+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

La coz y la flor

 

Te da igual agacharte a colocar la flor y dar un coz que dar una coz y colocar la flor. Para ti es lo mismo: la pícara trapacería de tu violencia. Posees un alma tan vacía que crees que tu violencia nacionalista no se volverá contra tu pueblo. Aún no has aprendido nada de la Historia; piensas que tu ideología te protegerá de esa violencia, porque pase lo que pase tú siempre te salvarás: si hay jaleo, estarás en primera fila en la frontera para dejar al pueblo en la estacada, y volver cuando la cosa se arregle y colocarte la medalla. Todo lo justificas con tu vanidad, porque vives molusco en tu concha del acantilado. Posees un alma tan huera que te resbala por tu giba lo que humillas a quienes sufren; total, solo son hormigas bajo tus pezuñas. Tu conciencia es un miope gusano que pudre todo lo que rumia. Para ti, una flor solo es otra mentira; tu poder no necesita los sueños rotos por un atentado y sus recuerdos tristes para siempre. Divides el mundo entre tus serviles, que son solo la proyección de tu necedad, y los demás. No llegas más allá. Por eso depositas flores a coces y sueñas que escribes el libro de la Historia. Pero tú solo sabes garabatear, tachar y emborronar páginas con tu caligrafía cerril y tu pluma roma, empapada en la sangre que harás derramar con tu demencia. Eres tan pobre que crees poder vivir en la nada. Lo destrozas todo, pero sueñas feliz, porque el absurdo es la criatura de tu parto. Para ti, las víctimas solo son la oquedad de tu cabeza, esa caja de huesos donde resuena el vacío que engendras cada noche y alumbras cada día. Y llevas la flor, sonríes a las cámaras, hablas, hablas, hablas, con ese razonar que conviertes en ácido para la llaga del dolor de quienes sufren. Y encima tienes suerte: frente a la coz, la flor de un gobierno que juega con tus amenazas a hacer piruetas de sofismas baratos y metafísica de cafetería de facultad, porque tus palabras no tienen importancia en tiempo y forma, y todo es cuestión de convertir la política en un juzgado de guardia. Sí; para el poder las palabras solo son el artificio para mentir, manipular y traicionar. Y aquí no pasa nada. Tenemos que aprobar como sea los presupuestos generales, porque si vamos a unas elecciones perdemos la bicoca de estar en el poder sin elecciones.

* Escritor

Opinión

Irán, o dar la mano

Joaquín Pérez Azaústre

Sobre empatía y simpatía

Fernando Jiménez H. Pinzón

Mujeres y carreras

Marta Roqueta

Suicidios: realidad y tema tabú

Jesús López-Medel

‘Impasse’ en Israel

Ignacio Álvarez- Ossorio

Manu Leal

Diario Córdoba

Juan Guaidó

Diario Córdoba

Juan P. Isaza

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / BÁDMINTON

Una nueva Carolina Marín

Carolina lo ha ganado todo. Campeona olímpica en Río de Janeiro 2016, y tres veces campeona del ...

CARTAS AL DIRECTOR / ILUMINACIÓN

Una calle sin luces

Ya empezamos los ciudadanos de a pie a sufrir las consecuencias del gasto y aumento ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A los amigos de Antonio

Siento la necesidad de escribir estas líneas porque estoy en deuda con todos vosotros. Mi hermano ...

CARTAS AL DIRECTOR / PALACIO DE MAXIMIANO

Dos perros ‘okupas’

¡Para lo que ha quedado nuestro rico patrimonio histórico! El palacio de Maximiano Hercúleo, ...