Si se quiere adelgazar, uno de los productos que más cuesta quitar de la dieta son los dulces como el chocolate o los bombones. Y es que todos sabemos que la clave para perder peso se encuentra en una buena alimentación y unos hábitos de vida saludables. Eliminar alimentos como los dulces o los bombones se convierte en una necesidad, a la vez que se necesita armarse de paciencia y valor para sobrevivir sin ellos. Para ayudar en esta tarea existen determinados alimentos que, al incorporarlos a la dieta, pueden ayudar a adelgazar.

Entre ellos se encuentra el dátil, que destaca por sus cualidades saciantes y su sabor dulce que, si se toma en determinadas cantidades, puede paliar la necesidad de nuestro cuerpo de este sabor. Además, los dátiles son una gran fuente de fibra, además de un alimento deshidratado. Pese a su sabor dulce, no contienen azúcares añadidos.

Además, no solo ayudan a perder peso, también protegen nuestra salud, al prevenir la arteroesclerosis, que es la principal causa de los problemas cardiovasculares y de los ataques cardíacos, según un estudio publicado en la 'Journal of Agricultural and Food Chemistry'. En él se demuestra que, de diez personas que consumieron dátil durante cuatro semanas, disminuyeron los triglicéridos un 15% y un tercio la oxidación de grasas en la sangre.

También contienen vitaminas A y B y tomarlos puede mejorar la calidad de las grasas en la sangre sin tener que incrementar los niveles de azúcar en la misma.

Receta con dátiles

Debido a sus cualidades es útil incorporarlos a nuestra dieta diaria, por lo que te dejamos una receta sencilla y rápida de elaborar. Se trata de un aperitivo ideal para consumir entre horas o después de una comida, como el dátil con crema de cacahuete. Se tarda en elaborar unos 20 minutos.

Ingredientes

  • Doce dátiles
  • 1 taza de crema de cacahuate
  • Media taza de azúcar refinada
  • 1 cucharada de canela

Elaboración

Primero hay que mezclar el azúcar con la canela. Posteriormente hay que dejar la mezcla en reposo mientras se rellenan los dátiles con crema de cacahuete para, por último, empanizarlos con la mezcla de azúcar.