+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

Nuestra casa

 

Me refiero, por supuesto, a nuestro planeta. Nos está diciendo, por todos los medios que tiene a su alcance, que sufre y agoniza a causa de cómo lo maltratamos. Nosotros, en nuestro vanidad enfermiza, no queremos escucharlo, ni siquiera tomar conciencia de ello, porque aún no nos queremos enterar de que todos vivimos en él, de que desde lo más minúsculo, como pisar una flor, a lo más visible, como un incendio, nos afecta a todos. No vemos que tal como nos estamos tratando a nosotros mismos, tratamos a todo lo que nos rodea. Nuestro planeta es el reflejo de nuestra alma, y más en este occidente egoísta al que hemos abocado. El consumismo nos ha convertido en individualistas, y formamos una masa informe, estúpida, pendiente cada cual de sus banalidades. Todo lo que no es rentable para ser comprado o vendido, se desprecia y hay que eliminarlo, tanto si es objeto, planta, animal, persona, tiempo. Así, los niños, los ancianos, los pobres, los enfermos, como no producen, sobran en esta sociedad hedonista, que vive llena de espejismos, en la perpetua fantasía de la eterna juventud, de que va a permanecer siempre, de que el sufrimiento le sucede a otro, de que todo se soluciona con dinero o con poder, no pensando, no viendo, no tomando conciencia nada más que del interés propio. Y esto nos lleva a no valorarnos como seres humanos; es decir, a perder el sentido de la dignidad, de que es mejor morir antes que ser usados, humillados, utilizados por otros para sus intereses, sus caprichos, sus violencias, sus mentiras, sus manipulaciones y sus necedades. Hemos construido un mundo de niños, que juegan a adultos, a sabios, a comprometidos, a libres, cuando la realidad es que no somos capaces ni de comprometernos con no tirar un papel al suelo, con no contaminar, con no cuidar de nuestro cuerpo y nuestra alma, evitándoles mentiras, tensiones, falsedades, drogas, malos tratos, faltas de respeto, estrés, incomunicación. Y si hacemos esto con nosotros y nuestro tiempo, que se sobreentiende que es lo que más queremos, qué no vamos a hacer con nuestros hijos, nuestros compañeros en la casa, en el bar, en el autobús; con la persona de otro sexo, otro país, otra raza, otra religión; con el animal, el pájaro, el árbol, el río, el bosque, el aire, el cosmos, Dios.

* Escritor

Temas relacionados
 
festividad popular

¿Quieres saber cuál es el programa de fiestas de San Rafael 2019?

El tiempo será favorable para que los cordobeses puedan ir a Los Villares a cocinar el tradicional perol ...

Opinión

Gestos de quita y pon

Juan M. Niza

Rupturas

Gabriel M. Pérez Alcalá

Los muertos no dialogan

Marcos Santiago Cortés

El club de las poetas muertas

Lucía Etxebarria

Matilde Cano

Diario Córdoba

Cristina Morales

Diario Córdoba

Félix S. Manrique

Diario Córdoba

Aparcamiento de autobuses

RAFAEL Martín

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / AL GOBIERNO 'EN FUNCIONES'

¿Quién da más?

Ya le dieron al Gobierno "en funciones" el visto bueno desde el Supremo para exhumar a Francisco ...

CARTAS AL DIRECTOR / ORDEN MUNDIAL

24 de octubre, Día de las Naciones Unidas

Concluida la I Guerra Mundial y horrorizados por la atroz desolación del vasto conflicto, en 1919 ...

CARTAS AL DIRECTOR / JUSTICIA

Grande Marlaska sigue un manual 'antigüillo'

Cuenta el periodista Rafael Salazar Soto que un colega le preguntó a Eloy Vaquero, ministro del ...

CARTAS AL DIRECTOR / MONARQUÍA

El compromiso de Leonor de Borbón

Hay que aplaudir la entereza, el semblante y la determinación de Leonor de Borbón, Princesa de ...