+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El senado y los senadores

 

El senado y los senadores -

JOSE LUIS Casas Sánchez
11/03/2014

En la historia del parlamentarismo español solo dos textos constitucionales han establecido un sistema unicameral: el de 1812 y el de 1931. En este último, el debate final sobre este asunto tuvo lugar el 27 de octubre, cuando tras una breve defensa por parte de Miguel Villanueva de la enmienda que defendía la existencia de dos Cámaras (Congreso y Senado), intervino Niceto Alcalá-Zamora para justificar la necesidad del Senado, al tiempo que buena parte de su discurso se centró en las dificultades que un sistema unicameral tendría de cara al ejercicio de la presidencia de la República, un tema de carácter político a la vez que técnico y que a lo largo de la vida política de la II República tendría su trascendencia. Conviene recordar que Alcalá-Zamora ya había dimitido de la presidencia del Gobierno (hacía dos semanas) y que aún no se había planteado la cuestión de su candidatura a desempeñar la jefatura del Estado. Después de su intervención tuvieron lugar las de los partidarios de la cámara única: la del socialista Indalecio Prieto y la del radicalsocialista Angel Galarza, y a continuación dos a favor de la existencia del Senado: el radical Pedro Armasa y el federal Manuel Hilario Ayuso. Con posterioridad a la votación de la enmienda, que fue rechazada, intervino el radical Antonio Royo Villanova para insistir en una cuestión tratada por Alcalá-Zamora, y a la cual hemos hecho referencia, la de los poderes del presidente de la República ante la inexistencia del Senado.

Realizar una lectura de aquel debate, y de sus argumentaciones, tiene interés por cuanto uno de los temas de discusión en la política española es la necesidad del Senado, o cuando menos de su reforma en su estructura actual, con el objetivo de que responda a su verdadero sentido constitucional, ser una cámara de representación territorial, pero acorde con la realidad del momento, es decir, con la actual división en comunidades autónomas, inexistente en el momento de elaborarse la Constitución. No obstante, un sector de la sociedad se cuestiona la necesidad del Senado, a cuya falta de credibilidad política contribuye el comportamiento de los propios partidos políticos. En concreto, me refiero a la manera en que es utilizada la facultad de designar a un número determinado de senadores por parte de los parlamentos autonómicos. En el caso de Andalucía le corresponden nueve, y entre ellos se encuentran ahora mismo dos líderes más que amortizados para la vida pública: Javier Arenas y José Antonio Griñán. Hace unos días, la prensa recogía la posibilidad de que hubiese algún cambio entre los populares y que José Manuel Moreno ocupara uno de esos escaños, mientras que por los socialistas este fin de semana hemos sabido que Juan Pablo Durán pronto será senador. Los cambios a la hora de designar a los senadores nos conducen a pensar que no se tienen en cuenta criterios basados en la competencia de los aspirantes ni por supuesto en la defensa de los intereses generales.

Los ciudadanos deberíamos ser informados acerca de las razones por las que alguien llega a ser senador por voluntad de nuestros representantes. Por otro lado, de acuerdo con el Estatuto de Autonomía andaluz, en su art. 106, entre las funciones del Parlamento se halla la de designar a "los senadores y senadoras que correspondan a la Comunidad Autónoma". Dado, pues, que se trata de una competencia parlamentaria, me extrañó leer en este diario el pasado sábado las palabras del aspirante a senador cuando decía: "Espero responder a la confianza y expectativas que la Presidenta ha puesto en mí".

De donde se deduce que todo depende de la voluntad de quien preside el ejecutivo, procedimiento por tanto algo extraño y que aleja a los partidos políticos, una vez más, de un funcionamiento democrático.

* Catedrático de Historia

Opinión

¿Por qué una monarquía?

Manuel Piedrahita

Pisos

Antonio Agredano

El café de los maestros

José Manuel Cuenca Toribio

Algo cortitos sí son

Pedro de Silva

Mantra

Miguel Donate Salcedo

El objetivo

Joaquín Pérez Azaústre

El subsuelo

Magdalena Entrenas

Las cuentas del Consejo Europeo

Gabriel M. Pérez Alcalá

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
2 Comentarios
02

Por aourado 20:39 - 11.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Debemos de sentirnos orgullosos. Ya tenemos otro cordobés ilustre en Madrid. Pronto notaremos en Córdoba sus desvelos por nuestra ciudad. O no ?

01

Por G.Pedros 14:39 - 11.03.2014

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Muy oportuno este articulo Jose Luis, efectivamente el proyecto de Susana Diaz no es creible con acciones como la que vemos de nombrar a alguien senador para largarlo del ayuntamiento. Por cierto otra política amortizada y a la que han colocado en el senado es Fuensanta Coves. Tiene narices que a los becarios de Investigación de la UCO, normalmente con doctorado y un expediente de notas brutal, la Junta no les haya renovado la beca y hayan acabado en el paro y sin cotizar y a JP Duran le hayan averiguado ya un futuro lujoso.