+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Sin tinta

Mi diario del coronavirus en Córdoba, día 32: Baena

De El Caído al desfile de las Estaciones de Baena y el dibujo de Paquito, que reconforta el corazón. Pasando por los calcetines de croché

 

Paquito ha dibujado así la Semana Santa de Baena. -

María Olmo María Olmo
09/04/2020

Entre los recuerdos de la Semana Santa brilla con luz propia el Jueves Santo, que el refranero incluye en los tres jueves del año que relucen más que el sol. Aquí, en una Córdoba sin coronavirus, hubiera salido de San Cayetano Jesús El Caído, adentrándose en las callejas hasta volver ya de madrugada al templo. Color morado, toreros y banderilleros detrás de la imagen, las mujeres de mantilla -aquellas rebeldes y valientes que no acataron una efímera prohibición episcopal han dejado su huella- y la devoción en el camino.

Hay otros muchos recuerdos del Jueves Santo. Era un día importantísimo. De niñas, nos ponían las mejores galas, el vestido y los zapatos más nuevos y hasta esas rebecas primorosas y calcetines de croché que se clavaban y dejaban la piel con los agujeritos dibujados. Los Oficios eran un rollo, a qué negarlo, solo se amenizaban con el Lavatorio de los pies, pero la fiesta flotaba en el aire, con torrijas y paseos familiares.

Hoy nada, otro día cualquiera, en casa. Entra por la ventana un sol nublado que reverbera menos que el de los recuerdos y tengo delante el minucioso dibujo que Paquito ha hecho de la Semana Santa de Baena. Apenas lo ha coloreado, pero no le falta un perejil. La gente en los balcones no está confinada, sino con sus velas que alumbran viendo pasar el desfile. Puede que represente el Jueves Santo, pues no hay imágenes, y en Baena, la tarde de ese día, es del desfile de las Estaciones: todas las cofradías una detrás de otra sin sus santos:tambores, nazarenos, figuras bíblicas, romanos, sayones... Me dejan que cuelgue en internet el dibujo, con sus casas, sus farolas, su gente mirando, los penachos, los tambores... Este año no recibiré en mi wasap la foto de la palma que todavía siguen poniendo todas las semanas santas en la calle del que fue párroco de Santa María la Mayor, el sacerdote Virgilio Olmo, al que todavía siguen recordando con cariño tantos años después de su fallecimiento. Esa foto. Otra cosa que me roba el coronavirus, aunque me regala a cambio el dibujo de Paquito, que reconforta mi corazón, porque, a veces, recordar con tristeza es necesario. 

Opinión

La HOAC da inicio a su curso

José Cobos Ruiz de Adana

Sembrar

Miguel Aguilar

Salud mental

Francisco García-Calabrés Cobo

Consecuencias

Magdalena Entrenas

¡España, lo importante!

Ricardo Rojas Peinado

Sin cartas de navegación

Carlos Cabrera

Mi olvido

José Manuel Ballesteros Pastor

Djokovic, un segundo de más

MATÍAS Vallés Periodista

El gran cine nunca se va

Periodista PEDRO de Silva

Lectores
FELICITACIÓN

A la Legión, en su centenario

No me pasan inadvertidos los cien primeros años de la Legión, un cuerpo del ejército español ...

MANTENIMIENTO

Parque Cruz Conde

Llevo más de 2o años visitando todos los días (o casi todos) este paraíso de Córdoba. En general ...

DEPORTE EN EL BARRIO

Skatepark Arroyo del Moro

Querido alcalde de Córdoba: Soy Enrique, tengo 12 años y vivo en la zona de Arroyo del Moro. Le ...

SOCIEDAD

Se nos fue Pelagio

¡Un auténtico mazazo cuando mi hija me comunicaba por teléfono que Pelagio Forcada se había ...