+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Tribuna abierta

La mentira

 

La mentira -

La gestión política a nivel mundial del covid-19 se ha ido improvisando conforme se están produciendo los acontecimientos, lidiando con la primera pandemia retransmitida en directo y en abierto. Lo que se decía ayer ya no sirve para hoy, en un debate permanente entre el conocimiento y la realidad. Los científicos avanzando y descubriendo por minutos, los políticos intentando comprender y preocupados por trasladar a la población los mejores datos posibles dentro de la crisis global.

Es cierto que no todos los gobernantes han actuado de la misma forma, unos se han comprometido más con los daños económicos colaterales provocados por largos periodos de confinamiento y despidos o cierres masivos de millones de empresas. Otros han intentado ignorar los efectos mortales de este asesino en serie minimizando su letalidad, poniendo al límite del desastre a la ciudadanía. La historia y las urnas les juzgarán.

Sin embargo, lo que sí parece claro es que todos nos mienten, bien sean mentiras piadosas (no querer alarmar a la población con números de contagiados y muertes), bien sea para no mostrar debilidad en el panorama internacional del que dependen sus relaciones comerciales y políticas. Por unos u otros motivos, son bastantes sospechosos los datos que nos ofrecen. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que los datos facilitados por los gobiernos necesitan de un chequeo de la organización que, por cierto, no puede darse en todos los países.

Cuando China traslada sus datos de 4.638 muertes y 84.000 contagiados nadie en el mundo cree que estas cifras fuesen ciertas. Los investigadores más conservadores cifraban los efectos en el origen de la pandemia en no menos de 500.000 contagiados y 25.000 muertes, muy lejos de los datos ofrecidos por el gobierno chino. Y como en todo se ha copiado a China, tanto para combatir el virus como para gestionar la crisis, no podemos creernos que Rusia, por ejemplo, tenga 100.000 contagios y 3.244 muertes; o que Estados Unidos reporte 100.000 fallecidos y 1,7 millones de contagiados, cuando tardó semanas en poner algún tipo de medida para controlar la expansión de contagios; o que Brasil solo cuente con 330.000 positivos y 3.250 muertes. No se lo creen ni ellos.

Cada país trata los datos según sus intereses. A nivel interno pretenden que sus poblaciones no les juzguen por una mala gestión sanitaria y daños colaterales económicos para un futuro inmediato. Pero siguiendo una proporción contable, con un margen de error de +-5%, podemos afirmar que el número real de contagiados a nivel mundial ascenderá 25 millones de personas y la letalidad alcanzará a más de 1,5 millones de personas.

Lo más preocupante van a ser los datos de América Latina, ya que se concentra la pandemia en dicha zona para lo que resta de mayo, junio y julio, así como el continente africano donde los datos reales van a ser muy difícil de conseguir. Las capacidades de atención sanitaria en África nos van a proporcionar datos muy alarmantes, aunque no creemos que nunca nos den los datos reales.

Esta realidad de aplicación de la manipulación de los datos nos debe hacer reflexionar sobre la necesidad de contar con un sistema globalizado de control de salud, más allá de la gestión coordinadora de la OMS, que aplicase el control sobre las políticas públicas de salud en todos los países y las medidas y datos de gestión de epidemias y pandemias. No sabemos si esto será asumible por los gobiernos, que perderían en control de la información, pero si no se aplica viviremos siempre instalados en la mentira.

* Experto en Relaciones Internacionales

Opinión

Un cambio de verdad

Alejandro López Andrada

Vacaciones irreales

Francisco Gordón Suárez

Vida y derechos

Rafaela Pastor

En recuerdo de Antonio Portillo

Juan E. Benito Pérez

Zona azul y zona verde

Diario Córdoba

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

María Teresa Anguita González

45 años de pandemia

Antonio Miranda Sáez

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Fernando Casado Raigón. Médico del Hospital de Cabra

Jesucristo iría en bicicleta

Julián Blanco Ramírez

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Zona azul y zona verde

Leo en el Diario CORDOBA que se van a licitar para empresas explotadoras nuevas plazas de zona ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...