+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NATURALEZA / SUBBÉTICA

Cholones

(38) Priego. Cerca de Zagrilla Alta se sitúa una cueva que aglutina en su interior huellas de presencia humana que datan desde la primera fase del Paleolítico superior

 

Imagen de la colada de Zagrilla a Zuheros. - AUMENTE RUBIO

JOSÉ AUMENTE RUBIO
11/05/2018

La sima de Cholones se encuentra situada en la ladera sur de Sierra Alcaide, en las proximidades de la aldea de Zagrilla Alta, muy cerca las alomadas superficies margosas de la Depresión Priego-Alcaudete. El descubrimiento de la cavidad se produce el 12 de abril del año 1964, en el marco de un campamento de la OJE. El grupo de exploraciones subterráneas de Priego realizó la topografía, y se estima que su recorrido es de unos 500 metros, con un desnivel total cercano a los 100 metros, presentando una cierta complejidad. La sima de Cholones aglutina en su interior una secuencia historiográfica difícil de compendiar, ya que se han hallado huellas de presencia humana datadas desde la primera fase del Paleolítico superior hasta nuestros días, destacando las pinturas rupestres esquemáticas que ya fueron publicadas por Javier Fortea y Juan Bernier en el año 1970.

Se trata de una sima de entrada difícil, con un estrecho orificio triangular de 0,5 metros de anchura que comunica con una sinuosa gatera en una oquedad de la roca. Desde aquí, por un paso estrecho, se llega a la sima de los Cráneos, diaclasa de 30 metros de desnivel. La amplia sala da paso a la sala del Monje, donde se sitúan parte de las pinturas parietales que alberga la cueva, que continúa con varias salas y galerías.

Los materiales que se encuentran van desde el Paleolítico Medio a la Edad Moderna, sobresaliendo los del Neolítico y Calcolítico. Presenta una composición de antropomorfos esquemáticos, uno de ellos con tocado, pintados en negro formando un conjunto rectangular, 80 por 35 centímetros. En 1989, al efectuar una difícil escalada en la zona profunda de la galería principal, José Antonio Reina descubrió nuevas pinturas que se han atribuido a un momento avanzado del Paleolítico superior. Esta sima cuenta además con otras interesantes pinturas rupestres, en este caso de época medieval, acompañadas por algunos graffitti.

En el intento por localizar un acceso alternativo a la cueva de Cholones, el Grupo Espeleológico G 40 descubre la que bautizó como Sima Abraham, una cavidad natural que había permanecido completamente oculta hasta que su desobstrucción y primera exploración fuera efectuada por miembros del citado grupo el 9 de diciembre del 2007. Esta sima representa un nuevo yacimiento de vertebrados fósiles, conformado por una acumulación de huesos, principalmente de cabras monteses, ciervos y osos, así como algunos otros restos de equinos, hienas y linces, que han sido fechados en torno a 35.000 años.

Ambas cavidades se sitúan dentro de los límites del Parque Natural de las Sierras Subbéticas, en una propiedad privada y cercada a la que se prohíbe el acceso. La sima de Cholones se localiza a unos 40 metros al norte del kilómetro 5,2 de la carretera de Zagrilla a Carcabuey (CO-7210), en el destruido cortijo de Cholones, dentro de lo que fue un corral.

Por su parte, a la Sima Abraham se llega siguiendo la disposición natural de la fractura en la que se estructura el sistema de galerías de Cholones, y su ingreso se dispone a una distancia reducida de 114 metros al norte, coincidiendo con una gran dolina de hundimiento, usada hasta tiempos recientes como aprisco de ganado caprino.

Dadas las dificultades e impedimentos para visitar las cuevas mencionadas, una alternativa para al menos conocer su entorno, en la parte sur de Sierra Alcaide, podría ser recorrer la colada de Zuheros a Zagrilla, camino de cronología indeterminada, de unos dos metros de anchura, que asciende hasta el collado de Sierra Alcaide, en zig-zag, con bancales de piedra en los márgenes. En dicho collado se han encontrado fragmentos de cerámica común, terra sigillata, dolia y laterculi, que denotan la existencia de un asentamiento que se remonta al Alto imperio romano. Este camino ha sido utilizado hasta hace poco tiempo para el ganado.

Noticias relacionadas