+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Colaboración

Dejarse ir

 

Isabel Llanos López Isabel Llanos López
31/08/2018

Son las vacaciones una necesidad. Un descanso de la vida cotidiana. No hace falta salir fuera para escapar de la rutina. A modo de técnica de relajación para nuestra mente inquieta y absorta en los problemas y dificultades con que engarzamos los días a las semanas, a los meses, y estos a los años, un periodo de paréntesis constituye, sin duda, una válvula de escape imprescindible. Nos convertimos en seres gozosos que disfrutamos de antemano ante la perspectiva de un tiempo de libertad frente a las obligaciones adquiridas, incluso a sabiendas de que este tiene las horas contadas, y nunca mejor dicho. Los últimos días ya son casi un infierno de ansiedad anticipatoria: se vislumbra la cuesta de septiembre, el acopio de los últimos libros del colegio, ¿servirán los uniformes o la ropa tras el estirón del verano a los niños o nos apretará demasiado la nuestra tras el paso por los chiringuitos a los adultos? Para convivir con el día a día apenas hace falta robar 15 minutos a la jornada. Quince minutos de lujo en los que nos otorguemos el papel protagonista. Quince minutos de deleite contra los otros 1.425 dedicados a la supervivencia. Quince minutos que se erijan en la tabla de salvación emocional para sobrellevar el año que queda por delante hasta reiniciar el ciclo. Y es que para mí, desde que la configuración del curso escolar me estructuró la mente, el año no se inicia en enero sino en septiembre. En eso somos todos un poco niños, porque la primavera y los calores nos sacan la sonrisa y las ganas de no poner un pie en casa, todo lo contrario que el fin del verano.

* Periodista

Opinión

Mascarillas

Francisco Dancausa

Poder por el poder

Miguel Valcárcel

Antonio el de ‘La Zúa’

Marcos Santiago Cortés

El turista occipital

Miguel Ranchal

El primer café...

Antonio J. Mialdea Baena

Kropotkin

José Luis Casas Sánchez

Medicina eclesiástica

Alberto Díaz-Villaseñor

Celebrar la vida

Lola Alonso del Pozo

Re-Mi-Do-Do-Sol

Carlos Miraz

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Un agradecimiento a la solidaridad desde el sur

La carta relata el movimiento de apoyo surgido de personas voluntarias que se han ido ofreciendo a ...

CARTAS AL DIRECTOR

Al doctor Juan Ballesteros Rodríguez

Muy querido don Juan: Sé que entiende lo que pasó ayer por mi cabeza, cuando leí su comunicado en ...

CARTAS AL DIRECTOR

Hoy hemos tenido un sueño

Hola familias, hoy hemos tenido un sueño. Nuestro reloj ha sonado como cada mañana. Hemos tomado ...

CARTAS AL DIRECTOR

Los grandes olvidados del covid-19

La pandemia del coronavirus marcará un antes y un después en la historia de España y en los ...

 
 
1 Comentario
01

Por Juan Gutiérrez 10:48 - 31.08.2018

Soy de la opinión de que la rutina deviene de la repetición no creativa de las ocupaciones varias que tenemos diariamente. Por eso, en contra de la Sra escribidora soy de los que pienso que las vacaciones o son un cambio de actividad o son un tiempo de engaño al aburrimiento de quien vive instalado en la rutina que no en la experiencia creativa.