+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

gala de entrega en el palacio de congresos

Mark Colle, con 'Los niños del parque', se lleva el oro del 'mundial de las flores'

El japonés Hideyuki Niwa, que expone en El Potro ‘El impulso de la pasión’, obtiene el segundo premio. Los seis patios en concurso consiguen 11.000 visitas en su primera jornada de puertas abiertas

 

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
20/10/2018

Más fotos

Las más bellas flores.

Ver galería completa

Las más bellas flores.

Ver galería completa

Las más bellas flores.

Ver galería completa

El colaborador de Christian Dior, el florista de alta costura, como lo han venido a bautizar en los círculos de entendidos, Mark Colle se hizo ayer con el oro del mundial de las flores, Flora 2018, por su instalación Los niños del parque. Un jurado de expertos compuesto por Rafael Doctor, director del Centro Andaluz de la Fotografía; Christopher Woodward, director del The Garden Museum de Londres, y Natasha Lisitsa, miembro de Waterlily Pond y ganadora de Flora 2017, destacó de la obra de Colle «su originalidad, adaptación al patio de la escuela Mateo Inurria, su audacia y su capacidad de permanencia en la memoria del espectador». El primer premio está dotado este año con 30.000 euros (el año pasado fueron 60.000 euros).

La plata fue para Hideyuki Niwa, un japonés de 45 años que lleva toda la vida entre flores, ya que su familia regentaba una floristería. De su instalación, titulada El impulso de la pasión y que se puede ver en la Posada del Potro, el jurado subrayó «su perfecta ejecución». El segundo premio está dotado este año con 10.000 euros y no los 40.000 de la primera edición. Pese a la reducción de la cuantía, estos premios siguen siendo los más cuantiosos de los que se entregan en los concursos de esta disciplina.

Los nombres de los ganadores, que la organización guardó con sumo celo tras las deliberaciones del jurado, se dieron a conocer anoche en una gala celebrada en el remozado Palacio de Congresos. Fue una gala especialmente floreada, no solo por el tema del festival sino porque todas las autoridades mujeres eligieron para la ocasión un vestido de flores, incluida la alcaldesa, Isabel Ambrosio. La primera edil y Juan Ceña, uno de los socios de Zizai Hotels, la cadena hotelera china que patrocina esta iniciativa, coincidieron en definir el concurso como «algo más que una fiesta para los sentidos», señalando la capacidad de Flora para «invitar al diálogo, al descubrimiento y al intercambio» de la mano del arte y de la presencia de artistas de los cinco continentes. Según Ceña, Flora pretende ser «una vacuna contra los fanatismos excluyentes» en la que las flores actúen como puente. Ambrosio, que aprovechó para destacar ante el público las bondades de Córdoba, «la ciudad más perfumada del mundo por sus 40.000 naranjos», abogó por crear «una marca Córdoba vinculada a la sutileza y la elegancia que representan las flores». Aunque quizás fue el sobrino del señor Fu, el chino que un día soñó Flora, quien ofreció un discurso más emocionado. En un español con acento chino cordobés, el joven Yinfeng Tang se esforzó por hacerse entender valiéndose de siete citas del sabio Confucio, con las que quiso exponer la filosofía de Flora según el señor Fu. Tras referirse a las intenciones de su tío de «hacer feliz a la población local y atraer emigrantes de lejos», Tang volvió a tirar de Confucio para referirse a las nobles metas de Zizai como las del caballero «que aprecia la justicia frente al hombre común que busca lo que le beneficia». Antes de acabar su elocuente discurso, Tang dio paso a un vídeo en el que el propietario de la cadena Zizai Hotels se dirigió al público desde China. «Aquí estamos a dos grados bajo cero», explicó, «este año no puedo estar allí, pero mi corazón está en Córdoba».

En el patio de butacas, junto a las floreadas autoridades, se encontraban el resto de artistas participantes, además de floristas de la ciudad, propietarios de patios, a los que Ambrosio también agradeció su entrega a las flores, familiares y miembros del enorme equipo de Flora, que incluye, entre otros, a asistentes y becarios seleccionados para la ocasión.

Mark Colle, ganador de Flora 2018. Foto: A.J. GONZÁLEZ

Mark Colle, vestido con traje, camiseta y zapatillas de deporte, llegó el último a la gala y, tras recoger el premio, venciendo su aparente timidez, agradeció el galardón. Por su parte, Hideyuki Niwa, de riguroso negro, agradeció la acogida de los cordobeses y la oportunidad de expresar su arte en Córdoba.

Tras la jornada de tregua a la lluvia de ayer, que permitió a 11.000 personas visitar las instalaciones en un solo día, hoy se prevé que las lluvias vuelvan a la ciudad, aunque el domingo se espera que remitan. Los patios estarán abiertos al público hasta el día 28 de octubre.

Temas relacionados