+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los que aman a Córdoba

 

Busto de Manolete en la plaza de la Lagunilla. - SÁNCHEZ MORENO

10/11/2017

Como si fuera una banderilla negra o explosiva, usadas en las corridas de toros para castigar al toro, o la técnica ilegal del sacacorchos o el mete-saca de los picadores que provoca grandes lesiones y hemorragias como una impericia con el estoque, como lo son el 80% de las que ejecutan los profesionales del toreo o un deficiente apuntillado final que provoca agonía y sufrimiento del toro, el que realizan los amantes del toro, así ha sentado al mundo homónimo cordobés el que algunas formaciones políticas de la ciudad se posicionen en contra del título de Hijo Predilecto a Manolete.

Algunos, apoyados por políticos y formaciones políticas afines con afición a los toros, poseídos por la única verdad en estos temas e investidos de toda falta de empatía y argumentos sobre el bienestar animal se erigen, como triunfos, en los únicos y verdaderos amantes de Córdoba. Sentencian entonces: «Están en contra de todo lo que huele a España» o «estar contra el nombramiento es no amar a Córdoba». Se han preguntado acaso ¿a qué huele España?, ¿qué es amar a Córdoba? Somos un pueblo y una ciudad moderna, del siglo XXI, con una Historia milenaria de la que sentirnos orgullosos. Somos una pluralidad de pensamientos, ideas y actos, unos mejores que otros. Los tiempos de la imposición por parte del sector de poder y minoritario de culturas, de religión o de formas de familia o de cómo afrontar la vida que se nos ofrece en la ciudad ha cambiado y, como lo ha hecho, tiene que ser a mejor sin duda.

Pues, España huele hace tiempo a corrupción de políticos, a evasores de impuestos muchos dedicados al mundo de la fiesta y el espectáculo, a falsos patriotas que solo quieren la confrontación y la violencia, a personas en paro desesperadas y desahuciadas, a un Gobierno que roba a sus propios gobernados.

Pues, amar a Córdoba es pasear y disfrutar de sus rincones, pagar los impuestos que nos corresponden para que a todas nos llegue eso que llaman Estado del bienestar, aportar ideas y querer que la ciudad sea sostenible, sin contaminación que afecte nuestra salud, sin violencias de ningún tipo; de libertad entendida, no para realizar actos de crueldad con animales.

Amar, en definitiva, una ciudad de Ciencia. Conciencia. Convivencia. Y justa.

Rafael A. Luna Murillo, veterinario y simpatizante de EQUO

Córdoba

Temas relacionados
 
Opinión

Tontuna

Miguel Ranchal

Juana Martín

Diario Córdoba

Córdoba y la revolución de 1868

José Luis Casas Sánchez

Al final, la vida

Alberto Díaz-Villaseñor

¿En manos de quién estamos?

Antonio J. Mialdea Baena

La Córdoba vacía: la Sierra

Antonio González Carrillo

La cacería

Isabel Agüera

Los acosos a Doña Cristina

MIGUEL ÁNGEL LOMA / SEVILLA

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

González & Aznar

Ambos expresidentes han reconocido en una entrevista estar orgullosos del régimen del 78 y de todo ...

CARTAS AL DIRECTOR / POLÍTICA

Los acosos a Doña Cristina

Cuando las sentencias judiciales tocan asuntos ordinarios e incluso groseros de la vida callejera, ...

CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...

   
1 Comentario
01

Por vecino 9:03 - 10.11.2017

Totalmente de acuerdo con Rafael Luna. Basta de Identificar a Córdoba con manolete