Castro del Río. El equipo de trabajo se completa con el director técnico de la excavación, el arqueólogo Santiago Rodero Pérez; el responsable de documentación fotogramétrica y codirector de la estratigrafía, Massimo Gasparini, y el encargado de la redacción de la documentación geomática, Juan Carlos Moreno.

Rodero ha detallado que en los cuatro sondeos “hemos encontrado un primer estrato de humus de huerta que corresponde a la parte de explotación agrícola y un segundo y tercer nivel de colmatación, donde hemos encontrado un estrato de abandono y saqueo de material, donde destacan picaduras de los sillares y de las estructuras del anfiteatro”. Por último, se ha hallado un cuarto nivel que corresponde al suelo y las estructuras originales del anfiteatro de Torreparedones.