+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Dios Amor

 

Dios Amor - CHENCHO MARTÍNEZ

Buscas tentar mi fe: «¡No sé cómo Dios permite esto!». Y yo te digo: «¿Dios?... Dios creó la vida según lo que Él es: todo amor. Pero los humanos, en nuestra incansable vanidad, la queremos recrear no con las pautas del amor, en las que ya está creada, sino con las del poder, el dinero, la violencia, la mentira… Y la vida nos responde tal como la tratamos. Es así de simple y de sencillo. Si mis pulmones están hechos para respirar aire, me ahogo bajo el agua; un pez, al contrario. No puedo pervertir eso; estoy hecho así. Si la vida ha sido creada para el amor, al planearla de otra manera sufro las consecuencias. Dios no tiene nada que ver». Pero insistes: «Pues un niño no ha hecho nada para que le llegue sufrimiento». Y yo te contesto: Ésta es la otra parte de la misma cuestión. En nuestro inagotable egoísmo, no somos conscientes de que lo que nos procuremos a nosotros mismos se lo procuramos a los demás y al universo. Si yo no amo, transmito esa violencia al mundo, en el pasado, el presente y el futuro. Un hilo muy sutil pero inquebrantable nos une al todo, y por eso el todo depende de cada uno y cada uno depende del todo. No hay otro universo al que podamos emigrar. El amor de Dios es así de poderoso o de inútil. Poderoso si cuenta con nosotros para que la vida prospere hacia dentro y hacia lo que nos rodea; inútil si rechazamos el amor. Estamos hechos de amor. El egoísta es incapaz de amar. Por eso trata mejor a sus objetos que a sí mismo, sin conciencia de que vive creando y recibiendo muerte. Maltrato, humillaciones, dependencias. Si vivimos así la vida, ¿cómo nos va a responder la vida? Dios no puede hacer nada; no es un mago que interviene en la Historia cada vez que descomponemos el mundo. Él creó la vida y nos pone en ella para que disfrutemos y sigamos su obra, siendo prolongaciones de su amor. Pero no vivimos así, y así recibimos las consecuencias. Porque el drama del ser humano es que, haga lo que haga, no puede dejar de ser humano. Es decir, que tenemos que atenernos a las pautas morales con las que somos creados; cuanto más nos alejemos del amor, más padecemos su vacío. No podemos crear vida sin amor, sino sólo sufrimiento. O nos armonizamos con el orden moral que somos o sufrimos las consecuencias. Es así de exacto y de objetivo.

* Escritor

Temas relacionados
 
Opinión

Matar al mensajero

Cristina Pardo

Los nombres de negro

ALBERTO Barciela

Flamenco

Marcos Santiago Cortés

La Térmica

Miguel Ranchal

Estrategia española de economía circular

FRANCISCO SOLANO Cobos Ruiz

Democracia maloliente

Alberto Díaz-Villaseñor

Jesucristo iría en bicicleta

Julián Blanco Ramírez

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Fernando Casado Raigón. Médico del Hospital de Cabra

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...

 
 
2 Comentarios
02

Por Visión crítica 14:32 - 26.03.2020

Me ha gustado mucho su artículo. Hay que tener Fe y confianza. San Ignacio oraba en la contemplación, observando y poniendo todos los sentidos en la oración. Ahora, ante la delicada situación que vivimos, todos vemos, oímos, sentimos la solidaridad de la gente. Contemplémoslo con el corazón. Y esa ayuda que cada uno desde si situación particular da, aunque no tenga fe, lo hace por amor al otro. Es una manera de presentarse Dios, a través de la gente sin que esta misma lo sepa, pero es que Dios no busca protagonismo, actúa sigilosamente. Fe y Confianza

01

Por COMECOR 11:36 - 26.03.2020

Tienes muchísima razón. En este mundo, cada vez más globalizado, el ser humano está perdiendo lo que la RAE dice sobre el amor: “Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser”. “Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo”. El amor fraterno, el amor al prójimo, como predicó Jesucristo, cuando dijo, “Amaos los unos a los otros como yo os he amado”, brilla, cada vez más, por su ausencia, en este mundo cada vez más materialista, y, a su vez, mas “drogadizado” en ese placer que el avance tecnológico informático está imponiendo a la humanidad. Y, por supuesto, esa otra frase de Jesús de Nazaret, “Yo soy el camino, la verdad y la vida”, frase que propugna el verdadero sentido de todo lo que El enseñó, indicándonos, con ello, que quien haga todo lo que El propuso, creerá en El y será como El; frase que argumenta que El representa el pilar fundamental de la verdadera doctrina cristiana; frase que nos dice, también, que Jesucristo salva, y que, separados de Él, nada podemos hacer, es, por desgracia, un razonamiento de fe cristiana que, la gran mayoría de la población mundial, no le hace ni puñetero caso.