+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

¡Tantos cuentos!

 

Este pinocho, o alcornococho, cínico, que no hay madera suficiente en el mundo para lo que le crece la nariz; que mejora en sus tics a quien le mueve los hilos; que en unos meses ha superado a su gepeto; blancanieves con sus siete enanitos que vuelve loco al espejo de la madrastra; ceniciento conchabado con sus hermanastras para romper el zapatito de cristal y volvernos calabazas y ratones; bella durmiente para dormirnos en su tiempo; alicia en su país de las maravillas; mago de oz y vaciedades; tarzán con su chita y su jein; mogli en su selva con su balú y su baguira; ali baba y sus cuarenta ali babas con su ábrete sésamo ante la nada; aladino que quiere que creamos que su orinal es su lámpara maravillosa; pulgarcito en tratos con el ogro para degollar a quien se duerme; señor de los anillos en su sauron y gandalf, sus elfos y sus jobits; ripichip que se cree el león de narnia y nos encierra en su armario apolillado que no lleva a ningún sitio; gato con botas charlatán que engaña hasta a su dueño; capitán ahab y que nos hunda su ballena blanca; john silver el largo en su isla sin tesoro; míster jaid sin doctor yekil; frankestein a base de costuras; juan sin miedo convertido en otro fantasma del castillo. Este anfibio anuro que cree que a cada salto se convierte en príncipe; jarri póter y su magia para sacar humo; aprendiz de brujo que transforma cada escoba en más escoba; rey león con vocecita de bambi; dumbo que vuela con nuestras orejas. Este beatrix póter con sus bolsillos llenos de conejitos; principito, destruyendo todos los planetas; mari popins que nos dice que en su manga lleva una percha y otra percha, y ríe y no deja de reír; cascanueces que nos machaca la cabeza; geidi que trama con sus cabras matar al abuelo. Este sastrecillo valiente que engaña con un traje invisible al emperador. Este caperucita roja, flirteando con el lobo para comerse a la abuelita. Este barba azul y sus incontables cuartos vacíos; lechera con sus cuentas; cigarra que canta y cuenta a la hormiga que el invierno ya no existe. Este mil en dos rinconete y cortadillo, enseñando a timar a los trileros. ¡Este juego de tronos de esta historia interminable, érase una vez, colorín colorado este cuento no se ha acabado! ¡Y cuentos y más cuentos! ¡Tantos cuentos!

* Escritor

Opinión

Lucy

Miguel Ranchal

Weimar, 1919

José Luis Casas Sánchez

Eran rubias, el cabello suelto

Alberto Díaz-Villaseñor

Adevida

Jesús M. Coca López

El machismo de Unidas Podemos

Mercedes Valverde Abril

Cartas

Rafael Mir Jordano

Carrera de obstáculos

Francisco Gordón Suárez

Paco Morales

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Adevida

La regulación aprobada el año pasado por la Junta de Andalucía no solo perjudica al Baratillo, ...

CARTAS AL DIRECTOR / INTERNACIONAL

Peor, Trump, peor

Los “dueños del adjetivo” proclaman con el mismo Trump que “ha sido ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los miserables

No me refiero a la obra maestra del siglo XIX, novela del escritor y político Víctor Hugo, con ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA Y LENGUAJE

Para todos y todas

El PSOE y PSOA de Sánchez, junto a Unidos Podemos y Unidas Podemas del personaje de las grandes ...