+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Hoy

Andalucía

 

Espero en otra cola más de otra ventanilla más de otra oficina más para otro papeleo más de otro trámite más de otro papeleo más en otra mañana más de otro día más de otra soledad más. Nos atiende el enano de turno, otro enano más, sicario del Poder, maltratador de almas, rufián de la chusma, alguacil de la hora, dando zurriagazos a los contribuyentes, con su voz gangosa, su nariz, encogida en su asco permanente, sus gafas de intelectual último modelo, su barriga enhiesta; este jaque pelanas, gozque de su dueño, con su permanente alifafe, su husmo, haciendo derrotes desde su toril, fruto del cabildeo de sus jefes, con su ronca continua, baladrón en su oficio, en permanentes visajes de mala digestión y mala... lo que dan las ubres de las mamíferas. Delante de mí, un hombre, otro hombre, pelo blanco, unos setenta años, presenta bajo el arco de la ventanilla su papel, otro papel. El sicario lo mira con su expresión de asco, y se lo devuelve diciéndole que le faltan documentos, y le señala la lista que aparece al envés de la hoja. El hombre, otro hombre, sin apenas voz de dignidad, le dice al sicario, otro sicario, que no sabe leer. Y el sicario le soluciona el problema inmediatamente: que se busque a alguien para que se lo lea. Yo noto que me hierve la aorta. Veo las almas muertas de Gogol, inmensas estepas desoladas, nuestra pobre tierra, arrasada por casi cuarenta años más de más dictadura y de más nada. Muchos se preguntan por qué no cambia el régimen. ¡Quién va a votar en esta permanente pantomima de democracia y elecciones! ¡Han tenido que emigrar tantas almas por esta sangría permanente de más de un siglo! ¡Y viva mi dueño! ¡Y la corte de los milagros! El teatrillo de maese Pedro con su retablo de Melisendra. Y a Andalucía no la va a conocer ni la madre que la trajo a este valle de lágrimas. Y el sicario, en su butacón, con su certeza absoluta de que le debemos muchos favores, de que el dinero público no es de nadie; con todo depilado de tanto tocarse desde el nervio vago hasta el pudendo y el infinito y más allá del plexo sacro y el pubocoxígeo. Y la vida ya no es sueño, es pesadilla. Y hemos superado con creces a la España de Cervantes, Quevedo, Calderón, Unamuno, Machado y Valle-Inclán. Y «cómo me hieren en el alma las cosas de Andalucía».

* Escritor

Opinión

Elogio de la bondad

Alejandro López Andrada

Soy o no soy

José Manuel Ballesteros Pastor

Grados

Camilo José Cela Conde

El arte de resistir

Rosa Luque

La médico

Pilar Galán

La lección italiana

Daniel Capó

Peroles

Francisco Dancausa

Actualizar nuestro himno

Marcos Santiago Cortés

José Jiménez Poyato en la memoria

José Cobos Ruiz de Adana

Lectores
CARTA

...Y se marchó

A la familia de don Antonio, maestro del Colegio Santos Mártires de Córdoba, en nombre de todos ...

CARTA

Andalucía: Ismo

Añil trémolo de dorada impronta y eterno donaire. Incunable primavera reverdece en brisa nacarada, ...

CARTA ILUSTRADA

El agradecimiento de la AECC

Soy María Auxiliadora Cabanás, presidenta de la Junta Provincial de Córdoba desde el año pasado, ...

CARTAS AL DIRECTOR / LA EXPLOSIÓN DE GAS

País de justicia archivada

Un nuevo escándalo judicial en un caso con cuatro muertos, diez heridos y docenas de personas ...

 
 
2 Comentarios
02

Por Juan 14:16 - 22.11.2018

Enano de turno, sicario del Poder, maltratador de almas, rufián de la chusma, alguacil de la hora, etc. Se está usted retratando, sr. Ballesteros, además todo lo que dice en su artículo es mentira.

01

Por alcorque 11:59 - 22.11.2018

He dudado mucho en escribir estas breves líneas.El artículo(?) no hace si no repetir como un papagayo cuestiones comunes,de barra de bar, sobre Andalucía(?)el funcionariado-el protagonista-sicario, lo es,- y no se cuantas cosas mas. En fin había que escribir de algo y si no hay tema en el caletre, pues se usa el que está mas de moda y todos contentos.