+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

VUELCO EN LA INVESTIGACIÓN

Se reabre el ‘caso Marta del Castillo’ tras las pistas aportadas por la familia

Una presunta estafa bancaria habría causado la riña que provocó la muerte de la adolescente. El juzgado de Sevilla ordena a la Policia investigar a Javier Delgado, hermano de Miguel Carcaño

 

Los padres de Marta del Castillo y el abuelo durante una manifestación. - EFE / RAÚL CARO

Julia Camacho
15/02/2020

Más de una década después, la desaparición y asesinato de la joven sevillana Marta del Castillo sigue provocando sobresaltos judiciales. Un juzgado de Sevilla ha ordenado reabrir la pieza cerrada en 2013 contra Javier Delgado, hermano del único condenado, Miguel Carcaño, tras las pistas aportadas por la familia de la adolescente que apuntan a que ambos hombres estaban involucrados en una supuesta estafa bancaria y que la chica falleció al mediar en una pelea entre ambos por este motivo.

En un auto dictado ayer, el Juzgado de Instrucción 4 ordena a la Policía que llevó en su momento las pesquisas que compruebe la «veracidad» de la documentación aportada por la familia Del Castillo, a quien el propio Carcaño puso sobre la pista en una visita que le realizaron a la cárcel de Herrera de la Mancha, donde cumple una pena de 24 años de prisión. El magistrado ordena la comprobación de los hechos que ahora salen a la luz y, además, que se investigue si de ellos «pudiera esclarecerse el lugar en que se encuentre el cuerpo de Marta del Castillo o la posible participación en su muerte de terceras personas que hasta la fecha no estuviesen enjuiciadas».

El propio Antonio del Castillo desveló esta semana que la documentación que han ido recabando en los últimos meses les llevan a sostener que Carcaño y Delgado «falsificaron» nóminas de un supuesto bar donde Miguel nunca trabajó, declaraciones de la renta o incluso un informe de vida laboral, donde constaba como dado de alta en esa empresa de restauración. Todo ello con el objetivo de lograr del banco un préstamo de 108.000 euros para adquirir el piso de la calle León XIII.

En el relato que hace la familia, esa supuesta estafa sería el móvil del asesinato de Marta. La imposibilidad de hacer frente a las mensualidades de esa hipoteca y el hecho de que Carcaño se gastara parte del dinero en una moto y aparatos electrónicos derivó en una discusión entre ambos hermanos y la agresión a Carcaño que Marta trató de parar. Fue en ese momento cuando, según Miguel, su hermano Javier sacó entonces la pistola que llevaba, dado que trabajaba como vigilante de seguridad, y le propinó varios golpes en la cabeza con la culata del arma, causándole la muerte. Posteriormente, ambos jóvenes se deshicieron del cuerpo enterrándolo en una finca en La Rinconada, aunque nunca se localizó allí ningún rastro de Marta. «Hay más gente metida, personas que reciben dinero», argumentó el padre al desvelar este «posible fraude en la falsificación de documentos», convencido de que las pruebas documentales muestran que «hubo una discusión por impago de la hipoteca y la salida a la luz del fraude» que «los podía llevar a los dos a la cárcel».

archivado en el 2013 / Antes de conocer estas pruebas, el juez decidió archivar en el 2013 las pesquisas iniciadas tras una nueva versión, la séptima, ofrecida por Carcaño sobre lo que ocurrió la tarde del 24 de enero de 2009 en la vivienda familiar de la calle León XIII, y en la que apuntaba directamente a su hermano Javier como autor material de la muerte de Marta del Castillo y la posterior desaparición de su cadáver. Para el magistrado, se trataba de un relato «fantasioso e inconsistente», dado que había mareado a la Policía con diferentes teorías sobre cómo murió y dónde podía estar el cuerpo.

Pero la familia se aferró a esta versión, ya que siempre estuvo convencida de la participación de un adulto. Antonio del Castillo reconocía esta misma semana, tras desvelar el Diario de Sevilla las nuevas pruebas documentales aportadas en el juzgado, que «los documentos localizados dan veracidad» al menos a parte del relato que Carcaño le repitió en prisión, cuando además autorizó a la representación legal de la familia de Marta a acceder a la documentación del banco que corroboraría sus palabras. «Él dice que la mató el hermano y yo le doy más credibilidad», insistió entonces el progenitor de la adolescente, convencido de que en esta línea de investigación «puede estar la causa del crimen».

Respecto al posible paradero del cuerpo, Antonio del Castillo apuntó de nuevo a Delgado, deslizando que siempre consideró que éste «tiene la clave» acerca de dónde está el cadáver, y que lo habría movido a otro lugar desde la finca donde lo ocultó junto a Carcaño.