+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Para ti, para mí

El otoño de Pablo

 

Antonio Gil Antonio Gil
22/11/2019

El otoño de Pablo García Baena, el poeta andaluz perteneciente al Grupo Cántico, la estación que entonaba en su hermoso poema Otoño en los castaños, nos viene de nuevo a la memoria, en este otoño sin par, otoño caliente políticamente, de lluvias tardías e inciertas como la vida misma. Casi siempre nos encontramos con datos nuevos de su vida o quizás menos conocidos, por ejemplo, que pasaba algunas temporadas veraniegas en monasterios como Silos, no haciendo vida de monje sino como un oblato que entrara al claustro antiguo a contemplar. «Pablo es un contemplador», le definían sus biógrafos, o mejor, sus amigos y admiradores cuando hablaban de él, de su sencillez, de su sobriedad, -«Pablo es educadamente sobrio», decían-, de su tolerancia. Y algunos se atrevieron a describir su religiosidad con estas palabras ciertamente audaces pero bellas: «Pablo era un pagano del cristianismo romano y apostólico, con cruz pero sin hogueras, con una infinita y jubilosa tolerancia. Enamorado de la belleza moceril del cuerpo, consecuentemente enamorado también del alma y de las nobles sedas bizantinas de los santos. Predicador humilde de la justicia, del bien para todos, de una vida más bellas y más noble, tan lejana...». A Pablo le recordaré siempre en las naves de la parroquia de san Lorenzo, con su asistencia fiel a los cultos del Remedio de Ánimas y de Nuestra Señora de las Tristezas, y recorriendo el Vía Crucis, tras la imagen impresionante, entre silencios y miradas encendidas a nuestro paso por la calle Roelas, por la calle Cristo, donde la cruz casi rozaba las aceras. A Pablo siempre lo evocamos con cariño y le abrazamos musitando sus versos, dedicados al otoño: «Estoy echado solo, con Dios y mi poesía, / sobre la tierra húmeda del castañar que el viento / del otoño descrencha con su peine de frío». O su breve poema Otoño en Málaga: «Huésped ligero el otoño llega / silencioso hasta Málaga. Yo rezo / por sus vendas benéficas de lluvia / fajando el dulce corazón maltrecho / del verano y su carne». Gracias, Pablo, por tu presencia, en el corazón de esta ciudad, recordándote siempre.

* Sacerdote y periodista

Opinión

La igualdad en el ser

Mercedes Valverde Abril

‘Tujatane’

Federico Roca

Bumerán

Magdalena Entrenas

El doble rasero

Luis M. Alonso

Verano del 20

Rosa Luque

Informe médico económico

Gabriel M. Pérez Alcalá

En el interior

Manuel Muñoz Rojo

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...