+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Mirar y ver

Saber embaucar

"Hay que reconocerles un valor: han descubierto la importancia de escuchar, de acercarse, de saberse cálidos y hasta mágicos"

 

Isabel Agüera Isabel Agüera
19/03/2019

Bastarse a sí mismo es una forma de felicidad. Aristóteles. No obstante es bastante infrecuente que el ser humano pierda el miedo a ser feliz, sin esperar grandes cosas de los demás. Y es por eso que se sienta abocado, en incesante búsqueda, al remedio fácil, a la ayuda que, a cualquier precio, pueda encontrar sin que medie, la mayoría de las veces, ni tan siquiera amistad, profesionalidad ni, por supuesto, mera estima. Proliferan, pues, embaucadores a los que, no obstante, hay que reconocerles un valor: han descubierto la importancia de escuchar, de acercarse, de saberse cálidos y hasta mágicos, y la gente sana, cura, es feliz, cuando se sabe atendida por tales prerrogativas. Vivimos en una sociedad que potencia el escepticismo de seres humanos tan dados a la comunicación, al intercambio de emociones, problemas, etc. Pero no ha lugar a tal en un mundo duro de oído a la calidez de la palabra, porque son demasiados los ruidos interiores y ellos nos ahogan en una especie de indiferencia absoluta hacia el otro que se nos aleja frustrado, maltratado. Y es que los tiempos han dado un vuelco total a la comunicación. Y es por eso que tengamos que aprender a caminar solos y sin lamentaciones. Y no estoy despreciando, ni mucho menos, el valor de la compañía, ni la ayuda que nos pueda ser dada, estoy, eso sí, queriendo transmitir mi experiencia de cómo podemos ayudarnos a nosotros mismos, sin tener que depender, a cada paso, de la opinión, del consejo, de las palabras del otro, que no pongo en duda su sabiduría y eficacia. Dudo, eso sí, de que estén a punto cuando justo las necesitemos. Hablamos a oídos sordos, somos oídos taponados para cuantas comunicaciones se nos hagan, si no nos va en ellas un auténtico interés personal. Y algo más sutil: si escuchamos, pocas veces, no apostillamos hasta la mejor noticia con un, sí, pero... que lleva implícita una crítica que llegue al otro, menguando su posible felicidad.

* Maestra y escritora

Opinión

La hora del rey

Miguel Aguilar

No somos tan buenos

Marcos Santiago Cortés

Un final deshonroso

Joaquín Rábago

La ejemplaridad perdida

Ramón Punset

Salvar la monarquía

Francisco Dancausa

Mucho más carilla

José Manuel Ballesteros Pastor

¿Qué más quieren?

JUAN JOSÉ Millás

Tras los pasos de Cristina

PILAR Garcés Periodista

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...