Ha pasado ya más de un año desde que iniciamos un momento que se nos quedará grabado en nuestras vidas, un confinamiento total en nuestros hogares. No voy a hablar aquí de la dichosa pandemia sino como, a través de este hecho, se ha cambiado la forma de ver la vivienda. Y, desde mi punto de vista, es un cambio para siempre.

24 horas durante dos meses metidos en nuestras casas son muchas horas de observación, de ver que carencias tiene nuestra vivienda y tiempo para dar rienda suelta a nuestros sueños. En nuestro portal inmobiliario, www.obranuevaencordoba.es , detectamos pronto este hecho, tras las dos primeras semanas nuestras web empezó a mostrar un incremento notable de visitas que solo se veían empañadas el día que el presidente salía en nuestros televisores a dar malas noticias.

Despuntaron en nuestro portal las visitas a las promociones en las zonas de expansión del Zoco, Patriarca e Hipercor. Aquellas que cuentan con amplias terrazas y zonas urbanas con grandes espacios libres. Un año después la dinámica es la misma, tanto en demanda como en preferencia de vivienda. Incluso han entrado en juego los chalets, con algunas promociones en comercialización con notable éxito.

Es más, la pandemia ha supuesto una palanca en la demanda de vivienda. Si terminábamos 2019 con muchas dudas por la ralentización de las visitas y ventas en las oficinas de las promotoras e inmobiliarias, el post confinamiento supuso una salida en tromba a la búsqueda de vivienda habitual. Demanda que se ha mantenido desde entonces, salvando quizás noviembre y diciembre que fueron más flojos y reactivándose en este 2021. En la mente de todos estos compradores está la terraza o jardín como elemento imprescindible de su lista de deseos.

Los Promotores se están moviendo con la finalidad de flexibilizar la normativa referente a la edificabilidad de las terrazas.

Juan Manuel Gómez. Fundador de Obra Nueva

Medidas para impulsar los balcones y terrazas en viviendas

Nuestras normas urbanísticas permiten hacer las nuevas promociones con terrazas, pero a cambio hay que sacrificar vivienda interior, dificultando finalmente las ventas de viviendas si se les otorga demasiada superficie. Es por ello que los Promotores se están moviendo con la finalidad de flexibilizar la normativa referente a la edificabilidad de las terrazas.

La edificabilidad son los m2 destinados para cada solar. En función de si la terraza está cerrada en dos lados o tres, esta terraza cuenta al 50% o al 100% para ese cómputo de m2. El planteamiento de los promotores es flexibilizar esta ordenanza y que las terrazas no computen o lo hagan en menor medida, con el objeto de poder proyectar viviendas con mayores superficies de terrazas y adaptarse a esta nueva realidad social.

En Córdoba, a través de Construcor, ya se ha trasladado esta propuesta a la Gerencia de Urbanismo. No es una medida sencilla de realizar pues aparte de la edificabilidad se ven afectados otros artículos de las ordenanzas municipales, como la separación a linderos o la ocupación prevista del solar. Pero tiene solución, y en ello deben trabajar.

En otras provincias, ya han avanzado en esta materia, como por ejemplo en San Sebastián. Con el añadido además de no ser solo un enfoque para la obra nueva, sino también para el parque de viviendas existente.

Este hecho de actuar sobre las viviendas existentes es sumamente interesante, pues supone una segunda oportunidad para numerosas viviendas y una vía para incentivar la rehabilitación de edificios. Lo que se ha previsto en San Sebastián en poder dotar a cada vivienda construida de una terraza con una superficie máxima del 10% de la superficie de la vivienda. Lógicamente, tienen que cumplirse tres condiciones: que sea estructuralmente viable, que se respete la distancia mínima entre edificaciones (esto debería de llevar una readaptación de las distancias) y, por último, que sea una actuación unitaria, de toda la Comunidad.

Esperemos que estas acciones no queden en un impulso por la actualidad reinante y queden en el olvido en un futuro próximo.