+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ANÁLISIS

Enseñar en el desierto

La actual presencia militar española en Irak se centra en formar al reconstruido ejército iraquí, a la Policía y al sector de la seguridad desde Besmayah, Bagdad y Taji, con el cuartel general en Kuwait

 

Un especialista del Ejército español, instruyendo a un participante del programa, en la operación Inherent Resolve, en Irak. - EMAD

Juan M. Niza Juan M. Niza
27/01/2018

Parafraseando el refrán, no se trata de pescar, y menos en las aguas revueltas de Irak, sino de enseñar a pescar a los propios iraquíes. Así podría resumirse, si se permite la simplificación, la operación Alfa-India, en la que se integrará la Brigada Guzmán el Bueno X con 370 efectivos. Al respecto, Diario CÓRDOBA ha podido conocer que en los últimos meses ya se ha hecho hincapie en la formación de los efectivos en el trabajo en entornos desérticos.

El contingente que parta de Cerro Muriano relevará, previsiblemente en noviembre, a los actuales soldados del Tercio Juan de Austria, Tercero de la Legión, y continuará con su objetivo de formar al reconstruido ejército iraquí, a la Policía y a técnicos del sector de la Seguridad de ese país, todo ello para que sirvan de apoyo a las estructuras del Estado iraquí, más aún en una época convulsa. Sin ir más lejos, la formación de 10.000 militares iraquíes por parte de las fuerzas españolas presentes en la zona se considera clave en los últimos meses para lograr la expulsión del Daesh de territorio iraquí.

El Ejército de Tierra en sus documentos públicos ya advierte de que el despliegue de España en Irak (que se realiza junto a otros 12 países, bajo iniciativa de EEUU y con el beneplácito de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU del 2014) está en proceso de revisión.

Sin embargo, es significativo ver cómo actualmente la misión en cinco bases operativas: con una importante presencia española en los casos de las bases de Bagdad y Besmayah, algo menos en la de Taji y sin participar con efectivos españoles en las de Erbil y Asad. El mando de la misión y de la coalición internacional, sin embargo, está en Kuwait, en donde trabaja el personal que España aporta al cuartel general.

Temas relacionados