+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CONFERENCIA DE PRESIDENTES

El presidente advierte a las comunidades de que hay poco dinero

El presidente avisa de que la recaudación está todavía 20.000 millones por debajo del 2007 / Andalucía apuesta por imponer la armonización fiscal y acabar con la competencia entre las autonomías

 

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, saluda a su llegada al Senado para asistir a la VI Conferencia de Presidentes. - EFE

PILAR SANTOS / JUAN RUIZ SIERRA / MADRID
17/01/2017

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hecho un discurso duro ante los dirigentes autonómicos en la sexta conferencia de presidentes que se está celebrando en Madrid y a la que no han acudido ni Carles Puigdemont (Cataluña) ni Iñigo Urkullu (Euskadi). Justo en el momento en que se va a abrir la negociación del nuevo modelo de financiación, el jefe del Ejecutivo ha advertido de que, pese a que el PIB español volverá este primer semestre a los niveles anteriores de la crisis, la recaudación está 20.000 millones por debajo del 2007, cuando empezó la recesión.

Según fuentes de la Moncloa, Rajoy ha indicado que en la primera mitad del 2017 se puede llegar a recuperar todo el PIB destruido por la crisis (aproximadamente el 10%) y ha confiado en que se crearán 400.000 puestos de trabajo.

Las reformas tributarias puestas en marcha por el Gobierno del PP en los últimos años mermaron la recaudación de impuestos. Según el último informe anual de recaudación publicado en agosto pasado por la Agencia Tributaria, las rebajas fiscales mermaron en 7.846 millones los ingresos del Estado en el 2015.

PRESERVAR EL ESTADO DEL BIENESTAR

Rajoy ha subrayado que el principal objetivo para este año es intentar recuperar los ingresos de las arcas públicas, así como mantener la senda de consolidación fiscal y la creación de empleo. Según fuentes de la Moncloa, el líder del Ejecutivo ha dicho que “el gran reto es preservar el Estado del bienestar y, si es posible, mejorarlo”.

En el plano internacional, Rajoy ha destacado los desafíos que suponen el ‘brexit’, el impacto en la inflación de la subida del petróleo, las tendencias proteccionistas y la posible subida de los tipos de interés. Y en cuanto al auge del populismo en todo el mundo ha apostado por combatir esas nuevas fuerzas con acuerdos en materias como la educación, la sanidad, la inmigración, la lucha contra el terrorismo y los servicios sociales.

COMPETENCIA CON LOS IMPUESTOS
Después del discurso de Rajoy han tomado la palabra los presidentes autonómicos. En esta primera sesión de trabajo antes del almuerzo, el principal asunto que ha generado controversia es la petición dearmonización fiscal que defienden algunas comunidades, como Andalucía y Extremadura. La presidenta de la Junta de Andalucía,Susana Díaz, considera injusto que las regiones mejor financiadas puedan acometer políticas de reducción fiscal y otras que no tienen financiación suficiente no puedan hacerlo. A juicio del Ejecutivo andaluz, esta situación genera “una competencia desleal entre unos territorios y otros”. Díaz ha defendido que el nuevo modelo de financiación autonómica ponga “un topo máximo y un tope mínimo” en los impuestos cedidos a las autonomías, como el de patrimonio y el de sucesiones y donaciones.

Frente a este posicionamiento, la Comunidad de Madrid, que se aprovecha de esa libertad que tienen ahora las autonomías, apuesta por continuar con el mismo sistema y ha añadido que el modelo madrileño es el que “mejor funciona en toda España”. También Baleares ha apoyado los argumentos de Madrid y su presidenta, la socialista Francisca Armengol, ha pedido más autonomía fiscal para las comunidades.

La ausencia de Puigdemont en la cita ha impedido escuchar la opinión de Cataluña en este tema. En todo caso se sabe que la Generalitat está en contra de la práctica del también llamado ‘dumping fiscal’, es decir, la competencia desleal con los impuestos. En diciembre, el Govern catalán denunció que la Comunidad de Madrid “genera tensión fiscal” y “deslocalizaciones”.

“Han errado y han fallado los que no han estado. La educación es una demanda general de los ciudadanos, la sanidad, los servicios públicos en general, la financiación. Y aquí se ha venido a ejercer el diálogo”, ha advertido la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, sobre la ausencia de Puigdemont.

En todo caso, Santamaría ha celebrado que la portavoz del Govern, Neus Munté, haya dicho este martes que pese a no haber participado en la conferencia autonómica Cataluña no “va a desentenderse” de los trabajos que se realicen sobre este asunto en los próximos meses.

Temas relacionados