Kiosco Diario Córdoba

Diario Córdoba

Marian Rebolledo

LA CLAVE

Marian Rebolledo

La pobre Macarena

«Ahora se da cuenta de que sus compañeros de partido desprecian a la mujer»

Jamás pensé que escribiría esto, pero pobre Macarena Olona. Ahora se da cuenta de que sus compañeros de partido desprecian a la mujer, aunque las que están en política activa en Vox se esfuerzan de manera patética en ser agresivas como un tío para estar al nivel. Pero no se confundan, señoras: en cuanto no obedezcan al macho alfa, las van a mandar a fregar. Digo pobre Macarena pero con la boca pequeña, porque esta mujer no ha aprendido nada. Primero se acercó con las orejas gachas a Santiago Abascal para ver si el líder de la manada la aceptaba de nuevo tras su espantada andaluza. Pero una mujer con pensamiento propio, aunque sea tan loco como el de Macarena, no tiene cabida en Vox. Así que ahora Macarena amaga con crear su propio partido, convencida de que los fieles que la siguen en romería (cuatro y el de la guitarra) le van a dar votos suficientes como para hacerle pupa a su antiguo partido. No, no, Macarena. Por encima de ti siempre habrá un Ortega Smith, más alto y mejor plantado, que es de una fidelidad perruna a Abascal. Ortega Smith no tendrá criterio propio jamás, por eso hace tan buen papel en el partido. Olona ha demostrado carácter e independencia, el pecado original para quien nos quiere con la pata quebrada y en casa. Y además no es Giorgia Meloni, aunque sea madre, cristiana, española y no sé qué más. Para ser Meloni, o ser Margaret Thatcher, o ser Marine Le Pen, tienes que ser la cabeza del partido, no intentar trepar dentro de él. Macarena Olona es dura, pero no lo suficiente como para sobrevivir en Vox. Que sirva de aviso a las mujeres que piensan que en ese partido las respetan y las llevan como a unas reinas: en cuanto tengan un solo pensamiento propio, se acabó.

*Periodista

Compartir el artículo

stats